Principios de ética periodística en el Manual de Estilo de El Comercio
14 de Febrero de 2017

Principios de ética periodística en el Manual de Estilo de El Comercio

Diario El Comercio, uno de los más tradicionales de Ecuador, fue fundado en Quito el 1 de enero de 1906 por los hermanos Mantilla Jácome, publicando apenas 500 ejemplares. Hoy en día está constituido como el Grupo El Comercio, que reúne a dos diarios, un semanario, y varios portales de noticias.
Instalaciones de El Comercio | Fabricio Llumiquinga en Google Maps

El periódico ecuatoriano cuenta con un extenso Manual de Estilo, que en sus 87 páginas de extensión incluye varias reflexiones sobre la naturaleza ética del oficio.

Revisamos en detalle el contenido del documento que reposa en el sitio web del Grupo El Comercio, para extraer aquellos principios de ética periodística que se mezclan ahí con recomendaciones sobre el correcto uso de la lengua española.

“Ninguna fórmula de comportamiento, recolección de la información y edición da respuesta a todos los problemas éticos que pueden presentarse a cada minuto en el ejercicio del periodismo. Por ello se recomienda debatir mucho con el editor sobre los puntos neurálgicos de cualquier noticia”, recomienda el manual.

Reglas generales

• La redacción de cualquier nota busca comunicar acontecimientos e ideas, por lo cual requiere un estilo fácil y comprensible para captar el interés del público lector.

• El redactor debe escribir sus notas con estilo periodístico, no como político, economista, etc. Tiene la obligación de comunicar en forma accesible al público en general. El uso de palabras técnicas no explicadas demuestra falta de profesionalismo del redactor para transmitir un concepto complejo.

• Las cosas se deben llamar por su nombre, sin caer en eufemismos impuestos por determinados colectivos. Por ejemplo, “reajuste de precios”, debe decirse subida; el impuesto de la “vacuna”, debe ser explicado como extorsión.

• En las notas deben constar bien claras las circunstancias del tiempo en que ocurre una noticia. Éstas deben estar referidas a la publicación del periódico.

• Se deben evitar expresiones como “un grupo”, “algunos”, “varios”, “numerosos”, “muchos”, “cierto número”, “bastantes”. La información debe ser exacta y concreta.

• El redactor no es protagonista de lo que informa, por lo cual no podrá utilizar la primera persona del singular. Es decir debe guardar independencia del hecho noticioso, -salvo en asuntos autorizados por los responsables de la Redacción-.

Adjetivos

Un adjetivo, cuando se requiere, es bienvenido. Precisa la información. El uso inmoderado va en detrimento de la información. Primero: se cae en la opinión (que ensalza o critica). Segundo: se pierde credibilidad con el lector al calificarle la información. Él ve que no se le deja juzgar en función de la información sino que se le dirige la lectura.

Por ello, se debe evitar la adjetivación y recordar que en periodismo lo mejor es ser preciso, concreto, sencillo, claro y distante. El redactor de diario EL COMERCIO debe referirse a hechos comprobables.

Adjetivar es tomar partido y esa posibilidad queda limitada a las páginas editoriales, a las columnas de opinión o a las críticas (de arte, libros, etc.) a las cuales el lector entra debidamente prevenido.

Campaña

Ningún redactor puede utilizar el Diario para hacer campañas o hacer manejos periodísticamente injustificables y éticamente condenables. Cualquier campaña debe estar aprobada por el Director y los responsables de la Redacción. Ellos determinarán igualmente sus objetivos, así como el desarrollo y tratamiento que dará el Diario.

Correcciones

Reconocer los errores es una excelente política con los lectores. El periódico ha de ser el primero en subsanar las faltas cometidas en sus páginas en forma clara, sin ambigüedades y lo más rápido posible. Cada editor o redactor de área debe hacerlo, aun sin que ningún lector lo haya señalado. Sin embargo, no está de más recordar que la exigencia del buen gusto en el lenguaje utilizado en los periódicos, con las correcciones que sean recomendadas en cada circunstancia, es algo que está unido a la norma de corrección lingüística, norma obligatoria para todas las modalidades del lenguaje periodístico.

El procedimiento para las correcciones incluye:

• Detectar internamente el error o recibir el reclamo.

• Dar un plazo perentorio al responsable para que se explique.

