Viaje por la línea del tiempo

Viaje por la línea del tiempo

Por Ángela María Hurtado Grueso participante del taller de "Cómo se escribe un periódico" que dirigió Miguel Ángel Bastenier
Pasar un día en Twitter, gorjeo o trino en Español, es disponerse a escuchar, leer y debatir cualquier tema con desconocidos. Cerca de 100 millones de twitteros, como se hacen llamar los usuarios, están difundiendo información en un canal abierto las 24 horas.
 
Este recorrido ocurre en el Twitter de un periodista de Manizales, con 180 seguidores que reciben sus trinos y una línea del tiempo, o timeline, hecha con los mensajes de 182 amigos que le envían datos de periodismo, política, literatura, entretenimiento, frases célebres y recetas estéticas. Esta timeline se convierte en una colcha de retazos que se transforma cada minuto.
 
Los diarios El Tiempo y El Espectador trinaron antes de las 9:00 de la mañana la edición de hoy, 5 de agosto, y los twitteros madrugaron para discutir el tema colombiano del momento, la despedida del Presidente, que entregará el cargo el sábado. Vladdo, caricaturista de la revista Semana, prende los motores en las líneas del tiempo de sus seguidores con el mensaje: "Uribe, con la u de último" y para celebrar el final del periodo presidencial, los invita a ponerse la camiseta de la fiesta. Esto, en lenguaje twittero, quiere decir cambiar la imagen personal por una de sus caricaturas que tiene el dibujo del mandatario con la palabra chao. De inmediato, hay quienes siguen la causa, transforman su imagen y escriben mensajes con frases populares de despedida.
 
Ricardo Bustamante, @richitelli en Twitter, secunda la propuesta de Vladdo e inicia el jueves de dichos, una rutina semanal de la red. El suyo para empezar el día es: "feliz como una perdiz, contento como Salento. Chao Uribe". Es un periodista de Manizales, amante de la tecnología que dice usar la red cada 30 minutos todos los días de la semana. "Me gusta, porque es impersonal, interactivo y circula mucha información".
 
En la red de @richitelli están sus amigos, compañeros de universidad, fotógrafos y columnistas de opinión como Daniel Samper Ospina, director de la revista Soho. Samper tiene por lo menos 27 mil seguidores, muchos ganados gracias a que abrió su cuenta en mayo, durante los pasados debates de la campaña electoral presidencial. La época electoral sacudió las líneas los twitteros por la participación de Gustavo Petro, de Polo Democrático,  y Antanas Mockus, por el Partido Verde. Los demás candidatos tenían también sus seguidores, pero Petro y Mockus le sacaron provecho para hacer proselitismo. Petro, con el usuario @petropresidente, enviaba mensajes de sus recorridos por el país, los instantes previos a cada encuentro y respondía preguntas de los electores virtuales. "¿Seguirá con el programa Familias en Acción?", le preguntó una usuaria. A lo que él respondió que mantendría el programa, pero de una manera distinta.
Mockus, además de tener su usuario @AntanasMockus, conformó un equipo con jóvenes de su partido que se dedicó a trinar la campaña y emitir en Colombia la primera señal auditiva en vivo de Twitter. Así crearon un fenómeno virtual llamado La ola verde, que por una hora convocó a los seguidores del político a enviar mensajes de apoyo, añadir la bandera del partido verde a su imagen personal y a convencer a otros de votar por el candidato. La ola atrajo incluso a participantes venezolanos. "Me divertían los trinos sobre las elecciones en Colombia, ni siquiera necesitaba ver los debates", explica Eulimar Núñez, periodista venezolana. 
 
La popularidad de @chavezcandanga 
 
Twitter ha sido la ventana para los habitantes del país vecino. En sus trinos cuentan los apagones nocturnos, denuncian abusos de autoridad y, por supuesto, lanzan sus críticas al presidente Hugo Chávez. "Me da envidia de la libertad que tienen los colombianos, porque acá será difícil tener debates como los de ellos", afirmó Carla Mariela Lloveda, estudiante de derecho de Caracas.  Hay líneas llenas de venezolanos que van contra el gobierno chavista, pero ninguno tiene tantos seguidores como el propio mandatario.
 
