Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Qué debe predominar: el derecho del público a la información que tiene resguardada el gobierno, o el derecho de las empresas a la confidencialidad de la información que ha entregado en cumplimiento de la ley? En principio, toda la información del gobierno es pública sólo se exceptúa la que puede comprometer la seguridad del Estado pero aún esta debe ser conocida una vez conjurado el peligro.

Un principio fundamental de la democracia es la transparencia de los actos de gobierno. Obviamente si el gobierno no puede ocultar ni velar su propia información, mal se podría pensar que sea legítimo ocultar la información de unos ciudadanos requeridos por la autoridad pública.

Sin embargo, dada la tecnificación de la delincuencia en cuanto a manejo y aprovechamiento criminal de la información, los agentes de gobierno tienen la responsabilidad de evitar que datos sensibles � direcciones, números de cuentas y de tarjetas, montos de ingresos o de egresos, etc., lleguen a manos de personas que presumiblemente harán un uso indebido de ellos.

El ciudadano confía en la responsabilidad del gobierno y sería una traición a su buena fe entregar esa información indiscriminadamente y en grandes volúmenes a firmas especializadas.

El derecho a la información que el ciudadano reclama del gobierno no puede referirse a esta información la materia de este derecho es la información sobre los asuntos públicos, que el que hace real el ejercicio del periodismo.

Documentación.

La información es un poder, un instrumento de poder no solamente económico sino también político en la medida en que refleja a la opinión pública y contribuye a crear la misma sobre determinados hechos e ideas. Ella expresa y da forma a intereses de distinta índole propone programas de acción, muestra las debilidades de los programas emanados del poder central y muestra también las debilidades del mismo coopera o deja de cooperar compite, está en el conflicto social, manifiesta y crea el proceso histórico de las naciones. La información como elemento que implica poder, puede usarse como instrumento de relación social o como instrumento de control. Cuando se usa como instrumento de relación social se transfiere la cuota de poder propia del poder al sujeto de la misma, el usuario. Cuando se usa como instrumento de control se utiliza la información como instrumento de dominio que ayuda a poner en vigencia las propias ideas y concepciones sobre el mundo y la sociedad.

Hugo Osorio Meléndez.
Políticas de Información y Derecho. Fundación Konrad Adenauer. Buenos Aires, 1997. Páginas 102 y 103.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.