¿Es ética la agregación de contenidos?
17 de Julio de 2014

¿Es ética la agregación de contenidos?

Aunque se mezclen lo ajeno y lo propio, tal práctica no deja de ser un plagio porque es una apropiación del trabajo ajeno. Como se ha explicado otras veces, quien plagia se adueña de lo que no es suyo y obtiene lucro por ello.
¿Es ética la agregación de contenidos?
Red Ética FNPI

Luego de la polémica que se generó en Colombia porque el director del portal Pulzo.com recibió una carta de la asociación de medios impresos Andiarios donde le pedían dejar de agregar contenidos de sus periódicos y revistas vinculados, el Consultorio Ético de la FNPI publica la siguiente respuesta del maestro Javier Darío Restrepo a un periodista que preguntó sobre la ética en la agregación de contenidos.

El director de un portal recibió la queja de una asociación porque “agregaba” sus contenidos. La respuesta del director fue que su portal no copiaba contenidos sino que “los curaba”. ¿Es ética esta agregación de contenidos? ¿Es otra forma de plagio?

Jorge Izquierdo
freelance
Bogotá, Colombia

R.- Los códigos de ética definen el plagio como “la usurpación del pensamiento de otro publicándolo como propio”, o “servirse del trabajo ajeno sin decirlo”, agrega Niceto Blázquez (Ética y Medios de Comunicación, BAC Madrid, 1994), o “hay quienes plagian entrelazando párrafos propios con los ajenos, de suerte que solo los expertos se dan cuenta de ello”.

Aunque se mezclen lo ajeno y lo propio, tal práctica no deja de ser un plagio porque es una apropiación del trabajo ajeno. Como se ha explicado otras veces, quien plagia se adueña de lo que no es suyo y obtiene lucro por ello; además, miente porque exhibe como trabajo propio lo que fue hecho por otro.

La suma de estos dos agravios es lo que en los códigos se llama  “acto odioso y deshonesto”, “algo impropio de la condición profesional”, “abuso de los derechos ajenos”, “explotación del trabajo ajeno”.

La queja en consulta es susceptible de otra interpretación: la manipulación de un texto ajeno para incluir en él, como si fueran parte de ese texto, las opiniones del usuario. El hecho plantea un dilema: o el texto se presenta como la voz de una entidad o persona, lo cual convierte cualquier elemento extraño que se le agregue en una atribución falsa y abusiva; o el texto se presenta como voz del portal que lo publica, y entonces adquiere la naturaleza de un plagio.

Documentación

Textos de los códigos de ética de varios paises:

Bélgica: El plagio debe ser tenido como odioso y deshonroso, aunque se tenga la certeza de no ser descubierto.

Canadá: El periodista no comete ningún plagio.

Costa Rica: El periodista debe abstenerse de toda actuación deshonesta como el plagio, el soborno, la calumnia o las acusaciones sin pruebas.

Ghana: Evitaremos la calumnia, la difamación, las acusaciones sin fundamento y, sobre todo, el plagio.

Gran Bretaña: No es propio de la conducta profesional del periodista explotar el trabajo de un colega por medio del plagio o usando sus copias sin permiso.

Guayana inglesa: Se considerará como grave ofensa profesional el plagio, la calumnia. la difamación el libelo y las acusaciones infundadas

Hungría: El periodista abusa de los derechos de otra persona si publica o intenta publicar el producto intelectual de otro como si fuera suyo.

Indonesia: el plagio tiene que ser evitado por todo periodista indonesio.

Irlanda: No es propio de la conducta profesional  explotar el trabajo de otro periodista mediante el plagio, o usar sus escritos para confeccionar un artículo sin permiso del autor.

Israel: Está estrictamente prohibido plagiar o utilizar de cualquier manera que sea los escritos de otros periodistas u obras cubiertas con derechos de autor.

Cf. Niceto Blázquez: Ética y Medios de Comunicación, Bc, Madrid 1994.P 253 y siguientes.

Si usted tiene preguntas para nuestro Consultorio Ético, puede formularlas aquí para que sean respondidas a la mayor brevedad por el maestro Javier Darío Restrepo.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.