Consultorio Ético de la Fundación Gabo
25 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Qué consideraciones de estructura de texto e información se propone que son adecuados para los "publirreportajes" con información oficial? Los manuales de estilo y algunos códigos de ética se ocupan de este tema y establecen:Que un publirreportaje es publicidad por tanto debe diferenciarse en todo de la información profesional del periódico.Que un publirreportaje es información interesada por cuya publicación paga el interesado la información profesional, en cambio es desinteresada y por ella nadie paga.Que la buena fe con que el lector se acerca a la información del periódico debe ser honrada con una clara e inequívoca advertencia sobre lo que es publirreportaje o publicidad y lo que es información profesional del periódico.Quien contrata con el periódico la publicación de mensajes de propaganda o publirreportajes no debe tener ingerencia alguna en los contenidos del periódico por tanto se considera intromisión indebida que, a cambio de asignar una pauta publicitaria, pretenda la inclusión o exclusión de noticias o comentarios, la ubicación o despliegue de noticias, o la asignación de tareas de lo reporteros.El personal que trabaja en la redacción y edición de publirreportajes y de publicidad debe ser distinto del que trabaja en la redacción del periódico. Si las directivas del periódico quieren asignar para esa tarea a periodistas profesionales, deben contar con su consentimiento. Un periodista, en efecto, no es un publicista ni un relacionista público es desaconsejable, por tanto, combinar estas actividades.

Documentación.

Uno de los primeros recaudos para servir al lector es que en el diario pueda diferenciarse con claridad qué es información y qué es publicidad. En consecuencia se usan tipografías y diagramaciones diferentes para cada uno de estos materiales.
Manual de Estilo y Ética Periodística de La Nación de Buenos Aires.

El deber del diario es para con sus lectores y el público en general y no para con los intereses privados de sus dueños.(...)El diario no deberá ser aliado de ningún interés específico, y deberá ser imparcial, libre y puro en sus puntos de vista respecto de los asuntos públicos y de los hombres públicos.
Código de Conducta de The Washington Post.

Publirreportaje es publicidad con diseño de información.
(...) Se presentará de tal manera que a pesar de que el arte o la diagramación original intenten parecerse a una información, el lector debe quedar debidamente prevenido de que se trata de un aviso comercial.
Libro de Estilo de El Comercio de Lima. 13.3 y 133.1

La publicidad siempre estará diferenciada tipográficamente de los textos elaborados en la Redacción.
Los tipos de letra reservados para las informaciones no pueden ser utilizados en la publicidad.
(...) Durante las campañas electorales, la publicidad política no podrá emplazarse en las páginas dedicadas a esta información.
Libro de Estilo de El País de Madrid. 1.30 y 1.31

El lector tiene prioridad sobre cualquier otro interés, incluído el de los anunciantes. La publicidad, al ser parte del conjunto de informaciones que el diario brinda a sus lectores, debe recibir tratamiento análogo al noticioso, especialmente en lo referente a la veracidad. El material publicitario no deberá asemejarse al noticioso, de manera que pueda confundir al lector. Los departamentos de Redacción y de Publicidad son autónomos y no tienen entre sí ningún vínculo de subordinación.
Manual de Redacción de El deber de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. 1.3.2.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.