7 textos de la Beca Gabo para conocer la cultura de Cartagena
29 de Agosto de 2019

7 textos de la Beca Gabo para conocer la cultura de Cartagena

Te compartimos esta serie de piezas -en español e inglés- producto de las primeras seis ediciones de la Beca Gabo de periodismo cultural. Postula hasta el 7 de octubre de la Beca Gabo 2019, que se realizará en Cartagena del 27 de noviembre al 1 de diciembre.
Grafiti en el barrio Getsemaní, Cartagena. Foto: Joaquín Sarmiento / Fundación Gabo.

La Beca Gabo de periodismo cultural 2019 reunirá en Cartagena, Colombia, del 27 de noviembre al 1 de diciembre, a 15 reporteros de todo el mundo, con el objetivo de profundizar en el periodismo cultural, principalmente el reportaje y el comentario de opinión.

Los becarios serán invitados a Cartagena  —con alojamiento, alimentación y reembolso parcial de tiquetes aéreos—  para realizar coberturas durante el Mercado Cultural del Caribe, un espacio que fomenta y promociona el emprendimiento cultural, da a conocer las tendencias mundiales e incentiva el contacto para la generación de negocios, promoción y cualificación entre actores de la industria cultural del Caribe colombiano.

Cinco periodistas colombianos, cinco del resto de América Latina y cinco del resto del mundo conformarán el grupo de becarios, que trabajará sus piezas periodísticas en sesiones de taller y clínica personalizadas (en inglés) con los maestros Héctor Feliciano (Puerto Rico) y Jonathan Levi (Estados Unidos).

Con el ánimo de dar a conocer la clase de trabajos que surgen de la Beca, y animar a los interesados a postular, compartimos esta serie de piezas —en español e inglés— producto de las seis anteriores ediciones de la Beca Gabo, en las que se retratan distintas facetas de la cultura de Cartagena. Léelas y postula a la Beca Gabo 2019 hasta el 7 de octubre.

“La champeta es un grito de guerra”
Ana Pais (Uruguay)
Beca Gabo 2017

La champeta es un ícono de Cartagena, pero no de la versión colonial y romántica de la ciudad amurallada que en 1984 recibió el prestigioso título de patrimonio cultural de la humanidad de Unesco. Representa, en cambio, a la Cartagena marginal y pobre, que es, en definitiva, la mayoritaria. (...) En palabras de la socióloga Elizabeth Cunin, la champeta “no corresponde a la imagen tradicional de la 'música negra': el tambor es sustituido por la caja de ritmos; el recuerdo de la esclavitud o el cimarronaje, por el relato de la vida diaria; las danzas, bien orquestadas, por demostraciones sexuales inequívocas; el traje folclórico, por los Nike y el jean descaderado; y la sala de espectáculo, por el solar”. Por eso, definir a la champeta como un ritmo que combina sonidos africanos y caribeños es apenas empezar a describir este fenómeno popular. (...). De hecho, de todas las definiciones de champeta que escuché, la más elocuente me la dio el abogado cartagenero Carlos Sotomayor cuando íbamos camino a Henequén: “La champeta es un grito de guerra”.

Your Raves Have Nothing on Colombia’s Picós
Smrti Daniel (Sri Lanka)
Beca Gabo 2017

The picós are the heart of an informal social and economic network that links DJs with audiences. There are the builders who create the systems by hand and the artists who decorate them; there are the record store owners and collectors of vinyl records. If the picotero is also a producer, as is common in Cartagena but not in Barranquilla, then there are singers, musicians, sound engineers and visual artists on his roster. A team to transport and assemble the picós is a must and then there’s event security to consider. Each person is a player in this micro-economy geared specifically toward building, transporting and operating what have been called “mobile cultural spaces.”

Cartografía del cabello. Nuevas rutas para trazar el mapa
Mariela Fullana Acosta (Puerto Rico)
Beca Gabo 2016

El lugar es modesto, con apenas una silla para peinarse y sin aire acondicionado. Ahí no se lavan cabellos, ni se secan, solo se trenzan. Tampoco se regalan peinados porque como queda claro en un cartel: “Ni mi mamá se peina grati”. Apenas uno llega le dan unas revistas caseras con las imágenes y los nombres de los posibles trenzados. Es así como se descubren los poemas que ahí se tejen y que llevan nombres como el gusano, hundiditos, la puerca paría, la tinaja, mil y un camino, el rodillero, la estera, el moño y su velo, el tapete, el punto, los borreguitos, el amanecer, la fila de la hormiga y el clásico afro. En Palenque, así como en Cartagena, muchos saben de este espacio. La fama que tiene este salón de belleza no es gratuita, sino que es producto del trabajo que hacen las dueñas con la cabeza de toda mujer u hombre que llega hasta ahí y se sienta en su trono fucsia.

