Consultorio Ético de la Fundación Gabo
25 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es función del periodista denunciar el uso político de la pobreza y de los planes sociales con fines electorales? Frente al discurso de los políticos el periodista debe ser especialmente crítico porque están de por medio el deber ser de la política y, en consecuencia, el interés de la ciudadanía.
Si el deber ser de la política es el servicio de lo público, cualquier intento de manipulación o de poner en circulación verdades a medias, deslegitima al político y al grupo o partido que representa. Es tarea del periodista detectar y denunciar con pruebas sólidas esas manipulaciones y mentiras, estimular la respuesta de los ciudadanos y proporcionar una información completa que sirva como elemento del juicio que merecen los discursos y los planes sociales expuestos por los políticos.
El interés ciudadano, se convierte en el punto de referencia para discursos y planes de los políticos cuando el medio de comunicación lo investiga, lo expresa y lo comunica como principal prioridad.
Es así como se cumple el objetivo del medio de comunicación consciente de su función en la democracia. Se trata, en efecto
De hacer ciudadanos conscientes por medio de la informaciónDe estimular su participación mediante el ejercicio crítico sobre actos de gobierno y actuaciones de los políticos.De incorporar en la agenda pública los temas y necesidades de los ciudadanos, con ayuda del debate permanente sobre las agendas de gobiernos y de políticos.De crear conciencia de los derechos y deberes de los ciudadanos para reemplazar las actitudes de obediencia y sumisión por las de responsabilidad solidaria con las políticas públicas.

Documentación.

Para que la información política sirva de base a una opinión pública activa y sofisticada se requiere mucho más que un volumen abundante de mensajes.
Se requiere en primer lugar que la información sea producida y transmitida sin cortapisas de ninguna naturaleza.
En segundo lugar se requiere una infraestructura de medios que alcance a todo el territorio nacional y que no excluya a nadie del ejercicio del derecho a la información.En tercer lugar se requiere que exista una diversidad de medios y canales de transmisión de mensajes, condición imprescindible para que la opinión pública pueda formarse libremente.
En cuarto lugar se requiere la existencia de públicos dotados de capacidades cada vez más elevadas de recepción e interpretación de la información disponible por tanto con niveles educacionales que aumenten progresivamente, de forma tal de mantener equilibrio entre la abundancia de mensajes informacionales y su efectivo procesamiento y uso por parte de las personas.
En quinto lugar se requiere asegurar la calidad de la comunicación política, asunto que toca directamente a los profesionales que trabajan en los distintos medios de información. Una información política de mala calidad, unilateral, sesgada, superficial o puramente retórica, crea una opinión pública mal informada y reduce la relación entre gobernantes y gobernados a un mero juego, sin incidencia en el curso de las políticas. Nunca antes, por lo mismo, la responsabilidad de los comunicadores ha sido más formidable y exigente. De ellos depende en gran medida que pueda florecer una opinión pública activa e influyente.

José Joaquín Brunner
Medios de Comunicación, ¿sustitutos de la actividad política?
Contribuciones. Fundación Adenauer. Buenos Aires. 1996. Páginas 10 y 11.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.