Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Son una amenaza para la libertad de expresión los bajos salarios de los reporteros? En efecto, los bajos salarios son un atentado contra la libertad de expresión y contra la calidad de la información. Se trata de un proceso que se puede describir como un encadenamiento de hechos que comienzan:Cuando la empresa periodística paga mal, o recurre el truco del porcentaje sobre la publicidad obtenida por el periodista, que es otra forma ladina de pagar mal, con el agravante de que expone al deterioro de la credibilidad del periodista.Un periodista mal pagado produce una información mediocre o mala, por regla general, porque lo perturban sus permanentes y crecientes necesidades, o porque es vulnerable frente a los que le proponen sobornos, o porque no dispone de recursos para mantener una actualización siempre indispensable.Una información mediocre o mala, produce una ciudadanía manipulable. Un voto libre no es el que se deposita, sin presiones, en las urnas, sino el que se decide a partir de una buena información, con elementos suficientes para escoger con pleno conocimiento.Un ciudadano que no tiene acceso a una información completa, que es la que los medios tienen obligación de darle, es un elector que puede ser manipulado por la propaganda, por los ofrecimientos de los clientelistas, por las medias verdades de los candidatos. Y con ciudadanos mal informados es imposible una democracia sana.Como se puede observar, el mal salario de un periodista no es un problema personal o gremial es un factor que atenta contra la integridad democrática de una sociedad. Este hecho está en la base de la persuasión sobre el peligro social que representan periódicos, emisoras o canales que por su débil financiación, o por la incapacidad de sus dueños para entender que no se trata de un negocio como los otros, deben desaparecer. Un medio de comunicación, o es un bien social o no debe existir. Así aparece en los códigos de ética del mundo en ellos se destaca la alta finalidad de los medios periodísticos y la necesidad de que estén provistos de medios para cumplirla.

Documentación.

El periodista es, ante todo, un servidor del interés general. Debe defender y promover todo bien material, espiritual, intelectual y moral cuya salvaguarda sea útil a la comunidad nacional.
Derechos y Deberes del Periodista en Bélgica. A. 1

La principal diferencia entre los periódicos y otras empresas comerciales es que los periódicos en sus actividades ejercen una gran influencia sobre el público. El público depende principalmente de los periódicos como su fuente de información y como base de sus juicios de los eventos y problemas públicos. De esta distinción surge el carácter público de la empresa periodística, estado social especial de los periodistas.
Los cánones del periodismo en Japón. A. VI.

La profesión del periodista está investida para ir de la mano con otras profesiones y ésta, mucho más que otras profesiones, entrelazada con las líneas del servicio público. El periodista no considera su profesión rectamente a menos que reconozca su obligación hacia el público.
Declaración de principios de los periodistas de Missouri, Estados Unidos.

El periodismo es un servicio de interés colectivo, y el periodista está en la obligación de ejercerlo consciente de que cumple una actividad indispensable para el desarrollo integral del individuo y de la sociedad.
Código de ética del periodista venezolano. A I 1.

El periodista es un trabajador sociopolítico que por su actividad profesional participa públicamente en la construcción y el desarrollo de la sociedad.
Código de los periodistas yugoeslavos. A I,1.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.