Seis formas en que los medios pueden ser más constructivos al hablar de inmigrantes
1 de Agosto de 2016

Seis formas en que los medios pueden ser más constructivos al hablar de inmigrantes

La política de inmigración en Estados Unidos se ha convertido en un tema muy debatido durante esta campaña por la presidencia, mientras que en Europa el tema ha pasado al centro del debate luego de cada uno de los ataques terroristas recientes en países como Francia y Alemania.
Fotografía: Trollman Capote en Flickr | Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética FNPI

La política de inmigración en Estados Unidos se ha convertido en un tema muy debatido durante esta campaña por la presidencia,  mientras que en Europa el tema ha pasado al centro del debate luego de cada uno de los ataques terroristas recientes en países como Francia y Alemania.

Brent Metz, profesor asociado de antropología de la Universidad de Kansas, quien estudia temas relacionados con la migración humana, sobre todo la proveniente de América Latina , afirma que la forma en que los medios de comunicación están cubriendo los temas de inmigración ilustra la amplia brecha existente entre los periodistas y los académicos en este complejo tema .

“Tanto los medios de comunicación de la corriente principal y derecha de tendencia a simplificar la migración , sobre todo indocumentado , y hablan más allá de nosotros “, afirma el investigador en el artículo titulado The Challenge of Framing Migration for the Public (El reto de enmarcar la migración para el público), publicado en la más reciente edición de la revista Practicing Anthropology, del cual se extraen los siguientes seis retos para los periodistas y editores.

1. No enfocarse solo en la difícil situación de los migrantes indocumentados

Debido a las situaciones extremas de llegadas y detenciones recientes, grandes medios de comunicación tienden a enmarcar la migración indocumentada en términos de victimización y derechos humanos, simplificando descontextualizadamente las motivaciones para la migración al atribuirlas solo a la pobreza, las pandillas y los traficantes.

2.  Evitar el uso de estereotipos perjudiciales

Varios medios de comunicación muestran  intencionalmente a los migrantes latinos en particular, usando términos estereotipados bastante ásperos, como por ejemplo “delincuentes”, “terroristas”, “parásitos económicos” o “votantes ilegales”.

3. No omitir políticas económicas de las élites que son el combustible de la migración

Los tratados de libre comercio y los proyectos de ajuste estructural han desplazado a la mano de obra y alimentado el fenómeno de la migración. Los diseñadores corporativos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte buscaban abaratar la mano de obra mexicana al subvertir la subsistencia agrícola, debilitando la organización del trabajo y manteniéndolo atrapado en el lado mexicano de la frontera . Esto creó un mercado que no es libre, en el que las empresas y sus productos pueden cruzar libremente las fronteras, pero la mano de obra desplazada no pueden. Por lo tanto, ventaja comparativa que tenían países como México con una mano de obra barata fue desapareciendo, generando desplazamientos laborales, fragmentación de las familias y la angustia psicológica que ello conlleva.

4. Evitar el uso de términos militares que rodean la vigilancia fronteriza

En los medios de comunicación conservadores parte de la respuesta al aumento de la migración ha sido el uso constante de términos militares, en lugar de ver esto como un problema del desarrollo en México. A diferencia de la Unión Europea, donde los desplazamientos provenientes de países del sur se trataron de mitigar a través de  inversiones compensatorias, las élites norteamericanas no hicieron nada para invertir en México, sino que simplemente cerraron las fronteras a la mano de obra mexicana.

5. Tener en cuenta investigaciones académicas que refutan los estereotipos

Diversos estudios señalan lo que las empresas y los gobiernos locales ya saben – que cuando se les da la bienvenida, los inmigrantes contribuyen a las economías y al desarrollo de comunidades vibrantes, compensando lo que cuestan al gobierno. Por ejemplo, los hispanos que aprenden inglés, terminan contribuyendo a la cultura estadounidense y la sociedad, al mismo nivel que otros grupos étnicos, ya que sólo el 8 por ciento de los hispanos de segunda generación no dominan el idioma del país que los acoge.

6. No señalar a los migrantes en formas imprecisas

Metz afirma que el lenguaje usado en las noticias puede reforzar muchos estereotipos dañinos sobre los migrantes y sus familias, incluyendo la frase “causas ajenas” que se aplica a los niños de los migrantes, la cual  puede implicar que los padres “eran los culpables de las condiciones estructurales que promueven la migración.” Además, términos como “extranjeros ilegales”, “criminales” o “inmigrantes indocumentados”  limitan la atención sobre el hecho de atravesar una frontera en lugar de centrarse en las circunstancias en la vida de alguien. Es mejor referirse a las personas que tengan la intención de permanecer en un nuevo país sencillamente como migrantes o inmigrantes.

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.