4 consejos para evaluar la evidencia de las historias de soluciones sobre el covid-19

4 consejos para evaluar la evidencia de las historias de soluciones sobre el covid-19

Cómo encontrar, examinar y compartir datos y otros informes de noticias sobre respuestas efectivas a la pandemia.

Saber mirar las acciones que funcionan como respuestas a la pandemia es el gran desafío del enfoque de soluciones en estos tiempos.

 

Dado que el periodismo de soluciones es la presentación de informes basada en la evidencia en las respuestas a los problemas sociales, ¿pueden los periodistas escribir historias de soluciones justo ahora, cuando los datos sobre los esfuerzos para contener el nuevo coronavirus son muy nuevo, lejos de ser completos y continuamente cambiantes? ¿Y cuándo ese flujo de información también es cierto para los esfuerzos para buscan hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia?

La respuesta es sí, siempre y cuando los reporteros sigan los principios de cualquier historia de soluciones sólidas: recopilen tanta evidencia como sea posible, la examinen bien y nivelen con sus lectores, espectadores u oyentes lo que se sabe y lo que no. Lo que funciona, pero también lo que no. Aquí, una lista de 4 consejos para aplicar, según la Red de Periodismo de Soluciones (Solutions Journalism Network).

1. La evidencia viene en muchas formas y tamaños

Cuando se escribe sobre una clínica móvil para las pruebas COVID-19, o los terapeutas de salud mental que envían mensajes de texto para ayudar a los clientes durante esta temporada en la que se nos anima a quedarnos en casa, es poco probable que se encuentre mucha información en este momento sobre la efectividad de esos esfuerzos. Pero es posible que pueda obtener algunos números iniciales, como la cantidad de personas que pueden hacerse la prueba en esas clínicas alternas en lugar de un hospital. O se puede informar lo que sucedió con un esfuerzo similar en el pasado. Los terapeutas de salud mental, por ejemplo, están enviando mensajes de texto ahora porque demostraron ser útiles en el pasado durante un incendio forestal.

También es recomendable buscar evidencia cualitativa hablando con expertos que puedan brindar una visión independiente, como en esta historia de Los Angeles Times sobre los jóvenes que luchan contra la soledad formando una improvisada “familia” COVID. El reportero agregó peso a lo que podría haber sido solo una historia de bienestar al llamar a varios expertos para que evaluaran si esa idea podría funcionar y cómo.

Tampoco olvides entrevistar a las personas afectadas: ¿las personas que reciben los mensajes de texto de salud mental les parecen útiles, por ejemplo?

Y no te preocupes si la evidencia no es todo lo que esperabas. “Lo que estás examinando es cómo las personas intentan solucionar los problemas”, aseguró Linda Shaw, de la Red de Periodismo de Soluciones, en uno de sus más recientes webinar. “Lo que significa que la evidencia no tiene que ser perfecta”.

2. Una vez que encuentres tu evidencia, pregúntale a ella

Piensa en tu evidencia como podrías pensar en una fuente humana. Antes de sumergirte, debes conocer sus antecedentes. ¿Quién reunió la evidencia? ¿Cómo? ¿Quién pagó por la investigación? Busca más de una fuente como evidencia. Es más fuerte si tienes varias investigaciones que ofrecen resultados similares.

Cuando se trata de estudios académicos, no leas solo el resumen. Investiga eso que hicieron los investigadores y lo que hay detrás de sus conclusiones. Antes de aceptar sus hallazgos, piensa qué más podría estar diciendo la evidencia o qué otros factores podrían estar causando los resultados que han presentado.

Y antes de saltar a un conjunto de datos, piensa en las preguntas que deseas que esos datos te respondan. NPR llama a eso entrevistar a los datos.

3. No caigas en el exceso, incluye las limitaciones

Ante cualquier evidencia que encuentres, recuerda que no hay soluciones mágicas. Sé claro con su audiencia acerca de las limitaciones de los esfuerzos que cuentas. Las clínicas de pruebas de manejo, por ejemplo, no funcionan para personas que no tienen automóvil. Y los mensajes de texto no están diseñados para personas que no tienen teléfonos celulares. Recuerda preguntar a las personas que están trabajando en la respuesta (o que se benefician de ella) qué mejoras les gustaría ver.

Evita afirmar que el éxito ahora significa éxito para siempre. En “¿Lo hizo bien Ohio? La intervención temprana, la preparación para la pandemia puede dar sus frutos" de The Washington Post, el periodista Lenny Bernstein fue cuidadoso al decir que el bloqueo del Estado pudo haber prevenido infecciones generalizadas (énfasis agregado), y también afirma claramente que su éxito temprano no significa que Ohio está fuera de peligro. (Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo Bernstein investigó la evidencia de esta historia).

“Esto no es periodismo de esperanza”, aseguró Michelle Faust Raghavan -también de la Red de Periodismo de Soluciones-, “pero puede proporcionar algo de esperanza, pero esperanza con dientes, porque le estamos dando datos para respaldar si esto realmente está funcionando o no, y también le estamos dando advertencias, no solo ‘¿no es agradable?’”.

4. Marca tu calendario para volver a la historia

Si bien la evidencia inicial que puedes encontrar podría ser suficiente para una historia ahora, un seguimiento posterior también lo es, cuando hay más. Podrías tener una sólida historia de seguimiento de soluciones en seis meses o un año. Podrías aprender algo nuevo y de interés periodístico. De cualquier manera, deja que tu audiencia sepa cómo van resultando las cosas.

 

Sobre el proyecto de periodismo de soluciones en América Latina

La Fundación Gabo y la Red de Periodismo de Soluciones (SJN, por sus siglas en inglés) trabajan en alianza en un proyecto que busca formar e incentivar a los periodistas de América Latina a la aplicación del periodismo de soluciones, enfoque que busca investigar y narrar historias que aborden las respuestas que dan o podrían dar los ciudadanos e instituciones a problemas sociales en la región.

El proyecto, apoyado por la Fundación Tinker, contempla la difusión y apropiación de herramientas y guías, así como la realización de actividades de formación como talleres, seminarios virtuales y el desarrollo de espacios aprendizaje en las redacciones de algunos medios de comunicación de la región interesados experimentar con esta modalidad.

 

Comentarios

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.