Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Un funcionario, entrevistado para la televisión, se percató de la pelea entre dos camarógrafos de medios rivales y dijo, ante los micrófonos, "yo buscando la paz y la prensa peleándose". ¿Se debe publicar esto, dada la jerarquía del funcionario? ¿Qué de la actitud de los dos camarógrafos? Como en todos los hechos que el periodista conoce y se propone publicar como noticia, es menester preguntarse sobre la utilidad para los que van a recibir la información. No todos los hechos que el periodista conoce deben ser publicados: unos, porque su relevancia es tan escasa y el espacio disponible es tan reducido, que no se duda a la hora de archivarlos otros, porque no ofrecen utilidad alguna para los receptores. El deber, en efecto, es informar sobre todo lo que amplíe el conocimiento útil de los lectores, oyentes o televidentes.

Salvo circunstancia especial que le dé relevancia, la pelea entre dos camarógrafos no pasa de ser un detalle secundario, por más alto que sea el funcionario testigo del hecho.

El otro aspecto tiene que ver con el comportamiento ético del periodista, que está claramente definido en algunos códigos de ética en los que se mencionan los deberes de colegaje, más exigentes en el caso de los periodistas por cuanto el lugar que ocupan en la sociedad y las funciones que desempeñan los obligan a mantener un nivel ético superior al del promedio de los demás ciudadanos. Sobra decir que el comportamiento impuesto por esas normas es un deber que pasa por encima y descarta por indignas, las conductas de rivalidad que pretende exigir la competencia comercial.

Documentación.

Observar en todo tiempo las obligaciones de fraternidad con los colegas y en ninguna ocasión tomar ventaja injusta e impropia sobre ellos.
Código de la Asociación de Periodistas de Australia. A4.

El reconocimiento de la solidaridad profesional debe inspirar a todo periodista una real consideración y entrega a cada uno de sus compañeros.

La confraternidad prohíbe el hacer daño a cualquier miembro de la profesión tanto en sus intereses materiales como morales.
Código de ética Profesional de los Periodistas Belgas. A 19-20

Los periodistas deben ser siempre conscientes de los deberes para con sus compañeros de profesión y no deben pretender privar a estos periodistas de su sustento de vida por medios injustos.
El alcance de las controversias personales en la prensa, en la que el interés público no está implicado, debe ser considerado como algo negativa.
Código de la Unión Birmana de Prensa. A 12 y 13.

El periodista respeta a sus colegas y adopta siempre para con ellos, aunque sean sus adversarios políticos, una actitud propia de colegas que le dicta la solidaridad profesional.
Carta de los derechos de los periodistas canadienses, Art. 10

El periodista no debe referirse a otro periodista en términos deshonrosos a su calidad profesional ni con alusiones destinadas a menoscabar su calidad de tal.
Carta de ética periodística. Chile. A6.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.