Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es ético recibir propaganda municipal o del gobierno en los noticieros? Cuando un periódico recibe propaganda -no importa si es del sector privado o del sector público- lo hace bajo condiciones que, generalmente, figuran en los manuales de estilo o en los contratos respectivos, y son:Que sea una propaganda veraz. En algunos manuales se precisa que los anuncios deben ser tan rigurosos en materia de veracidad, como las informaciones del periódico.Que no esté destinada a hacer daño u ofensa a las personas o instituciones.Que no comprometan la independencia del periódico.Los periódicos más serios y responsables con sus lectores, suelen mantener filtros para la publicidad que reciben, con el fin de proteger los derechos de las personas y la política editorial del propio periódico.
Cuando esto no sucede y el periódico o noticiero, con tal de recibir una jugosa pauta publicitaria, se presta a los manejos de los anunciantes -particulares o del sector público- pierde toda su dignidad y respetabilidad, y lo que es peor, la credibilidad que tenía ante el público. En ese caso se puede hablar de periódico y periodistas que cambiaron de bando, y que en vez de estar del lado de sus lectores, o receptores de información, que no pagan por las noticias, se pusieron del lado de quienes están en el poder, lo cual además de ser mezquino es un engaño para lectores, oyentes o televidentes que tienen el derecho a recibir una información libre.

Documentación.

La publicidad es parte de la información que el periódico entrega a sus lectores por tanto debe ser tan veraz como cualquiera de sus noticias. Sin embargo, para que la buena fe de los lectores sea honrada, la publicidad, que es una información pagada, se diferenciará de las noticias (que son informaciones no pagadas) en cuanto a presentación, y ubicación de modo que no haya lugar a confusiones.
El mismo criterio de bien común que El Colombiano aplica en la selección y el tratamiento de las noticias, se tendrá en cuenta para la publicidad. Por tanto, más que por el interés económico, los directivos del periódico se guiarán por el bien común como norma para aceptar o rechazar la información publicitaria.
Manual de Estilo y Redacción de El Colombiano. Medellín. A.1.7 y 1.8.

Uno de los primeros recaudos para servir al lector es que en el diario pueda diferenciarse con claridad qué es información y qué es publicidad. En consecuencia, se usan tipografías y diagramaciones diferentes para cada uno de esos materiales.
Uno de los mayores errores que suele cometerse en este punto es el de publicar como texto original de un periódico lo que es un aviso disimulado. La Nación no admite semejante violación de la confianza de sus lectores.
Manual de Estilo y Etica Periodística de La Nación, de Buenos Aires.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.