• Evaluación de la explicación por parte de la Jefatura.

• Publicación, si el caso lo amerita, en la sección de correcciones.

Discursos

Salvo casos excepcionales, señalados por el Director o los responsables de la Redacción, ningún discurso se publicará íntegramente. En su presentación deben quedar muy bien establecidos el motivo que lo suscitó y el sitio donde se pronunció. En su edición, el redactor velará porque no se desvirtúe la idea global del discurso, se mantenga la jerarquía dada por el orador y no se citen frases fuera de contexto.

Especulación

La regla de oro del periodismo es la reportería y ésta busca hechos. La especulación no tiene cabida en las notas de EL COMERCIO. Se evitarán por ende todas las fórmulas o lugares comunes que creen incertidumbre o vayan en contra de la exactitud; así como decir algunos, varios, muchos, un gran número, bastantes, en vez de dar cifras y datos precisos.

Ética

Es el problema cotidiano más importante al que se enfrenta un periodista. Ninguna fórmula de comportamiento, recolección de la información y edición da respuesta a todos los problemas éticos que pueden presentarse a cada minuto en el ejercicio del periodismo. Por ello se recomienda debatir mucho con el editor sobre los puntos neurálgicos de cualquier noticia. En periodismo y en especial en EL COMERCIO primará la fórmula de “ante la duda, abstenerse”. Cualquier información que se publique deberá estar respaldada por documentos, pruebas y testimonios. Ningún rumor es noticia para EL COMERCIO.

• Tener una versión o una fuente sobre un hecho no le resta responsabilidad al redactor en caso de que éste se revele falso. Todas las versiones deben ser confirmadas, al igual que los testimonios o informaciones provenientes de cualquier fuente. Hay fuentes que tienen cierto grado de confiabilidad: documentos de instituciones tales como la Presidencia, el Congreso, los ministerios.

• Es antiético inventarse fuentes para avalar teorías o hipótesis que no existen sino en la cabeza del redactor. El trabajo del periodista es recopilar, confrontar y editar material sobre hechos reales.

• En caso de que una información contenga una acusación contra una persona, es obligación del redactor buscar la versión de la persona involucrada. Si su búsqueda resulta ineficaz, debe dejar constancia en su nota de las diferentes gestiones realizadas para encontrarla.

• Es antiético apropiarse de una noticia cuyo origen no es nuestro.

• Es antiético callar una información por el simple hecho de que su paternidad es ajena.

Eufemismos

El español es un lenguaje rico y no hay hecho que no tenga una palabra para ser expresado correctamente. Por ello no se aceptan eufemismos que, por otro lado, pueden dar razones a una parte de los protagonistas de un hecho noticioso. Cuando se dice, por ejemplo, que “la Policía se vio obligada a lanzar bombas lacrimógenas” se justifica, de hecho, su actuación. Lo correcto es decir que la Policía lanzó bombas lacrimógenas. El eufemismo es una manera disfrazada de opinar o de calificar hechos; tarea del editorialista, no del periodista.

Exclusividad

Los periodistas de EL COMERCIO trabajan únicamente para el Diario. No pueden tener trabajos adicionales en otro medio, institución o empresa privada o pública, menos aún en la publicidad o como relacionistas públicos.

Extensión de la nota

La calidad de una nota no depende de su amplitud. EL COMERCIO es consciente de que sus lectores consideran que corto y bueno es doblemente bueno. Y que esa es una condición para que nos lean. Pero también se sabe que el esquema de lo corto a ultranza podría sacrificar buenas historias. Por ello, la política es que se combine lo corto y lo largo alrededor de una certidumbre: que las notas, cortas o largas, captan a sus lectores si son interesantes, responden a una coyuntura y están bien investigadas y bien escritas.

Firmas

El editor general o el editor de información, decidirá bajo algunos parámetros, la publicación del nombre o firma tanto para redactores como diseñadores; por consiguiente, ninguno de estos pondrá por su cuenta y riesgo su nombre en sus trabajos.

El nombre irá en reportajes, investigaciones, notas periodísticas especiales, entrevistas de fondo, análisis surgidos de la iniciativa de la Redacción o del redactor, que sean originales, conceptualmente sólidos, bien documentados, hechos con calidad y estilo personal, que incluyan un alto grado de creatividad, aporte y calidad.

