Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En un año electoral ¿cómo deben ser tratadas las informaciones? ¿De qué se debe cuidar el periodista? El tratamiento de las informaciones en un año electoral debe estar presidido por la idea de prestar un servicio eficaz a todos los lectores, oyentes o televidentes. Esta respuesta debe leerse por partes:La de prestar un servicio. Esta es una actitud que se opone a la de imponer una opción política, hacer propaganda, o atacar algún partido. Estas son formas de poder que nada tienen que ver con el servicio que un medio de comunicación presta como parte de su desempeño normal.El servicio debe ser eficaz. Es decir, con las calidades técnicas que ponen a disposición de los electores una información completa, suficiente y creíble para apoyar una decisión electoral libre e inteligente.El servicio debe ser para todos, no para una parte solamente. Cualquier medio de comunicación cuenta con receptores de todas las creencias o partidos, y es un legítimo objetivo comercial de un medio, ampliar constantemente el número de receptores de su información. Contra ese propósito se levanta cualquier intento de hacer información que favorezca a un grupo o que ataque a otros. Para que la audiencia se sienta a gusto, debe tener una información que respete sus opiniones políticas y que, al mismo tiempo, le dé una clara visión de lo que sucede y de lo que piensan todos los líderes políticos, candidatos y partidos.De lo anterior se concluye que el periodismo se debe cuidar de toda clase de partidismo si quiere prestar un servicio eficaz a todos los que reciben su información. Ha de cuidarse, en consecuencia, de convertir la información en propaganda. Normalmente la información está animada por el interés de llevar al receptor una versión exacta de los hechos la propaganda se ocupa, en cambio, de comunicar una versión interesada y convincente de los hechos.

Documentación.

La exigencia moral fundamental de toda comunicación es el respeto y el servicio de la verdad. La libertad de buscar y decir la verdad es un elemento esencial de la comunicación humana, no sólo en relación con los hechos y la información, sino también y especialmente sobre la naturaleza y destino de la persona humana, respecto a la sociedad y el bien común, respecto de nuestra relación con Dios. Los medios masivos tienen una irrenunciable responsabilidad en este sentido, pues constituyen la escena en donde hoy se intercambian las ideas y donde los pueblos pueden crecer en el conocimiento mutuo y la solidaridad. Es por eso que el Papa Juan XXIII defendió el derecho " a buscar la verdad libremente y dentro de los límites del orden moral y el bien común, manifestar y difundir las propias opin
De hecho, con frecuencia, los medios prestan un valiente servicio a la verdad pero a veces funcionan como agentes de propaganda y desinformación al servicio de intereses estrechos o de prejuicios de naturaleza nacional, étnica, racial o religiosa, de avidez material o de falsas ideologías de tendencias diversas. Ante las presiones que empujan a la prensa a tales errores es imprescindible una resistencia ante todo por parte de los propios hombres y mujeres de los medios...
...Si bien es cierto que los medios suelen pertenecer a grupos con intereses propios, privados y públicos, la naturaleza intrínseca de su impacto en la vida requiere que no favorezcan la división entre los grupos...Cuando realizan una crónica cuidadosa de los hechos, explicando bien los temas y presentando honradamente los diversos puntos de vista, los medios cumplen su grave deber de impulsar la justicia y la solidaridad en las relaciones humanas a todos los niveles de la sociedad...
...Los medios sirven a la libertad sirviendo a la verdad y, por el contrario, obstruyen la libertad en la medida en que se alejan de la verdad y difunden falsedades o crean un clima de reacciones emotivas incontroladas ante los hechos. Sólo cuando la sociedad tiene acceso a una información veraz y suficiente puede dedicarse a buscar el bien común y respaldar una responsable autoridad pública.
Si los medios están para servir a la libertad, ellos mismos deben ser libres y usar correctamente esta libertad. Su situación privilegiada les obliga a estar por encima de las meras preocupaciones comerciales y servir a las verdaderas necesidades de la sociedad.

Juan Pablo II.
Los Medios de Comunicación Social al servicio de la Paz. XXXVII Jornada Mundial de las Comunicaciones. 2003.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.