Cómo informar en casos de violencia sexual
28 de Julio de 2015

Cómo informar en casos de violencia sexual

La opinión pública colombiana experimentó una oleada de indignación, luego de que medios de comunicación dieran a conocer con todo lujo de detalles cómo había sido supuestamente violada la conductora de un bus de servicio público (SITP) en Bogotá.
Fotografía: the.mutator en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética FNPI

La opinión pública colombiana experimentó una oleada de indignación, luego de que medios de comunicación dieran a conocer con todo lujo de detalles cómo había sido supuestamente violada la conductora de un bus de servicio público (SITP) en Bogotá.

“Paseo infame: a conductora del SITP la violaron hasta con un salchichón”, tituló inicialmente el portal KienyKe que calificó la historia con una sola palabra “ABERRANTE”.

Sin embargo, la indignación en el país aumentó cuando a los pocos días la Policía confirmó que la mujer en realidad no había sido violada, sino que ella aparentemente inventó la historia para manifestar su inconformidad porque le habían cambiado el horario y la ruta de trabajo.

De todas formas, la forma en la que varios medios de comunicación informaron tras la denuncia de violación de la mujer levantó preguntas entre los seguidores de nuestra cuenta de Twitter, @EticaSegura, quienes hicieron un llamado para que se revisaran las buenas prácticas a tener en cuenta a la hora de informar sobre casos donde se involucre la violencia sexual.

A propósito de lo sucedido, compartimos los consejos brindados por el Centro Dart para Periodismo y Trauma, que ha publicado una completa guía respecto a cómo hacer reportajes sobre la violencia sexual. El Centro Dart es un proyecto de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia que se dedica al reportaje eficaz y ético sobre la violencia, el conflicto y la tragedia en todo el mundo.

– –

El reportaje sobre la violencia sexual exige un cuidado especial y una sensibilidad de mayor ética. Se requiere habilidades especializadas de entrevistar, una comprensión de la ley, y una concientización básica sobre el impacto psicológico del trauma.

La violencia sexual puede ser física o psicológica. Puede ser perpetrada contra hombres, mujeres o niños de cualquier edad. Incluye la violación, que es una de las experiencias más traumáticas que cualquier ser humano puede experimentar. Hablar de tal evento generalmente se asocia con niveles muy altos de estrés. Al contar la historia, los supervivientes incluso pueden volver a experimentar algunas de las mismas emociones que sintieron en el momento de ser atacado/a. Por eso, los periodistas deben tener un cuidado especial, para que no agraven las dificultades de los entrevistados. La violencia sexual tiene efectos más amplios: el impacto pueden recorrer a los que participan de manera tangencial, como miembros de la familia y seres queridos, o incluso a los testigos del acto. Cuando se utiliza como arma de guerra, puede cambiar profundamente cómo una comunidad entera se refiere a sí mismo y/o a otros grupos.

PREPARACIÓN Y ENFOQUE

Infórmese sobre las causas y los posibles efectos de la violencia sexual. Investigue las condiciones y circunstancias locales. Pero una vez que ha hecho su investigación, déjela afuera. No importa qué tanto sabe usted del tema, nunca se puede predecir cómo un individuo en particular experimentó los acontecimientos que le ocurrieron.

Use las palabras correctas. La violación o el asalto no es el “sexo”. El abuso no es un amorío. La violación o el asalto sexual no es de ninguna manera asociado con la actividad sexual normal. El tráfico de mujeres no se debe confundir con la prostitución. A muchas personas que han sufrido la violencia sexual no les gusta ser descritas como una “víctima”, a menos que usen esa palabra ellas mismas. Muchas personas prefieren la palabra “sobreviviente”.

Respete el derecho de los entrevistados a decir que no. Nadie debe ser forzado/a a hablar en detalle sobre un evento tan traumático como la violación. No todo el mundo se encuentra en el lugar adecuado para hablar de eso.

