4 lecciones del taller ‘Periodismo de datos para cubrir y contar lo local’, con Ginna Morelo
3 de Noviembre de 2021

4 lecciones del taller ‘Periodismo de datos para cubrir y contar lo local’, con Ginna Morelo

A lo largo de 8 sesiones, periodistas de la región central de Colombia recibieron clases magistrales y mentorías, que resumieron a modo de grandes aprendizajes.
Andrea Jiménez Jiménez

De los talleres se aprende de los maestros, por supuesto, pero ¿quién mejor que los participantes para contarnos sus lecciones, hallazgos y descubrimientos surgidos de estos espacios? 

Así que fueron ellos, los participantes del taller Periodismo de datos para cubrir y contar lo local’, dirigido por la periodista y editora Ginna Morelo (Colombia),  que se realizó de forma virtual del 13 de septiembre al 1 de octubre de 2021, quienes nos contaron los aprendizajes más significativos de las ochos sesiones impartidas, divididas en clases magistrales y mentorías.

1. Abrir la mente a nuevas circunstancias y formas de hacer el trabajo

Para Óscar Becerra, esta es la mayor enseñanza que le dejó este taller. “Hay que repensar nuestro trabajo, como decía la maestra Ginna”. Reconocer lo necesario y pertinente que es un trabajo de investigación es esencial para poder “mostrar esas realidades que se ven en nuestros territorios”, pero que muchas veces se abordan desde “una manera tradicional de hacerlo”. Becerra resalta que el taller les ofreció herramientas para presentar nuevas propuestas periodísticas de manera gráfica, por ejemplo. El llamado que hace este periodista del Periódico Entérese, de Sogamoso, es a “reforzar nuestro discurso profesional, académico, mediático de lo que es nuestro trabajo, con formas, diagramas” y muchos otros formatos que, combinados con los datos, son potentísimos. "Los datos refuerzan la credibilidad de lo que uno pueda presentarle a nuestra audiencia”, remata.

Esa nueva perspectiva para verlo todo también la destaca Jenny Ramírez Buitrago, de Girardot: “Ginna, me ayudaste a ver las cosas desde diferentes panoramas. Hay que simplemente buscar la manera”.  

2. Si no trabajamos en equipo, será más difícil sobrevivir en esta crisis de los medios

Germán García, de Tunja, resumió muy bien este punto, en el que insistió constantemente la maestra Ginna Morelo. Tal vez quien mejor lo reforzó, desde una experiencia personal de migración hacia un escenario global, fue Yrmana Almarza, una venezolana radicada en Colombia que descubrió, a través de las cifras del DANE, una tendencia al aumento del PIB colombiano que coinciden con los movimientos migratorios venezolanos. “Nosotros somos periodistas. Para nosotros, las fronteras y las banderas no existen, solo existe el objetivo de informar, de hacer las cosas bien, de contar historias. Necesitamos estos espacios para contar historias  y contar lo que está pasando, que es muy bonito y poderoso”. Para hacerlo, nada mejor que la colaboración en todo sentido: desde el apoyo en la enseñanza de técnicas y herramientas hasta las alianzas que se tejen para hacer un mejor periodismo, uno más robusto y abarcador. 

3. El periodismo de datos habla por sí solo

El periodismo de datos permite reforzar la experiencia del contar historias, y ese periodismo de datos habla por sí solo “cuando podemos conquistar esas cifras”, precisa Andrés Currea, de la ciudad de Ibagué. Esa premisa, instalada por la maestra Morelo y desarrollada por participantes del taller como Currea, es una de las grandes lecciones de este espacio, y además identifica una idea mayor: solo cuando se domine, solo cuando se entienda a cabalidad de qué van los datos y su ciencia, este podrá ser verdaderamente útil –y necesario– en la experiencia de la narración.

4. El reto de 'cacharrear' todo y contar historias con los números

María Esperanza Arias, del diario Publimetro, de Bogotá, se quedó con las ganas de seguir aprendiendo mucho más, conociendo y reconociendo las herramientas presentadas. “Pero creo que es un trabajo que necesitamos hacer cada uno: ir mirando, ir cacharreando, viendo cómo le puedo sacar más provecho a Excel y a los programas de diseño”, afirma. Agradece “la semillita de duda” que sembraron los maestros, y reconoce que el más grande reto ahora es “empezar a contar historias a partir de números”. Se reconoce más como una amante de la escritura, soñadora, que apenas empieza a detallar “todo el universo de internet nos muestra”, como la página web dedicada a la contratación pública que le servirá de base para su proyecto periodístico. 

©Fundación Gabo 2022 - Todos los derechos reservados.