Revelan perturbadoras cifras sobre agresiones a periodistas en México
21 de Marzo de 2014

Revelan perturbadoras cifras sobre agresiones a periodistas en México

La mayoría de agresiones a la prensa provinieron de funcionarios públicos, según Article19
Ilustración: Article 19
Red Ética

La violencia contra la prensa mexicana no ha disminuido en los últimos años, según el más reciente reporte de la ONG Article19. México sigue siendo uno de los países más violentos para ejercer el periodismo y, en general, la violencia cotidiana derivada de la lucha contra el crimen organizado no sólo no se ha reducido sino que ha tomado formas más complejas.

En este contexto el ejercicio pleno de la libertad de expresión se encuentra en constante disputa, haciendo casi imposible ampliar las capacidades de las personas para expresarse y tener acceso a la información.

Durante 2013 se registraron y documentaron un total de 330 agresiones de todo tipo contra periodistas, trabajadores de prensa e instalaciones de medios de comunicación en México. Este es el año con más agresiones documentadas desde 2007. En México se agrede a un periodista cada 26.5 horas. Sorprende el número y sorprende la tendencia.

Respecto a 2012, el año pasado reportó un incremento de 59% en agresiones documentadas por ARTICLE 19. Una suma total de 123 casos más. De 100 agresiones documentadas contra trabajadores de medios en 2013, 85 se dirigen contra un reportero o periodista audiovisual; 10 contra directivos; y las otras cinco se distribuyen entre columnistas, otros empleados de medios y caricaturistas. Las agresiones a personas representaron el 90% del total, el otro 10% fueron ataques a las instalaciones de los medios.

Un dato claro y perturbador: en los casos donde se identificó al perpetrador, 6 de cada 10 periodistas fueron agredidos por parte de un funcionario público.

Disentir en silencio

En 2013, de los 286 periodistas agredidos, sólo en un caso fue imposible determinar su cargo, del resto: 124 fueron reporteras o reporteros; 116 periodistas audiovisuales; 30 directivos; cuatro columnistas; cuatro empleados no editoriales del medio; tres caricaturistas; dos escritores; un documentalista; y un estudiante.

En 2013, 39 medios fueron atacados; es decir, 10% del total de agresiones documentadas. Este es el número más alto reportado desde 2007, el siguiente más alto corresponde a 2011, con 32.

De 330 agresiones totales, en 274 fue posible identificar al perpetrador del acto de violencia en contra del periodista. En 146 de ellas el perpetrador fue un funcionario público; en 49 se trató de una organización social; 39 crimen organizado; 30 un particular, y en 10, un partido político.

Las agresiones se concentran a manos de autoridades gubernamentales, pero los homicidios claramente ocurren a manos del crimen organizado. De los cuatro periodistas asesinados en 2013, en tres de los casos el principal perpetrador fue el crimen organizado. En el caso restante se desconoce quién fue el culpable. De los 50 periodistas asesinados desde 2007; en 29 casos no se identificó al perpetrador, en 20 casos se trató del crimen organizado, y en un caso se trató de un funcionario público.

Estas son las condiciones en las que los periodistas trabajan en México. La afectación social es doble: por un lado la violencia poco a poco ha logrado silenciar redacciones de periódicos, portales de internet e intimidar periodistas.

Article19 reconoce a todos los valientes que a pesar de ello continúan. Por el otro, la sociedad se queda poco a poco sin la posibilidad de acceder a información de su entorno. Esto hace que los avances institucionales desde el Estado no sean efectivos, como se advierte en este reporte y, como resultado, que la democracia mexicana sea disfuncional.

—-

Descargue el informe completo:

 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.