¿Debe permitirse o no que el redactor opine a través de sus notas informativas?
22 de Septiembre de 2016

¿Debe permitirse o no que el redactor opine a través de sus notas informativas?

Foto: Pixabay.com

¿Debe permitirse o no que el redactor opine a través de sus notas informativas? ¿Qué utilice adjetivos y juicios de valor? ¿Se puede tomar partido contra autoridades de mal proceder? En el buen periodismo los calificativos se reservan para las páginas de opinión. En la información el periodismo de calidad suprime los adjetivos y apenas si echa mano de los que son indispensables para describir. Lo propio del periodista son los hechos, presentados en la forma más completa posible, de modo que se reúnan todos los elementos necesarios para que los lectores puedan hacerse una opinión. La descripción escueta de los hechos no tiene por qué ser enfatizada con adjetivos si el acontecimiento ha sido entregado al lector con toda su fuerza. Un adjetivo innecesario es una manifestación de desconfianza en la contundencia del relato. Un hecho de corrupción relatado con eficacia hace innecesario el adjetivo, que corre por cuenta del lector.

A esta consideración de orden técnico se le puede agregar la mirada ética que parte del reconocimiento de varios deberes:El de presentar los hechos como se dieron y tal como el periodista los puede testimoniar. Eso es lo que el lector espera del periodista y esas es la razón por la que compra el periódico o sintoniza el noticiero. El receptor usa su derecho a saber lo que pasa como fundamento de sus decisiones y de sus opiniones.El de respetar la capacidad de los receptores para calificar hechos y personajes. Pensar en lugar del receptor, reemplazarlo en su reacción frente a la realidad, es una sustitución abusiva y una forma de manipulación.Preservar la fuerza propia de los hechos que, correctamente conocidos, fundamentan con solidez la opinión. Para que esos hechos alimenten la opinión su visión debe ser creída por el público que la conoce a través de los medios. Sin embargo la credibilidad del periodista disminuye cuando aparece con el interés de imponer su opinión.En cuanto a la actitud hacia instituciones o autoridades de mal proceder, esta debe inspirarse en la convicción de que ese juicio corresponde a la sociedad que, bien informada, decidirá correctamente. Ofrecer una información completa y creíble tiene un poder mayor que cualquier campaña.

Documentación

Esta es una lista de pasos en el terreno de la imparcialidad:Apéguese a los hechos no los imagine, apéguese a lo que vió o le dijeron, pero valorando lo que le han dicho.Nunca inserte su opinión personal. Usted la puede tener y puede ser contraria al sentido de su información. Pero, por Dios santo, no la incluya en una noticia. Si lo hace los editores lo rechazarán y el público lo condenará.Sea discreto en el uso de adjetivos. Algunos profesores recomiendan a los estudiantes de periodismo que eviten totalmente su uso.Evite los señalamientos intrascendentes. La gente a veces hace o dice cosas tontas. Al escribir su nota examine si lo que hacen o dicen las personas es de importancia para la nota en sí.Todo el que tenga algo que decir merece una tribuna. Si su propósito es la imparcialidad debe comprender que lo que le parece excentricidad de alguien puede ser un excelente material y los eventos que se sucedan pueden probar que esa persona está en su cabales.Recuerde siempre que usted es un observador, no un participante.No se olvide de los niños. Inclusive los ladrones tienen familia. Trate de ponerse en el lugar de las personas sobre las que escribe.Leonard Ray Teel
Sala de Redacción. Gernika. México, 1983 Páginas 115 y 116.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.