Seis ingredientes que no pueden faltar en una saludable dieta informativa
14 de Mayo de 2019

Seis ingredientes que no pueden faltar en una saludable dieta informativa

Fueron propuestos por Jodie Jackson, autora del libro ‘You are what you read’.
Fotografía: Pexels en Pixabay | Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética

Una cruzada por el periodismo constructivo es la que ha emprendido Jodie Jackson con la publicación de su libro ‘You Are What You Read: Why Changing Your Media Diet Can Change the World’ ('Tú eres lo que lees: por qué cambiar la dieta de los medios puede cambiar el mundo').

Esta investigadora con una Maestría en Psicología Positiva ha dedicado su labor académica a estudiar el impacto de la lectura de noticias en los seres humanos. Sus hallazgos le han permitido establecer que el consumo de periodismo equilibrado y de calidad es importante para el bienestar de las personas.

Es por esto que queremos destacar aquí un extracto de su libro en el cual propone seis formas de mejorar la dieta informativa, las cuales prometen hacer que el lector esté mejor informado, involucrado con los problemas que afectan a su comunidad y por lo tanto empoderado para tomar decisiones acertadas.

1. Conviértase en un consumidor consciente

En palabras del magnate de los medios de comunicación, Rupert Murdoch, las organizaciones de noticias solo están “dando a la gente lo que quieren”. Bueno, cambiemos lo que queremos, ¡y nos darán algo diferente! Las industrias que han evolucionado impulsadas por el consumidor tienen una cosa en común: confían en un consumidor consciente. Wilbur Schramm, un sociólogo que investiga la relación entre las noticias y el desarrollo nacional, dijo: "El cambio no se llevará a cabo a menos que aquellos que se espera que cambien conozcan y acepten las razones, métodos y recompensas que obtendrán al cambiar". Aquellos de nosotros que entendamos el “porqué”, siempre encontraremos el “cómo”.

2. Lea y vea periodismo de buena calidad

El conflicto entre el periodismo de calidad y la rentabilidad no es solo un problema de la industria. Es nuestro problema resolverlo también. Dependemos mucho de las noticias para comprender y dar forma a nuestra sociedad, y la información de mala calidad conducirá a decisiones de mala calidad. Nuestras acciones sí importan: los seres humanos todavía tenemos la capacidad de generar el cambio. Seamos nosotros quienes volvamos a hacer que las noticias de calidad sean rentables y abundantes. Los líderes de la industria tradicional en los medios de comunicación pueden temer el cambio y la experimentación, ya que tienen su propia visión. Sin embargo, a menudo pueden ser convencidos por la demostración.

3. Evite el ‘clickbait’ (cebo de clics)

Con la abundancia de información, enfrentamos una batalla diaria entre lo que es bueno para nosotros a largo plazo y lo que queremos o disfrutamos en este momento, o hacia dónde nos atraen los titulares llamativos o sensacionalistas. Aunque se está convirtiendo en la tendencia, las noticias no se construyeron pensadas en ser entretenimiento. Su objetivo era, en cambio, educarnos, informarnos y empoderarnos ayudándonos a entender el mundo más allá de nuestra experiencia personal. ¿Se imagina qué pasaría si las escuelas, que también existen para educar a una gran audiencia, usasen la mentalidad comercial de darles a sus alumnos lo que quieren y no lo que necesitan aprender? Entendamos que las escuelas buscan objetivos a largo plazo por encima del placer inmediato, y debemos ver a las noticias de la misma manera.

4. Esté preparado para pagar por el contenido

Nada en esta vida es gratis. Si no estamos pagando por el contenido que leemos, alguien más lo está haciendo. Y las organizaciones de noticias finalmente responderán a quien esté pagando las cuentas. Si las organizaciones de noticias confían en que la publicidad sea su principal fuente de ingresos, las corporaciones tendrán prioridad sobre los consumidores. Entonces, es simple: debemos estar preparados para pagar por el contenido de las noticias y apoyar a las organizaciones de noticias para que puedan ser verdaderamente independientes. Esto se puede hacer comprando el periódico o una revista, suscribiéndose en línea, o simplemente donando a organizaciones de noticias que valoran el periodismo de buena calidad.

5. Lea más que noticias

No tenemos que depender únicamente de las organizaciones de noticias para educarnos sobre los problemas mundiales. En nuestro entorno rico en información, hay muchas otras fuentes valiosas disponibles. Las novelas pueden ayudarnos a flexionar nuestros músculos emocionales, permitiéndonos desarrollar sentimientos de empatía y comprensión de los demás, y los libros de no ficción nos brindan profundidad y conocimiento bien investigado. Los documentales pueden proporcionar una plataforma enfocada para profundizar en un tema específico. Los podcasts y las charlas de estilo TED están creciendo en popularidad como una forma de conectarse y aprender sobre el mundo. Las buenas fuentes proporcionarán información de buena calidad que le permitirá tomar decisiones de buena calidad.

6. Busque historias centradas en soluciones

Con tantas opciones en nuestro entorno de medios moderno, no necesitamos esperar a que la industria cambie para que tengamos una dieta de medios más equilibrada. Podemos crear este cambio por nosotros mismos. Una vez que adopte un enfoque más deliberado para crear una dieta mediática más equilibrada que incluya tanto soluciones como problemas, se dará cuenta de que el mundo está lleno de personas increíbles, que hacen cosas increíbles. Depende de nosotros encontrarlos, aprender de ellos e inspirarnos en ellos. Si podemos encontrar estas historias que nos inspiran a crear un cambio, no solo podemos cambiar los medios de comunicación, también podemos cambiar el mundo.

 

Comentarios