Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Soy periodista de dos medios regionales en la provincia de Guanacaste: ¿qué tratamiento hay que darle a las notas en el ámbito municipal en el período preelectoral para escogencia de alcalde? Hay mucha desinformación al respecto. R.- El tono de la información lo da la voluntad de ser útil para todos los electores. Es ideal la pieza periodística que cualquier lector, sea del partido que sea, encuentre valiosa como información.
Puesto que se trata de darle al lector los datos que necesita para elegir en libertad, la información debe ser completa y suficiente para que pueda depositar su voto con conocimiento del candidato a alcalde, y de sus programas.
Ese propósito de prestar un servicio eficaz a los electores debe acompañarse con los cuidados necesarios para manejar la información que ofrecen las campañas de los distintos candidatos. Es una información que suele estar contaminada de propaganda.
La información útil es la que no contiene propaganda y esto se logra con la comprobación de cada uno de los datos: los estudios del candidato, los cargos que ha desempeñado, juicios sobre ese desempeño, su ejercicio profesional y político, o de empleado oficial, si lo fue.
Al elector debe llegarle una imagen real del candidato y de sus programas. Estos deben analizarse con ayuda de expertos para comprobar si son reales o piezas de propaganda, y si corresponden a las expectativas y necesidades de la población.
Otra buena tarea periodística es el análisis crítico de la publicidad de los candidatos en la prensa, la radio, la televisión y en las redes sociales, para prevenir a los receptores sobre posibles engaños de los publicistas.
En una palabra: el periodista está al servicio del elector y no de los candidatos, ni de los partidos, ni del gobierno. Su servicio es para el elector.
Documentación
Cuidado con la objetividad. Aunque recomendable, a veces se confunde con la neutralidad. Aparte de entregarse un producto insulso, el periodista se reduce a entregar las distintas versiones. Para que el lector esté bien informado se le debe entregar la verdad de los hechos.
Cuidado con los off the record. Muchas veces son trampas que le tienden al reportero para que, de acuerdo a esa información cambie el sentido de su reportaje. El “según fuentes anónimas” solo sirve para inventar cualquier especie, sin pedírsele responsabilidad. “Los rumores no se imprimen, se investigan” sentenciaron los ingleses Jack Levin y Arnold Arluke.
Cuidado con las fuentes. Los periodistas más prestigiosos pueden ser tentados por informes que trabajan los relacionistas públicos y que ofrecen atrayentes conclusiones. Si ellos están interesados en que esto se divulgue, por algo será.
Cuidado con los poderes. Y aquí está el más peligroso enemigo de la prensa libre. Para empezar, ningún diario debe intentar convertirse en un partido político escrito, cuyo poder e influencia se teman. Si se es periodista no se puede hacer otra cosa, ni se pueden servir otros intereses. Lo contrario es utilizar a los lectores en su provecho.
Hernán Millás en Juegos de relaciones entre medios y políticos. En Contribuciones, 2/ 96, Konrad Adenauer, Buenos Aires, 1996. P 44-45

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.