Igual criterio se aplica a las fotografías e ilustraciones de gran contenido, y páginas bien diseñadas que ameriten un reconocimiento.

Está prohibido firmar con iniciales los reportajes, entrevistas, y comentarios.

Firmas de fotografía

a) Las fotografías publicadas por primera vez llevarán el nombre del fotógrafo y EL COMERCIO.

b) Los trabajos de ilustración y diseño que ameriten firma deberán decir el nombre del autor, Diseño Editorial EL COMERCIO.

c) El material prestado deberá decir:

• Si es prestado por una institución: Archivo Petroecuador.
• Si es de una persona: Archivo particular.
• Si esa persona solicita citar su nombre: Archivo y el nombre.

d) Las fotografías que sean del archivo de EL COMERCIO, publicadas anteriormente o de fotógrafo que ya no haga parte de la nómina: Archivo EL COMERCIO.

Fotonoticia

La fotonoticia consiste en una imagen que tiene validez informativa por sí misma, sin una amplia información que la acompañe. Su publicación se decidirá por su grado de importancia y oportunidad periodísticas y no por sus características estéticas o bucólicas. La leyenda no debe describir la foto sino complementarla. Sus protagonistas deben quedar plenamente identificados, así como las circunstancias que registra la fotografía.

Lleva un título en la parte superior de la foto. El texto se compone de 5 líneas a lo ancho de la foto, en negrilla.

Fuentes

EL COMERCIO dará prelación a los hechos sobre las versiones que los protagonistas de esos hechos dan sobre ellos. Pero las buscará e incluirá como parte esencial de sus noticias. Las fuentes deben quedar claramente identificadas en el cuerpo de la noticia. Hay casos en los que:

• No publicar la información.

• Encontrar otra fuente que corrobore los mismos hechos sin ponerse en peligro.

• Utilizar, de acuerdo con su editor, fórmulas que le permitan acercarse al origen de la información sin revelarlo. Estas fórmulas no deben ser etéreas ni herméticas; se preferirá una fuente “del Palacio de Gobierno” a “una fuente bien informada”.

Género

Su estudio se basa en las categorías en que están subsumidos estos rasgos y en los recursos formales de los que se vale la lengua para distinguir las eventuales realizaciones de los nombres y de las palabras que concuerdan con ellas.

Los nombres sustantivos en español se dividen en femeninos y masculinos. La categoría de neutro no existe en nuestro lenguaje. Decimos que un nombre es un femenino o masculino cuando las formas respectivamente femeninas o masculinas del artículo y de algunos pronombr es, caracterizadas las primeras por el morfema de género a, y las segundas por el morfema de género o, e o por ningún morfema.

Los géneros de los nombres de personas, femeninos y masculinos, designan respectivamente mujer y varón, o hembra y macho de algunas especies de animales. Esta idea se acerca a la verdad, sobre todo si más que a los sustantivos la aplicamos a las formas del artículo y de los pronombr es. En contraste con los pronombr es y artículos, los sustantivos apelativos de persona carecen de una forma fija que esté en correlación con la diferencia de sexo.

La distinción de sexo se asocia con mucha más frecuencia, en los nombres de personas, a las terminaciones a y o, inacentuadas; pero ni una ni otra es privativa de nombres femeninos de mujer o masculinos de varón.

Groserías

Está prohibido publicar en EL COMERCIO expresiones vulgares, de mal gusto, ofensivas, obscenas o malsonantes, incluso cuando han sido proferidas por las fuentes. Tampoco se usarán frases que resulten ofensivas para una ciudad o comunidad. Las excepciones motivadas por casos sui géneris, solo y exclusivamente si añadan información absolutamente esencial para la comprensión de un contexto noticioso, deben ser autorizadas por el Director o los responsables de la Redacción.

Ejemplo:
Una expresión grosera de un alto jerarca del Estado, que sea el meollo de un problema político o administrativo.

Invitaciones

El alma de la ética es la duda. Por ello, cualquier invitación de las fuentes debe ser analizada con beneficio de inventario. Ningún redactor de EL COMERCIO puede aceptar invitaciones sin autorización previa de los responsables de la Redacción.

Es política de la empresa pagar sus propios desplazamientos para buscar información o cubrir acontecimientos de interés.

