Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Afecta la independencia de un periodista tener millonarios contratos de asesoría al gobierno? R.- La experiencia muestra que el mejor periodismo es el que mantiene distancia respecto del poder, de cualquier poder, y que el peor es el que convierte la información en negocio, merced a su cercanía con el poder.
La distancia respecto del poder es necesaria por estas razones:
1. Porque así se puede mostrar la independencia, factor indispensable para el cultivo de la credibilidad. La cercanía al poder hace ver al periodista como dependiente y propagandista del poderoso y hace imposible su identificación como servidor de toda la sociedad.
2. Porque la distancia da perspectiva, o posibilidad de ejercer la función crítica o fiscalización del poder y del poderoso, necesaria en toda democracia y propia del periodista como parte de su servicio a la comunidad.
El mal periodismo es el que, cercano al poder, acaba aprovechándose de él y, como cualquier cortesano, se presta para ser manipulado por el poderoso. En esas condiciones el periodista pierde credibilidad porque es inevitable que se le mire como el propagandista pagado por el poder y no como el vocero de toda la población.
Además, pierde la posibilidad de influir en la vida de la sociedad porque su falta de peso moral hace imposible que alguien pueda confiar en él.
Documentación
El asunto de la libertad de prensa es un tema esencial. No una libertad entre otras libertades en discusión sino la libertad por excelencia. A través de ella está en juego la cuestión del derecho de todos a la esperanza democrática.. Es así como bajo la efímera II República ( 1848- 1851) se vió a un orador, y no de los menores, defender la libertad de prena con argumentos que aún hoy sorprenderían a los mejores.
Entonces diputado a la Asamblea, Víctor Hugo intervino en dos oportunidades sobre el tema en 1848 y en 1850. Enfrentaba republicanos conservadores que cuestionaban al pueblo soberano, a su libre expresión y libre arbitrio, su comunicación libre y sus protestas libres. Y que, por tanto, temían una libertad de prensa de la que este pueblo podría usar y abusar frente a las nuevas oligarquías reinantes.. Ante a esas políticas que apoyadas en la legitimidad del sufragio piensan que el derecho al voto está subordinado, ¿qué dice Víctor Hugo? Que el sufragio es inseparable de la libertad de prensa, que aunque de orden diferente están a la par, que la democracia reposa sobre esta doble legitimidad, que son libertades inseparables la una de la otra.
“El principio de la libertad de prensa no es menos esencial, no es menos sagrado que el principio del sufragio universal” dijo el poeta en su primera intervención. Son las dos caras de un mismo hecho. Estos dos principios se llaman y complementan. La libertad de prensa, al lado del sufragio universal es el pensamiento de todos haciendo claro el gobierno de todos. Atentar contra uno es atentar contra el otro. Y el escritor encarecía en el segundo discurso: “La soberanía del pueblo, es la nación en estado abstracto, es el alma del país; se manifiesta bajo dos formas: con una mano escribe, es la libertad de prensa; con la otra vota, es el sufragio universal”.
Estas citas así seleccionadas son un talismán para todo periodista que, en nuestro tiempo se enfrenta al ceño fruncido de los elegidos locales, nacionales cuando rehúsan responder a als preguntas con el pretexto de que es él quien tiene la legitimidad del sufragio. Ese futuro exilado del 2 de diciembre, esta alta figura que iba a encarnar el NO a Napoleón III, llamado el pequeño, tenía una concepción de la democracia más rica que la sola elección, por el voto, de lso representantes a quienes delegamos nuestros poderes. Para escoger hay que saber, insistía. La prensa en una mano, el boletín en la otra; en igualdad. No puede haber un voto sincero y leal sin una libre información y una libre discusión.
Edwy Plenel: Le droit de savoir. Don Quichotte editions, París 2012. P 107,108,109.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.