@chavezcandanga abrió su Twitter a principios de este año y en el primer día sus seguidores pasaban de dos mil. Es uno de los políticos latinoamericanos más populares en la red, actualmente cuenta con cerca de 711 mil adeptos. Sus mensajes son en su mayoría saludos, agradecimientos, máximas socialistas o réplicas a quienes lo insultan. Chavez hoy le responde a un opositor: "Te devuelvo tus amarguras. A mí no me llegan ¿sabes? Trata de vivir con dignidad".  
 
Las noticias van y vuelven en la línea del tiempo; los twitteros colombianos siguen con la despedida y los dichos; otros se mandan mensajes personales y algunos se dedican solo a contar chistes flojos o comentar hechos insólitos como la fiebre de Paul en Chile, que hizo que aumentara el consumo de pulpo en el país austral. 
 
Cerca de las 4:00 de la tarde sale la temida ballena de Twitter. Esta imagen representa que hay una falla en el sistema o que la capacidad de la red está sobrecargada.  Dos días antes, la empresa había informado sobre el 'corte del servicio', pero los twitteros se quejan. "¿Será que un día nos quedaremos sin trinar, la ballena me da escalofrío?", dice un usuario. 
 
Estas fallas se han vuelto habituales en la red. Los dueños evitan dar una explicación oficial, pero lo que es claro es que el número de usuarios se disparó en los últimos dos años. Biz Stone, quien da la cara por los creadores de Twitter, cuenta que la red era una prueba en 2006. "La usamos con nuestras familias y amigos. Supe su dimensión el día que tembló y lo primero que hice fue revisar mi timeline", relató a la agencia AFP. 
 
Las cifras del grupo dicen que en América Latina el uso de la red aumentó en un ciento por ciento este año. Los países latinoamericanos están aún lejos de las cifras de los estadounidenses, mayores usuarios del sistema, pero Chile, México y Argentina tienen el mayor número de twitteros. Se calcula que Twitter cuesta 160 millones de dólares, más o menos 320 mil millones de pesos. Stone dice que rechazaron las ofertas de compra por parte de Facebook, otra red social, que le ofreció por la empresa 160 millones de dólares, más o menos 320 mil millones de pesos. "Nuestro interés principal es que los usuarios tengan un rato agradable y reciban información en tiempo real", añade Stone.
 
Al caer la tarde,  Álvaro Uribe trina anunciando que dará su discurso de despedida a las 8:00 de la noche en las cadenas nacionales. Los twitteros afilan sus mensajes y anticipan que la alocución estará llena de poesía y menciones a los departamentos. Los 20 minutos de intervención del mandatario están acompañados en la red con mensajes en contra y a favor. En esta línea del tiempo la mayoría responde a cada afirmación del presidente recordando sus desaciertos. "Las peleas son lo mejor de Twitter", asegura Marcela Estrada, periodista y chef. Al final, empieza un nuevo tema de conversación propuesto por la organización @wikiciudadana: "Defina a Uribe con una palabra". Los trinos llegan en segundos: "nefasto", "dictador", "dedicado", "presidente", "adiós", "paraco", "arriero" y  "falso positivo". 
 
El día termina y siguen los trinos con declaraciones de amor a la red. En el camino, sale el artículo del usuario @lapolitika que confesó que Twitter lo estaba dejando sin vida. "Empecé trinando 5 veces a la semana y pasé a 5 horas al día.  Dejaba de bañarme, trabajar o comer por debatir de política. Hasta lo instalé en mi celular para llevarlo a todas partes".  El artículo, que parece más un testimonio de alcohólicos anónimos, termina diciendo que superó su obsesión y que ahora cambió de usuario, porque seguirá trinando del tema que le apasiona, la política mexicana.
 
Los twitteros se despiden cerca de la medianoche, van quedando sólo los trinos de los medios de comunicación y uno que otro desvelado que mantiene un soliloquio sobre el tema del día. Luego, se levanta el trino de @fanultra:-Muy pocos nacen twittstar, la mayoría de nosotros nacemos estrellados-. Está borracho y dice que trinará toda la madrugada. Por Ángela María Hurtado Grueso participante del taller de "Cómo se escribe un periódico" que dirigió Miguel Ángel Bastenier

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.