Mutante lleva sus conversaciones ciudadanas a las movilizaciones sociales y se fortalece de cara a las elecciones de 2022

Laboratorios de periodismo innovador

11 de Septiembre de 2021

Mutante lleva sus conversaciones ciudadanas a las movilizaciones sociales y se fortalece de cara a las elecciones de 2022

Entre pandemia y protestas sociales, el medio lanzó su programa de membresías, se reorganizó como una fundación con liderazgo femenino y consolidó sus conversaciones en cuatro ejes temáticos.

Mutante se sometió a un proceso de cambio y fortalecimiento entre 2020 y 2021.
César López Linares

En octubre de 2020, el medio nativo digital colombiano Mutante decidió aplicar la estrategia de conversaciones ciudadanas que le ha valido reconocimiento en toda América Latina para abordar el tema de las movilizaciones sociales, que estaban alcanzando un punto álgido en toda Colombia.

Las protestas que se habían venido realizando desde 2019 en ese país por motivos como el descontento ante las políticas económicas, sociales y ambientales del presidente Iván Duque, asesinatos de líderes sociales y casos de corrupción tomaron otro sentido a raíz de la crisis sanitaria por el COVID-19 y el recrudecimiento de la represión por parte de las autoridades.

Durante tres semanas, Mutante echó a andar su metodología de movilización de públicos y convocó a sus lectores a sumarse a la conversación #HablemosDeMovilización. A través de sus diferentes canales, el medio lanzó preguntas con el fin de detectar vacíos de información y crear posibles rutas de solución. 

Como todas las conversaciones de Mutante, esta incluyó piezas informativas en distintos formatos, desde encuestas, infografías y paneles de expertos, hasta reportajes, manuales y guías, así como 36 acciones de comunicación.

La conversación, que alcanzó a casi 480.000 personas y registró más de 18.000 interacciones, evidenció las posturas tan desiguales de la sociedad colombiana respecto a las movilizaciones y logró exponer de manera precisa en qué consiste el derecho a la protesta.

Tras confirmar que es posible usar sus metodologías para causar impacto en el debate democrático en Colombia, Mutante decidió someterse a un proceso de cambio y fortalecimiento para encarar los procesos electorales que tendrán lugar en Colombia en 2022, con los cuales se renovará el Congreso y se elegirá al siguiente presidente del país.

“Vamos a poner todas nuestras metodologías al servicio de esta coyuntura con el objetivo de entender mejor cuáles son las agendas de los jóvenes que se están movilizando en Colombia y acercar esas agendas a los liderazgos políticos que aspiran a llegar al Congreso de la República y a la Presidencia el año entrante”, dijo Juan Camilo Maldonado, cofundador y director de Mutante, a la Fundación Gabo.

El medio planea convocar a una brigada informativa juvenil en todo el país y llevar a cabo una serie de conversaciones sociales orientadas a los temas que preocupan a los jóvenes, para luego convertir los hallazgos de esas conversaciones en información estructurada que pueda hacerse llegar a las ofertas políticas que aspiran a llegar al Congreso.

“Eso va a ser un nuevo frente de innovación porque básicamente nos estamos preguntando ya cuáles pueden llegar a ser los alcances de una estrategia de incidencia informativa desde el periodismo sin convertirnos en algo distinto a periodistas”, dijo Maldonado. “Creo que nos hemos enfocado mucho en innovar en metodologías y ahora el reto es poner en uso esas metodologías y demostrar que podemos generar impacto con todo lo que hacemos”.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mutante (@mutanteorg)

Movilización de públicos al servicio del periodismo

No es la primera vez que Mutante moviliza a los ciudadanos para generar conversación en torno a un tema. En 2018, el año de su fundación, el medio atrajo la atención con #HablemosDeLasNiñas, una conversación ciudadana que buscaba rescatar las problemáticas que enfrentan las niñas colombianas, darles visibilidad y llevar el tema a la agenda mediática.

Al inicio de la pandemia, en marzo de 2020, Mutante y el periódico El Espectador convocaron a una red de voluntarios a crear una brigada informativa con el fin de diseminar por WhatsApp información verificada sobre el nuevo coronavirus para contrarrestar la ola de desinformación que se había desatado.

“Eso fue un éxito muy chévere. En un día tuvimos 2.500 voluntarios ingresados. Fueron diez grupos de WhatsApp que se mantuvieron tres meses prendidos, con una tasa de deserción de cerca del 30 por ciento”, contó Maldonado.

