Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Cada día trae un problema ético para los periodistas venezolanos. Hay una presión extrema cuando tratamos de informar sobre el proceso electoral en marcha. Lo de las encuestas es un conflicto de todos los días: ¿publicarlas? ¿No publicarlas? Y si se publican ¿cómo? ¿Es una solución la de espacios iguales para cada candidato para que el lector decida? R.- La idea central es que la información periodística debe serle útil a todos los venezolanos, sea cual sea su preferencia política. Debe ser, por tanto, una información confiable por la independencia del medio y del periodista y por su evidente compromiso con la verdad.
Esta información es indispensable para los electores, puesto que si no es así, quedarán en manos de los propagandistas al servicio de los distintos candidatos. Esas propagandas suelen utilizar verdades a medias o engaños descarados, pero nunca una información rigurosa, de modo que el ciudadano debería tomar una decisión tan importante como la electoral, en medio de una oscuridad informativa.
El periodista que ha decidido ponerse al servicio de todos los electores, presta una ayuda informativa eficaz si se guía por un compromiso con la verdad y utiliza todos los mecanismos profesionales para el hallazgo y comprobación de la verdad; y por una independencia tal que solo se deba a cuantos reciben su información, bajo la convicción de que el voto solo será libre cuando el lector disponga de una información completa y de calidad.
Cada uno de los problemas que plantea la información electoral deberá examinarse a partir del valor compromiso con la verdad, del valor independencia y de un tercero que es la respuesta a toda la sociedad.
Documentación
Ningún periodista profesional desea darles a los ciudadanos una cobertura de segunda categoría. Pero lo cierto es que en alguna ocasión todos nosotros lo hemos hecho y probablemente lo volveremos a hacer. Sin embargo quiero compartir algunas ideas sobre lo que podremos hacer para no ofrecer esa cobertura de segunda.
Primero, evitemos todo lo posible esa “carrera de caballos” a la que nos hemos acostumbrado. En tiempos de campañas electorales los redacciones son bombardeadas con encuestas de opinión que muestran a un candidato en primer lugar por un tanto por ciento. Reportar sobre esos asuntos está bien, aunque no debe ser nunca el foco principal de la cobertura.
Segundo, lancemos por la ventana la idea de la cobertura “balanceada.” Este concepto de cobertura balanceada es lo que Jonathan Alter de la revista Newsweek cataloga como algo importante solo en el sentido más rudimentario. En un manual para periodistas, Alter escribió que el “balance” a menudo es perjudicial. Nuestro objetivo es informar sin prejucio ideológico. Si citamos a uno de los candidatos acusando a otro, esta persona debe tener la oportunidad de responder. Si una historia sobre un tema económico cita a un candidato, también debe citar a sus oponentes.
Alter asegura que la búsqueda del balance es, a menudo, un patrón dañino porque muchas veces se interpone en lo que debe ser nuestro objetivo número uno, la verdad,
Si un candidato está lanzándole mucho lodo a otros candidatos, mientras que estos últimos apenas lo están haciendo, es balanceado escribir que todas las campañas se caracterizan por los ataques entre los candidatos, aunque también es una representación incorrecta de lo que está ocurriendo.
Es preciso que hagamos una distinción entre los temas de campaña y los temas reales. Un tema de campaña es algo que un candidato utiliza para promover su propia imagen o para desacreditar a un oponente. Un tema real es algo de lo que el candidato verdaderamente se ocupará si sale electo. En muchas de las campañas que he visto, los reporteros que se ocupan de los temas políticos cubren solo los temas de campaña. Tal vez no lo admiten, pero creen que los temas de campaña son los únicos temas. Piensan que si un candidato no presenta un tema es porque ese tema no tiene importancia. Alter considera que es una manera estrecha y alienadora de cubrir los temas políticos. Es un error, es malo para la credibilidad de la prensa y es menos interesante. Ofrezcan toda la cobertura que puedan a los candidatos de los partidos menos fuertes. Todos los candidatos deben tener al menos la oportunidad para hablarles a los ciudadanos a través de los medios de prensa que ustedes representan.

Charles Green en Ética y cobertura de elecciones. En Pulso del periodismo. Proceper

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.