Off the record

Esta fórmula implica total confidencialidad. No es recomendable establecer este sistema de trabajo con las fuentes pues, por un lado, se da información pero, por otro, se adquiere comprom iso de no publicarla o de hacerlo sin citar la fuente. En caso de establecerse este acuerdo, el redactor debe respetar estrictamente el pacto.

Se puede obviar este esquema buscando otra fuente que confirme esos hechos.

Opinión

Los artículos estrictamente de opinión responden al estilo propio del autor y no podrán ser retocados, salvo por errores ortográficos. Hay que respetar en general la grafía y sintaxis. Sin embargo, estos artículos deberán someterse a las normas generales del Manual de Estilo de diario EL COMERCIO.

Los artículos de Enfoque Internacional y Columnista Invitado, llevarán tras la última línea, un pie de autor que indique el cargo y título.

Los editoriales son responsabilidad del Director, se ajustarán por principio general al Manual de Estilo.

Pie de foto

Los pies de fotos son esenciales en una lectura escáner. Deben ser informativos y creativos a la vez. Su redacción puede enriquecer una fotografía o arruinarla. Los protagonistas y las circunstancias que suscitaron la imagen deben quedar plenamente identificados.
Un título en altas inicia el texto que ubica el hecho sin repetir la descripción de la fotografía.

El pie puede tener tres líneas para fotos en menos de tres columnas. El de foto en tres columnas tendrá dos líneas de texto. En fotos de más de tres columnas será de una línea.

Los pies de foto verticales llevarán un título de hasta tres palabras y su texto será de nueve líneas máximo.

Procedencia

El lugar donde ocurra una noticia es esencial para su comprensión y contextualización. Cualquier noticia que suceda por fuera de Quito deberá llevar origen. Si la noticia ocurre por fuera de Quito, pero se redacta en Quito, se debe indicar por qué tal noticia tuvo que ser redactada en Quito. Si la noticia sucede en un lugar poco conocido deberá agregarse el nombre de la provincia o país.

Publicidad

La información comercial es interesada. Por ello es pagada y debe ser publicada de modo que el lector no la confunda con las noticias. Para este Diario priman los intereses de los lectores. De ahí la separación absoluta que hay entre los departamentos de Redacción y de Publicidad. Entre ellos no hay relaciones de subordinación.

Reclamos

Todas las protestas serán acogidas, analizadas y respondidas por el Diario. Cada editor de área velará porque los reclamos sean publicados en caso de ser justificados. Se observará una total cortesía con los lectores que nos señalen posibles errores.

Ruedas de prensa

Su tratamiento debe ser parecido al de una entrevista. Con una salvedad: el redactor debe tener en cuenta que la fuente que organiza una rueda de prensa busca dar su punto de vista sobre un hecho. Esto exige dos cosas: una gran vigilancia para no dejarse utilizar transcribiendo lo que dice esa versión interesada; y confrontar la versión con los hechos y con otras fuentes, en particular sobre los puntos u opiniones más controversiales.

El redactor siempre debe dejar en claro que se trató de una rueda de prensa (es decir una entrevista con varios medios) en vez de dar la impresión de que obtuvo una entrevista exclusiva.

Sensacionalismo

EL COMERCIO es un Diario que trata las informaciones de manera veraz, equilibrada, serena y mesurada. Se excluyen las informaciones con carácter sensacionalista. Esto no implica desconocer las noticias de crónica roja. Pero su tratamiento buscará, fundamentalmente, explicar hechos, contextualizar conductas y analizar comportamientos.

Sondeos

Un sondeo revela tendencias, nada más. Por esto conviene tomar algunas precauciones en su presentación.

En un recuadro se debe informar sobre la firma que lo hizo, las fechas en las que fue realizado, la zona encuestada, el número de personas que participó, su condición social y profesional y sus edades. Se deben evitar las generalizaciones estilo “los ecuatorianos piensan que”… Se preferirán fórmulas como: “Los sondeados (entrevistados, encuestados…) piensan que”.

Titulares

El titular, por su impacto y concreción, debe competir, en protagonismo, con la presentación gráfica. El Diario cuenta con esos dos elementos para cautivar a los lectores.

Gracias a la lectura escáner, el titular no tiene que decir toda la noticia. Sin embargo, debe incluir elementos esenciales que permitan una doble función: informar y ser creativos. Por esto, se recomienda evitar fórmulas herméticas o etéreas.

Conoce el manual completo aquí.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.