Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En clase el profesor mostró un video con la entrevista a un señor que padece esquizofrenia, a quien todos en la ciudad conocen, saben que vive en la calle y que no está bien mentalmente. Los alumnos se rieron y burlaron. Le pregunté al profesor si sabía que este hombre no estaba sano para este tipo de reportaje y me dijo que eso no interesa al reportero que una vez empieza a preguntar tiene que ir hasta el final. ¿Se puede utilizar la imagen de esta forma en que fue usada?
No sólo para periodistas, también para publicistas, para médicos o siquiatras, para abogados e ingenieros y para trabajadores de cualquier clase, también para no trabajadores, para cualquier ser humano, el mandamiento ético es el mismo: el respeto al otro. Este mandato es aún más severo y exigente cuando ese otro es un niño, un anciano, un enfermo o alguien con problemas mentales, porque estos son "otros" que necesitan ayuda.
Nada justifica ni la burla, ni el menosprecio, ni la utilización del otro. Es algo que dan por sabido los códigos, los manuales de estilo, las buenas maneras y el sentido común. Hay culturas, incluso, que frente a las personas con algún desequilibrio mental observan una actitud de respeto religioso, porque ven en ellos una especial manifestación de los dioses.
Pero vamos a los códigos de ética, en los que se muestra el perfil de la profesión:
"No ridiculizaré o degradaré a ninguna persona por razones de sexo, credo, creencias religiosas, convicciones políticas, origen cultural o étnico". A 7. Código de Ética de los periodistas de Filipinas.
"La dignidad humana y la reputación de cada individuo deben ser protegidas. El color de la piel, la nacionalidad, orígenes, religión, convicciones políticas, sexo y otras características personales no deben ser publicadas si no están relacionadas con la materia". A 20. Pautas de corrección Periodística de Finlandia.
"Los periodistas deben respetar el derecho a la individualidad, personalidad y dignidad humana". A 5. Código ético de periodistas de Ghana.
"El periodista no hará nada que signifique intervención en el dolor y aflicción privados". A 6, Código de periodistas de Hong Kong.
"Debe actuar con especial cuidado en materias concernientes a los derechos humanos, la dignidad y la personalidad humana". A2 de la Sección 2 del código periodístico de Hungría.

Documentación.

La rivalidad por el éxito periodístico empuja muchas veces a invadir los campos vedados de la intimidad. Cuando se informa, por ejemplo, sobre delitos contra la familia, homicidios, suicidios, secuestros, faltas contra el honor, delitos cometidos por menores, juicios de paternidad, separación o divorcio, etc., fácilmente se incurre en la tentación de revelar hechos cobijados por la prerrogativa de la intimidad.
Algunos periodistas se dejan llevar por la nociva tendencia a buscar el interés morboso del público con la revelación de situaciones, casos y circunstancias de la vida privada de los protagonistas. Dice el jurista colombiano Jorge E Cruz:
"El derecho a la intimidad rechaza toda suerte de informaciones obtenidas indebidamente. El Estado está en la obligación de atender eficazmente a la defensa de la dignidad física, mental, intelectual y moral de la persona humana y, entonces, es forzoso presentarle a la libertad de información una serie de zonas vedadas en cuya publicidad el interés no entra en juego".
Resulta laudable en el periodismo moderno la tendencia a buscar en la crónica y el reportaje el perfil humano de la gente, pero hay que hacerlo con dignidad y respeto a la intimidad. Dice a este propósito Gonzalo Mallarino:
"Lo humano se desentraña con respeto y visión interior, aún de los más grandes de este mundo, si se tiene el carácter de enfrentarlo y el estilo para traducirlos a la página escrita. En muchos de estos escritores y reporteros está el germen de los Mailer, los Capote o los Cartier".

Alfonso Lopera.
Ética del Periodismo y la Comunicación. Editorial de la U. De Antioquia, Medellín 1990. Página 176.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.