Refugiados y migrantes no son lo mismo: claves para cubrir el caso de los venezolanos
5 de Agosto de 2020

Refugiados y migrantes no son lo mismo: claves para cubrir el caso de los venezolanos

Después de Siria, Venezuela es el lugar del mundo desde donde se desplazaron más personas en 2019. ACNUR considera que la mayoría de ellos son refugiados y no migrantes. ¿Por qué?
José Guarnizo

El éxodo de venezolanos se ha convertido en una de las crisis de desplazamiento forzado más grandes del mundo. En 2019, la cifra de refugiados y emigrantes de esta nacionalidad ya superaba los 5 millones de personas.

A pesar de la magnitud, se trata de una migración que no ha captado toda la atención del mundo y que ha contado con un bajo nivel de financiación en cuanto a la atención de la población que ha tenido que huir de su país.

Este fue uno de los temas que se abordaron en el taller virtual Refugiados y migrantes: ¿Cómo cubrir el caso venezolano?, actividad organizada por la Fundación Gabo y ACNUR, que fue dirigido por la periodista Ginna Morelo, y el sociólogo y escritor Tulio Hernández. (Una nueva edición de este taller, enfocada en el caso de Centroamérica, tendrá lugar del próximo 5 al 16 de octubre. Las inscripciones están abiertas hasta el 26 de agosto).

Varias de las preguntas que surgieron tenían que ver con cómo llamar al desplazamiento humano desde Venezuela. ¿Son los venezolanos migrantes o refugiados? ¿Cuáles son las diferencias entre un concepto y el otro?

¿Por qué son considerar a los migrantes venezolanos refugiados?

Para la ACNUR la mayoría de los venezolanos que se han visto en la obligación de irse de su país en los últimos años son considerados refugiados. 

Los refugiados se ven abocados a trasladarse de país a causa de una amenaza directa, de persecución o muerte. Los migrantes, en cambio, viajan principalmente para mejorar sus vidas o encontrar mejores oportunidades de educación, reunificación familiar, entre otras. Otra diferencia es que los refugiados no pueden volver a su país de forma segura, mientras que los migrantes continúan recibiendo la protección de su gobierno.

“No son sinónimos; son dos conceptos completamente distintos y hay un fondo legal en ello que tiene consecuencias en cuanto a los derechos y obligaciones de los Estados. ¿Por qué es importante categorizarlos como migrantes o refugiados? Estos últimos se ven forzados a irse como consecuencia del conflicto o la persecución, y salen en busca protección, esto conlleva un estatuto jurídico que los tiene que proteger”, dijo Juan Pablo Terminiello, oficial legal principal de ACNUR y experto invitado al taller virtual.

El término migrante puede ser usado, entre otras, para personas que salen por motivos de estudio o porque ven que en otro país podrían tener mejores posibilidades de encontrar un empleo más promisorio. Para entender estas diferencias de conceptos es necesario advertir, por ejemplo, cuáles han sido las razones que han impulsado a los venezolanos a salir de sus país. Entre ellas se cuentan: inseguridad y violencia, ​persecución y amenazas, ​falta de acceso a alimentos, medicinas y servicios esenciales, pérdida de ingresos, ​carencia de sistemas de protección nacionales, ​circunstancias políticas y socioeconómicas.

El refugiado está amparado por un marco normativo que existe desde la Segunda Guerra Mundial y le genera obligaciones a los Estados receptores. Es por eso que las palabras importan: no es lo mismo migrante que refugiado. 

En ese sentido, para la ACNUR la mayoría de personas nacionales de Venezuela se encuentran necesitadas de protección internacional bajo el criterio contenido en la Declaración de Cartagena y sobre la base de amenazas a su vida, seguridad o libertad, todo esto resultante de eventos que se encuentran actualmente perturbando gravemente el orden público en Venezuela. 

“Siempre nos van a escuchar hablar de refugiados en la mayoría de los casos, no todos, porque también hay un porcentaje de migrantes. Los migrantes tienen derechos también, obviamente, pero con los refugiados hay derechos adicionales y desconocer esto con los gobiernos es abrir la puerta a violaciones de estos derechos o simplemente cerrar las puertas para acceder a ellos”, afirmó durante el taller virtual Jeff Wilkinson, oficial principal de operaciones de ACNUR.

¿Cómo se define qué es un refugiado?

Una definición de refugiado está en la Convención de 1951. Se considerará refugiado a toda persona que: se encuentra fuera del país de su nacionalidad o residencia debido a fundados temores de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas y no pueda o no quiera , a causa de dichos temores, acogerse a la protección de tal país.

Hay otra definición de refugiado consagrada en la llamada Declaración de Cartagena, de 1984. Se considerará refugiado a:

Toda persona que vea amenazada su vida, seguridad o libertad, como resultado de:

  • Violencia generalizada.
  • Ocupación o agresión extranjera.
  • Conflictos internos.
  • Violaciones masivas de los derechos humanos.
  • Otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público, en su país de origen o residencia habitual.

Otra pregunta que se abre ante estas consideraciones es por qué los Estados deben proteger a los refugiados. “No es solo por los tratados y las leyes, porque estos pueden cambiar en algún momento; no debe depender plenamente de ello. También hay que reflexionarlo desde un punto de vista moral, incluso más allá de lo que implica el Régimen Internacional de Protección”, agregó Terminiello.  

La Convención del Estatuto de los Refugiados tiene 46 artículos y con ellos se han protegido a más de 40 millones de personas en el mundo. Y de allí se derivan principios que son claves para entender hasta dónde va la protección a los refugiados:

  • No devolución: y aquí hay una clara distinción frente a los migrantes.
  • No expulsión.
  • No sanción por permanencia irregular e ingreso.
  • Principio de la unidad familiar.
  • Confidencialidad.
  • No discriminación.
  • Ayuda administrativa.
  • Documentación de identidad y viaje.
  • Derechos y deberes de los refugiados.

La Convención ha sido adoptada por 150 estados. Por último es importante decir que el migrante se va de su país por voluntad propia. El refugiado, en cambio, se ve forzado a irse, en medio de un contexto complejo en el que ve afectados sus Derechos Humanos. 

Sobre el taller virtual ‘Refugiados y migrantes: ¿cómo cubrir el caso venezolano?’

Fue organizado por la Fundación Gabo y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para 12 periodistas de Sudamérica, que estuvieron bajo la dirección de la periodista colombiana Ginna Morelo y el sociólogo y escritor venezolano Tulio Hernández.

Una nueva edición de este taller, enfocada en el caso de Centroamérica, tendrá lugar del próximo 5 al 16 de octubre, bajo la dirección de Morelo y el cronista salvadoreño Óscar Martínez. Las inscripciones están abiertas hasta el 26 de agosto

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.