El equipo de Mutante estima que los contenidos distribuidos por esa brigada alcanzaron a cerca de 100.000 personas. Esta iniciativa los llevó a escalar el concepto a un proyecto más complejo, el cual realizaron en alianza con el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP), Chequeado (de Argentina) y GK (de Ecuador).

El proyecto se llamó “Activamente” y consistió en convocar a 750 jóvenes en los tres países para formar brigadas informativas con el fin de indagar cuál había sido el efecto de la pandemia en su salud mental.

“La idea era no sólo divulgar información de salud mental sino también recoger información de los jóvenes”, dijo Maldonado. “Hicimos varios ejercicios de crowdsourcing: hacíamos círculos de escucha, encuestas, nos compartían audios, fotos… todo a través de WhatsApp y Zoom”.

Estas brigadas arrojaron que ​​las poblaciones más jóvenes fueron las que más sufrieron por los confinamientos en Colombia, Argentina y Ecuador, y que ninguno de los gobiernos de esos países priorizaron la atención a la salud mental de sus jóvenes. 

Paralelamente, las cuatro redacciones realizaron investigaciones periodísticas al respecto, lo cual, junto con los hallazgos de las brigadas, se transformó en un especial que fue publicado en diciembre de ese año.

“Fue muy interesante porque fue ya pensar en un proceso de movilización de públicos que no solo te ayuda a amplificar una información que tú curas, sino que el público es ya una red, en este caso una red informativa por la salud mental”, dijo Maldonado. “No es solo un público que recibe sino que también es un público que aporta”.

Este año, Mutante incursionó en el tema del medioambiente con la conversación ciudadana #HablemosDeEmergenciaClimática, que tuvo gran impacto en redes sociales. Y actualmente se encuentran promoviendo la conversación #HablemosDeLasDefensorasAmbientales, de la cual se ha desprendido el reportaje “Las Mujeres que se Oponen al Fracking en el Magdalena Medio”.

“Con eso logramos un objetivo que teníamos que era tener a Mutante promoviendo conversaciones en cuatro líneas temáticas: movilización social, salud mental, género —con la que arrancamos— y la cuarta es medio ambiente y emergencia climática”, dijo Maldonado.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mutante (@mutanteorg)

Liderazgo horizontal, colectivo y femenino

El interés y la participación que han generado las conversaciones ciudadanas de Mutante han impulsado la formación de una comunidad de personas entusiasmadas con la idea de informarse desde la conversación y con un enfoque de comprensión y acción, no solamente informativo.

Por ello en octubre de 2020 el medio decidió lanzar su programa de membresías “Hazte Mutante”, que hasta el momento ha logrado mantener a 150 miembros activos. Los “mutantes” tienen la oportunidad de asistir a consejos editoriales, espacios de escucha y tienen un foro de conversación en Facebook y un grupo de WhatsApp exclusivos.

“Lo que recibimos de ellos es muy positivo. La gente que está dentro del programa quiere mucho el proyecto”, contó Maldonado. “De vez en cuando se da uno cuenta que publican que están orgullosos de ser parte de Mutante, como que hay un sentido de pertenencia interesante”.

Sin embargo, aunque la tasa de deserción de su programa de membresías es baja, el periodista reconoce que ha sido difícil hacer crecer esa comunidad de suscriptores, por lo que están trabajando en encontrar una fórmula para hacer entender a la gente que los sigue los beneficios que pueden encontrar al apoyar un movimiento de conversación ciudadana.

“Explicar Mutante es complicado —es un bicho muy raro—, entonces las técnicas tradicionales en marketing digital a veces se quedan muy cortas en cómo lograr persuadir a las personas de que puede ser interesante y que pueden encontrar valores en un programa como Mutante”, dijo.

El programa “Hazte Mutante” no representa todavía un porcentaje significativo de ingresos para el medio. En los últimos dos años, las principales fuentes de financiamiento de Mutante han sido los fondos de organizaciones filantrópicas y los patrocinios en sus conversaciones ciudadanas.

2020 también fue el año en que Mutante dejó de ser un proyecto dentro del estudio de contenidos Camino para convertirse en una organización sin fines de lucro liderada principalmente por mujeres. La idea era constituirse como una fundación de gobernanza colectiva en la que cualquier empleada de Mutante con cierto tiempo en el medio pudiera formar parte de la estructura de gobierno.

