Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Quisiera saber cuál es su opinión sobre el comunicador social que es a la vez un profesional matriculado, como lo es un médico, un abogado o contador. ¿Esto ayudaría a la profesión, o no? ¿Por qué? Las experiencias adelantadas en ese sentido han dado magníficos resultados y los medios que han preferido al periodista que tiene, además, algún otro título profesional, han comprobado que la información que se les encomienda, resulta de mayor calidad. En Bogotá, la Universidad de los Andes tiene un postgrado para profesionales en el que han recibido su título como periodistas, abogados, médicos, antropólogos, filósofos, arquitectos etc con positivos resultados.
Esta experiecia ha avivado la discusión sobre los pénsumes de las facultades de comunicación: ¿organizan mentalmente al estudiante, como de hecho ocurre en otras facultades? ¿Incluyen todas las disciplinas que deben incluir? ¿Deben suprimirse por supérfluas algunas disciplinas? ¿Aplican las metodologías que son necesarias? ¿Disponen de un profesorado idóneo? Es una polémica útil que impide que las facultades se instalen en la autosatisfacción y que estimula la autocrítica, la investigación y el desarrollo de las facultades.
De todo esto el que resulta ganando es el receptor de información. Un periodista especializado en algún area del conocimiento y con herramientas profesionales para comunicar, es lógico que prestará un buen servicio al lector. Además, el desarrollo de los medios de comunicación ha traído consigo la necesidad de uun cubrimiento especializado de la información y la desconfianza en el periodista todero con un mar de conocimientos de un centímetro de profundidad.

Documentación.

El periodismo se ejerce como ocupación de tiempo completo en los países occidentales desde mediados del siglo XIX. Desde hace dos décadas los periodistas se han organizado en asociaciones nacionales. En muchos países han delineado los principios éticos de su trabajo. En los últimos años han exigido y fomentado cada vez más la formación académica. En Alemania del siglo XIX los periodistas eran personas instruidas que se consideraban como eruditos. El acontecimiento de la prensa masiva bajó el nivel académico de los periodistas. En la mayoría de los países occidentales el estado no regula ni autoriza el ingreso a la ocupación.
No se puede objetar a la profesionalización adicional del periodismo. La profesionalización en el sentido de una formación mejorada y estandarizada y una homogeneización de las opiniones, no es siempre deseable porque contradice el sistema político basado en la multiplicidad de opinión.

Michael Kunczik
En Conceptos del periodismo. Fundación Ebert. Bonn. 1991.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.