Consultorio Ético de la Fundación Gabo
25 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

No tendrás información especial y no responderé preguntas que me metan en conflictos". Así dijo el candidato a la gobernación, que respondía a los demás medios y se negó a darme información. ¿Cómo actuar éticamente en una situación de cerrazón de la fuente? Esta es la situación que el periodista suele afrontar mediante el recurso a otras fuentes. En este caso concreto se pone de manifiesto la utilidad de las fuentes distintas a los candidatos. Una información preelectoral que dependa exclusiva o principalmente de los candidatos, resulta contaminada de propaganda por tanto, la mejor información es la que se obtiene de fuentes alternas y, especialmente, la que proviene de los electores.

El periodismo cívico le ha dado un giro de 180 grados al enfoque informativo de los debates electorales al considerar a los candidatos como lo que son: simples solicitantes de un empleo que les otorgará o negará el elector. Dentro de este enfoque, el centro de la atención deja de ser el que pide el puesto, mientras el elector, que es quien da el puesto, ve reconocida su importancia dentro del proceso. El periodista aparece más interesado en conocer las necesidades, exigencias y expectativas de los electores, sus reacciones frente a los candidatos, su opinión sobre las propuestas con que ellos quieren ser elegidos. El mango de la sartén informativa la tienen los medios que actúan así, porque los candidatos necesitan ser oídos, lo mismo que cualquier solicitante de empleo demanda que oigan las razones que tiene para creer que es el mejor candidato.

En todo este proceso juegan los valores éticos:El servicio al bien común por sobre cualquier interés particular, muestra al elector, al conjunto de electores, como el centro y objetivo de la información.La independencia del periodista, como condición para elaborar una información útil para todos los receptores. Normalmente esa independencia garantiza la calidad de toda información en un debate electoral es aún más necesario puesto que allí la contaminación informativa lograda por la propaganda y por los intereses en pugna, es más alta.

Documentación.

¿Qué hace al periodismo cívico diferente del buen periodismo diario? El periodismo cívico tiene todo lo bueno del buen periodismo, pero es algo más.

No es solamente una actitud sino un conjunto de herramientas. La actitud es la afirmación de que los periodistas tienen una obligación de suministrar a los lectores de un periódico la información necesaria para que ellos tomen sus decisiones en una sociedad que se auto-gobierna.

Las herramientas que surgen tratan de ayudar a los usuarios de los medios a ver cómo pueden participar activamente, no solamente en estructurar el cubrimiento de las noticias, sino también en el desarrollo de sus comunidades.

Un simple toque de alarma o señalar una injusticia, lo cual constituye el periodismo tradicional, no es suficiente. En estos tiempos los ciudadanos requieren una mejor ayuda. Precisan encontrar medios para desempeñar una función, alzar su voz y hacer cambios de manera que puedan reclamar su participación en la vida cívica. Por lo tanto la participación ciudadana es una característica que define al periodismo cívico. La ayuda de los ciudadanos hace que el periodista pueda ejercer un mejor periodismo. Y los ciudadanos, una vez invitados e involucrados en un menú de oportunidades, es como si desarrollaran apetito cívico.

Entonces, ¿qué hacer para involucrar a la ciudadanía y continuar haciendo un buen periodismo?

El objetivo de los periodistas es tratar a los lectores no como simples objetos de vitrina o espectadores pasivos, sino como participantes valiosos en temas importantes, tan importantes como las elites y los expertos a los que ellos mismos aluden frecuentemente.

Jan Schaffer.
Con el Pueblo. Pew Center para periodismo cívico. 1997.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.