Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cómo debería ser un manejo ético del tema de los emigrantes? El manejo ético del tema de los emigrantes está determinado por las normas de respeto al otro y de valoración de las diferencias, que son válidas para toda clase de información.

También lo determinan las consideraciones sobre el impacto social de la información. La influencia que el medio de comunicación ejerce en la opinión pública y en los organismos que deciden sobre la suerte de los emigrantes, señala el grado de responsabilidad del medio y del periodista. Los medios, en casos como este de los emigrantes, pueden llegar a ser la voz única de este grupo humano, por tanto es mayor su responsabilidad para aportar elementos informativos que hagan comprender el fenómeno y convoquen a la solidaridad y a la búsqueda de soluciones. Se podría agregar otra consideración desde el punto de vista ético: la forma de comunicar la noticia sobre emigrantes. Es distinto el nivel de responsabilidad que denota una información que trivializa y convierte en material de entretenimiento el problema del emigrante, del que refleja una información que motiva la solidaridad con este grupo humano y que convierte su drama en problema de los lectores. Las técnicas, el enfoque, la sensibilidad resultan, en este caso, una expresión de la finura ética del periodista.

Documentación.

La acción humanitaria que busca dar socorro a los seres humanos necesitados, vive hoy día una situación crítica, depende más y más de una reacción en cadena, en la que se necesitan imágenes emotivas para movilizar a la opinión pública con el fin de activar una respuesta de los gobiernos y una acción de socorro. Pero para ser reconocido, el sufrimiento debe volverse espectáculo.

Las imágenes dramáticas transmitidas sin ningún análisis sobre las raíces de la crisis, nos envían un mensaje de fatalismo y confusión, inclinándonos más a la piedad que a buscar el sentido del drama que se presenta en nuestras pantallas.

Rony Beaumann analiza en su libro Los Media y la Acción Humanitaria, cómo una utilización sensacionalista de los medios de comunicación puede contribuir a desviar la acción humanitaria de sus objetivos. En Biafra y en Etiopía los combatientes comprendieron que se necesitaban imágenes de víctimas para conmover a la opinión pública e hicieron lo necesario para producirlas. Hubo hambruna organizada destinada a la prensa, con objeto de captar la ayuda alimentaria internacional. Así, la tendencia de los medios a obviar las causas de una hambruna y de concentrarse sólo en las llamadas de socorro, puede tener repercusiones negativas para las propias víctimas.

El deber de los periodistas, en primer lugar, no es el de conmover, sino el de hacer un análisis profundo de las causas y de las responsabilidades del drama y develar el rostro oculto de los hechos.

Edward Markiewicz.
Dándole utilidad social a la información, Medios Periodísticos, Cooperación y Acción Humanitaria. Roman/ya, Barcelona, 2002. Página 181.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.