Consultorio Ético de la Fundación Gabo
25 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿En qué consiste la misión esencial del periodista: informar? ¿Actuar como contrapoder? ¿Buscar una sociedad más justa y solidaria?
Cuando el periodista ahonda en el poder de la información entiende que no se informa sólo por informar, y que su posición de contrapoder no es sólo de crítica por la crítica, o de oposición porque sí.

La sociedad justa y solidaria no se construye desde arriba, o por decreto o mandato de alguien. Es el resultado de una ciudadanía activa y participante porque está bien informada. La información aparece, por tanto, como un instrumento necesario y eficaz para que la sociedad decida correctamente y haga valer sus derechos. En las grandes fallas de la democracia tiene una parte considerable y definitiva la mala información, que es mala por manipulada, o mentirosa, o incompleta, o sesgada y, en definitiva, contaminadora de la mente y de la voluntad de las personas y de la sociedad. Como se sabe, la democracia no nace en las urnas ni en las constituciones de los países sino en la conciencia de los ciudadanos. Y esta es la que el periodista orienta con su información.

La relación del periodista con una sociedad justa y solidaria, lo mismo que su responsabilidad por la existencia de una sociedad egoísta, insolidaria, violenta, injusta, intolerante o excluyente es la mis a en todos los casos: la calidad de su información. Habría que concluir que toda la responsabilidad y el poder histórico del periodista giran alrededor de la calidad de la información que produce y difunde.

Documentación.

Las elecciones son el momento primordial de una democracia. Es allí donde el pueblo realmente tiene el poder de cambiar a sus gobernantes, de castigar las políticas que no le gustan o premiar las que considere que funcionan. Entre más libre sea el votante para elegir a su gobierno, más perfecta será esa democracia. Y, por el contrario, en aquellos países en donde una mayoría vota como un rebaño, según se lo dictamine su partido, o su cacique político, o quien le compre el voto con el dinero, favores, acceso a servicios del Estado, etc., son democracias más débiles y menos legítimas.

Además de la libertad, existe otro insumo indispensable para que las elecciones legitimen y avancen las democracias, se trata de la información. De nada sirve ser libre para votar por quien se quiera si se carece de conocimiento acerca de cuáles son las opciones, quiénes son los candidatos, o las soluciones que proponen. Sin información el ciudadano vota a ciegas, y lo que es peor, es sujeto vulnerable a la manipulación de la propaganda política. Decimos que es peor porque quien se guíe por los avisos de prensa y televisión que "venden" candidatos se puede creer bien informado, cuando en realidad sólo sabe lo que le dejan ver.

Por estas razones es crucial el papel que desempeña la prensa a lo largo de una campaña electoral, que es cuando la gente se informa. Son los medios de comunicación los responsables de darles a los ciudadanos la mayor y mejor información que les ayude a elegir mejor. Esto quiere decir ofrecerles datos para que:La gente conozca los problemas reales de sus comunidades y la viabilidad de las promesas de los candidatos para resolverlos.Las personas puedan saber con certeza si sus candidatos tienen la capacidad para gobernar y la voluntad de representar sus intereses.La sociedad se entere cuando está siendo engañada y se percate de la existencia de procesos de fraude electoral en ciernes.La comunidad sepa si todos podrán votar con libertad o si hay actores violentos o gubernamentales que están obligando a los ciudadanos a votar de una u otra forma.Los ciudadanos están al tanto de quién financia a los candidatos y qué compromisos implican estos apoyos.Los ciudadanos conozcan cómo participar y cuáles son los requisitos y procedimientos para votar de modo que puedan entender mejor el sistema electoral y obtengan mayor provecho de sus derechos.María Teresa Ronderos.
Taller sobre Prensa y Elecciones en República Dominicana.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.