Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuáles son las implicaciones éticas del uso de las nuevas tecnologías de la comunicación? No se trata del descubrimiento de una nueva ética, aplicable a las nuevas tecnologías, sino de una revisión de los valores éticos a la luz de los nuevos hallazgos. A medida que se hace uso de la Internet, por ejemplo, aparecen nuevos dilemas éticos que es preciso resolver con la ayuda de los viejos principios. En una respuesta anterior sobre el derecho de propiedad intelectual, el problema se había planteado a raíz de la práctica usual en Internet de disponer de materiales ajenos sin la inclusión del crédito correspondiente. Cualquier solución ética debe tener en cuenta los principios del respeto del derecho ajeno también son conocidos los deberes que imponen la instantaneidad y el cierto anonimato de las informaciones por Internet que, al contrario de las que se difunden por los medios tradicionales, no tienen autor responsable y suelen prescindir del proceso riguroso de confirmación a través del cotejo con distintas fuentes. Se les agregan innumerables ejemplos como el de la multiplicación de contenidos pornográficos a la sombra del anonimato y de las violaciones de la intimidad que permiten las técnicas para entrar en archivos ajenos. No se trata, por tanto, de una nueva ética sino de unas nuevas y más exigentes aplicaciones de los viejos principios.

Documentación.

¿Verdad objetiva o ilusión? ¿Los interrogantes éticos tienen un fundamento fuera de las gestiones de la autoilusión? ¿Se debe renunciar a fundar en un sistema de valores la elección que hoy debe hacerse frente a la situación creada por las comunicaciones multimedia? ¿Hay que aceptar la posición postmoderna que constata, para celebrarla o deplorarla la caída de todos los sistemas de valores? ¿Y que ve en el desmoronamiento una condición de la existencia, inevitable para el ser humano actual?
Pero, si se trata de fundamentar elecciones éticas,¿ en qué se deben apoyar? ¿Qué es lo que puede ofrecer una consistencia suficiente para fundamentar una ética? ¿La democracia liberal, amarrada a los mercados? ¿Los colegios de experticia tecnocrática? ¿ Los universitarios e investigadores?Las instituciones sociales que deberían organizar y canalizar la circulación multimedia han caído en la cuenta de sus deficiencias. Numerosas voces demandan una respuesta desde el lado de la ciencia y de la tecnología, investigando en asambleas de científicos reputados como objetivamente neutros " una fuente empírica de autonomía moral" . Más precisamente, se espera de esos expertos que, armados con su panoplia de instrumentos tecnológicos, aporten la información que resolverá el problema e indicará cuál es la elección que deberá hacerse. Y aparece la reedición de la cultura ante la tecnología, como lo indica el subtítulo del libro de Postnam. ¿Es acaso la confesión de impotencia de las sociedades contemporáneas para construir proyectos comunes? El tema debe resolverse dentro de una toma de posición individual frente a los dilemas que surgen.
Mientras no se tengan las categorías para pensarlo, un problema no existe. Y las categorías para pensar lo ético son las categorías del bien y del mal, de los valores subyacentes en las creencias morales,, los mandamientos divinos o los existenciales, el deber, el respeto de los derechos, de la diversidad cultural, de todo aquello que supone un juicio sobre lo bueno y lo malo. Estas categorías, para la mayoría, no hacen parte del objeto del consenso social. Por tanto, es imposible proporcionar una respuesta en función de una regla moral sin apoyarse en unos valores éticos.
La ética corresponde al sistema de valores de segundo orden sobre los que se hacen las elecciones morales, mientras que la moral es el sistema de valores ( creencias y prácticas) de primer orden que fundamenta la acción de cada uno. La ética examina, estudia, escruta las reglas de la conducta humana para esclarecer sus fundamentos.
La comunicación multimedia descubre dimensiones desconocidas de la existencia humana, impulsa logros culturales y consensos. La lenta elaboración de nuevas reglas de comunicación, no puede hacerse sin un arraigo en fundamentos éticos. Es necesario comenzar a pensar estos fundamentos para las prácticas multimedia de la comunicación.

Claire Belisle
En L´ ethique dans la societe de l´ information. Les presses de l&acute université Laval. Quebec. 2001.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.