“El proyecto casi desde su inicio se volvió un proyecto de ética y sensibilidad feminista, además compuesto por mujeres, y con este proceso creamos una fundación colectiva horizontal mayoritariamente compuesta por mujeres donde el rumbo del proyecto ya no queda en manos de dos hombres. El accountability y la gobernanza recae ahora sobre una asamblea y esa asamblea ahora es mayoritariamente femenina”, explicó Maldonado.

El modelo de fundación le da a Mutante la posibilidad de tener un liderazgo horizontal y colectivo sin mucha burocracia como sería con una cooperativa, al tiempo que les exige transparencia permanente. Además, este modelo es el que mejor se alinea con sus objetivos de operar como un movimiento digital de conversación ciudadana que se debe al ciudadano.

“Este tipo de periodismo de utilidad pública no tiene por qué poner el lucro como una prioridad”, dijo el periodista. “Es mucho más importante preocuparse por generar ciertos excedentes que puedan ser reinvertidos en la operación y en el proyecto mismo. Nadie estaba en el proyecto buscando sacar utilidad personal entonces convertirnos en una fundación sin ánimo de lucro nos permitirá ser más coherentes y más íntegros en la esencia de todo el proyecto”.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mutante (@mutanteorg)

Ya bajo el modelo de fundación, el cual se terminó de implantar en mayo de 2021, Mutante planea reforzar su equipo de 13 personas con la contratación de cuatro miembros más para seguir dando cobertura a los movimientos sociales y prepararse para los procesos electorales de 2022.

“Ha sido un año vertiginoso y muy emocionante en donde hemos podido crear nuevas formas de hacer periodismo con audiencias. Seguimos siendo un proyecto joven que tiene mucha pista por delante para ir consolidando los resultados de las metodologías que hemos venido creando”, dijo Maldonado. “Creamos un proyecto con vocación de servicio que empezó a servirle a las personas en el año más difícil de sus vidas”.

El paso a paso de las movilizaciones de público de Mutante

Juan Camilo Maldonado compartió los pasos que sigue el equipo de Mutante al momento de poner en práctica sus estrategias de movilización de audiencias.

Brigadas informativas

  1. Diseño de estrategia de reclutamientoIncluye definir las variables a tomar en cuenta para seleccionar a las personas que podrán participar, como diversidad, compromisos, ubicación geográfica. Esto se trabaja con un ingeniero de datos.
  2. Convocatoria. Se hace una campaña abierta en redes sociales y con los medios aliados para invitar a las personas a ingresar a la brigada.
  3. Gestión de los gruposSe crean grupos de WhatsApp con los integrantes convocados y un miembro del equipo diseña preguntas para cada canal de recepción y elige los formatos, mientras que otro miembro modera la conversación en los distintos canales.
  4. Análisis y transformación de contenidosOtra parte del equipo analiza los insumos de la brigada y los convierte en piezas informativas, reportajes, manuales o guías que son publicados en los diferentes canales de Mutante.

Conversaciones sociales

A partir de una investigación periodística —tradicional o derivada de las brigadas informativas—, se construye una ficha que contempla entre 12 y 20 acciones digitales de comunicación para realizarse en todos los canales del medio durante un periodo de una a tres semanas.

Las acciones van orientadas en tres dimensiones, que son:

  1. Hablar. Acciones que buscan que la gente comparta sus propias experiencias y sus propios puntos de vista sobre el tema de la conversación.
  2. Comprender. El equipo distribuye piezas de información más explicativas, desde estudios científicos o voces de expertos.
  3. Actuar. Se fabrican manuales y guías que buscan proporcionar herramientas prácticas a las personas sobre cómo pueden involucrarse para tratar de solucionar el problema.
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mutante (@mutanteorg)

Sobre este proyecto

La Fundación Gabo en alianza con Google News Initiative buscan descubrir, analizar y presentar las más valiosas iniciativas de innovación periodística que se están produciendo en Iberoamérica.

Puedes conocer más sobre esta iniciativa y compartir tus casos de innovación a través de este formulario

La selección de casos que se publican en este espacio está a cargo de Ismael Nafría (España), director de la revista National Geographic España, y Olga Lucía Lozano (Colombia), directora de En Modo P. La coordinación del proyecto desde la Fundación Gabo está a cargo de Karen De la Hoz, directora de comunicaciones.

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.