The Colombian City of Vistas, Graffiti and Caribbean Culture
Kourosh Ziabari (Irán)
Beca Gabo 2015

Colombia is home to a venerable civilization and has been the scene of decades of assiduous, persevering struggle by noble people to win independence and self-determination for its people. Simón Bolívar, the Libertador—whom the people of Venezuela, Ecuador, Bolivia, Peru and Colombia feel indebted to due to his efforts to award them sovereignty and independence—famously said: “If Caracas gave me life, Cartagena gave me glory.” Cartagena is a symbol of the Colombian quest for independence, and Bolívar is respected for heralding that much-awaited independence.

La receta de Víctor Simarra
Karim Ganem Maloof (Colombia)
Beca Gabo 2016

Cuando llegué a Cartagena, todos me condujeron a [Simarra], tal como le pasó a Andrew Zimmern. En Palenque, todo lo relacionado con el bleo tenía su marca, una figura al fondo, tan bonachona como omnipresente. Durante décadas, Víctor ha tenido suficiente pasión, habilidad y astucia como para transformar un humilde guiso de espinacas en un plato superestrella, ligarlo a una cultura, una etnia, un lugar y un idioma, y empacarlo todo en un sabroso envoltorio que ganó los susodichos premios internacionales de cocina, hasta llegar a ser reconocido por la Unesco en su listado de platos culturalmente significativos. Un plato que bien podría ser un arroz con habichuelas. Es como aquel arroyo que la idealización o el engaño autoinducido transforman en río. Puede que los palenqueros vinieran comiendo arroz con bleo desde siempre. Pero el arroz con bleo es pura invención de Víctor Simarra.

Volver al barrio
Rafa G. Escalona (Cuba)
Beca Gabo 2017

Bluny y el resto de los grafiteros de Cartagena prefiere gestar proyectos lejos de la ciudad amurallada. Especialmente desde que acabó el breve romance de la comunidad de hip hop con la antigua dirección del Instituto de Patrimonio Cultural de Cartagena (IPCC). Solos y desmotivados, los pocos artistas que quedan apenas tenían deseos de pintar. Para más inri, a comienzos de 2017 entró en vigor en Colombia el nuevo y polémico Código de Policía, conocido como la Ley 1801, que criminaliza el grafiti y otras manifestaciones de protesta social. Ante semejante panorama, los grafiteros de Cartagena decidieron mover las fichas. Comenzaron a llegar a los barrios, a pedir directamente a los vecinos su consentimiento para pintar, a convocar a amigos y estudiantes de fotografía y comunicación social que documentaran y acompañaran el proceso. Así, cuando los policías llegan, se encuentran con un híbrido entre pintada ilegal y acción comunitaria, y tienen que aguantarse delante de cámaras y testigos. Como te das cuenta el grafiti no es que tenga una gran fuerza”, dice Bluny, “pero estamos en la lucha, de manera independiente. Siempre se pinta, aunque sea nada más con dos vinilitos. Porque se trabaja con este”, dice mientras se toca el pecho, “con el corazón, con las ganas. Yo no quiero dejar morir esta vaina. Yo me muero con esto”.

Spleen of Darkness
Georgina Godwin (Zimbabwe)
Beca Gabo 2016

Increasingly I see Cartagena as a city of grinding poverty overlaid by a thin patina of tourist glitz. An industry built on the backs of the workers – many of African heritage – who enjoy virtually nothing of the sybaritic pleasures the town has to offer to a well heeled visitor. They come to immerse themselves in its colonial splendour and the ongoing misery of the formerly colonised is seemingly never considered. It is one of the reasons I can never go back to what was once my home. The disparity in Harare, as in Cartagena, between rich and poor, between pale and dark is just too great. My white guilt would cripple me in Zimbabwe, and in Cartagena, as I begin to realise how much the leisure industry masks a greatly unequal society.

Sobre la Beca Gabo de periodismo cultural 2019

La Fundación Gabo y el Ministerio de Cultura de Colombia, con el apoyo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, convocan  a la séptima edición de la Beca Gabo de periodismo cultural 2019, que se realizará en Cartagena, Colombia, del miércoles 27 de noviembre al domingo 1 de diciembre de 2019. La Beca Gabo reunirá durante la 11ª. edición del Mercado Cultural del Caribe a 15 reporteros de todo el mundo, con el objetivo de profundizar en la carpintería de los géneros con los que se construye cotidianamente el periodismo cultural, principalmente el reportaje y el comentario de opinión.

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.