  • Si hay un experto local o una organización de apoyo involucrado en el caso, considere la posibilidad de hablar con ellos, para averiguar si sea probable que el hablar con los medios de comunicación empeore las cosas.
  • En la mayoría de los casos cuando la víctima es una mujer, se sentirá más cómoda al ser entrevistada por otra mujer. Si eso no es posible, una compañera de trabajo debe estar al lado del entrevistador, aun si sea muy sensible.
  • Sea claro/a y realista. No fuerce, engatuse, ofrezca la remuneración, o sugiera que una entrevista con usted le traerá más ayuda a la víctima y/o la intervención militar en el conflicto.
  • Pregúntese si el acto de acercarse a la víctima arriesgaría la seguridad y privacidad de la víctima. En algunas sociedades, sólo por ser sospechoso/a de haber sido violado/a, puede dar lugar a la humillación, el ostracismo, e incluso a más violencia. Pisa con cuidado y piense bien en cómo y dónde debe encontrarse con un fuente potencial.
  • Identifíquese con claridad y nunca finja no ser periodista. Al explicar el tipo de historia que usted está planeando escribir, les ayudará a construir la confianza, y el resultado será un mejor reportaje.

DURANTE LA ENTREVISTA

Establezca las normas o reglas. Los actos violentos y abusivos roban el control y el poder de la gente, así que es importante crear una sensación de seguridad durante la entrevista. Intente involucrar a la persona entrevistada en la toma de decisiones. Pregúntele si pueda recomendar la hora y un lugar seguro.

  • Si usted habla a través de un traductor, infórmelo antes de los fundamentos que se describen aquí. Los reporteros de televisión y radio deben considerar la posibilidad de grabar la entrevista en el idioma de la persona entrevistada y deben involucrar tan pocos miembros del equipo como posible.
  • Dígale antes a su entrevistado/a qué tanto tiempo se necesita para la entrevista. Cortar sin previo aviso a una víctima, mientras que está describiendo una experiencia traumático, puede causar un daño profundo.

El secreto para una buena entrevista es escuchar activamente sin juzgar. Suena sencillo, pero es una habilidad que requiere mucho tiempo y esfuerzo a desarrollar.

No subestime cómo es que sus propias reacciones a los detalles traumáticos puedan influir en la conversación. Si es un reto escuchar los detalles, reconozca esto a sí mismo/a en silencio, enfoque su atención en lo que se dice. Por lo general, es útil escuchar un poco más atentamente, observar las expresiones faciales y el lenguaje corporal del otro, etc. (El tiempo apropiado para procesar el impacto personal en el periodista es después de la entrevista.)

La violencia sexual se asocia con alto niveles de culpa y vergüenza. Por esta razón, evite cualquier término que pudiera echar la culpa a la víctima. Tenga cuidado en preguntar “por qué”, la pregunta preferida de los interrogadores.

No se sorprenda si las historias de la víctima sólo tienen sentido parcial. Con frecuencia los sobrevivientes de la violencia sexual ‘se apagan’ emocionalmente, sus memorias se hacen fragmentarias y, en algunos casos, incluso pueden bloquear la memoria de un evento por completo. Historias incompletas y contradictorias no son evidencia del engaño, sino más bien de la lucha de los entrevistados de entender lo que les sucedió.

Nunca diga, “Sé cómo se siente usted”. Usted no sabe. En lugar de eso, se podría decir, “Aprecio lo difícil que es para usted”.

Termina bien la entrevista. Después de haber abordado las cuestiones que necesita para su reportaje, pregúnteles si les gustaría añadir algo más. Más importante, asegúrese de llevar la conversación de nuevo al momento presente, a una conversación segura y cómoda para el entrevistado/a.
Esté disponible para el contacto después de que su informe ha sido publicado o transmitido. Si usted le dice que le va a mandar una copia o una grabación de lo que ha escrito o difundido, cumpla con su palabra.

CÓMO ESCRIBIRLO

Una vez más, piense en sus palabras. La violencia sexual es a la vez muy personal y algo que tiene implicaciones amplias.

  • Cuando describe un asalto, trate de encontrar un equilibrio al momento de decidir la cantidad de detalles gráficos que desea incluir. Demasiado puede ser gratuito, y muy poco puede debilitar el caso de la sobreviviente.
  • Durante un conflicto o una guerra, la violación por los combatientes es un crimen de guerra. No es aceptable describirlo como un aspecto lamentable, pero predecible de la guerra.
  • Anticipe el impacto de la publicación. Los periodistas tienen la responsabilidad de hacer todo lo posible para evitar la exposición del entrevistado/a a más abuso, o el menoscabo de su prestigio en la comunidad.
  • Considere la posibilidad de dejar que los sobrevivientes lean partes de su historia antes de su publicación, ya que puede disminuir el impacto de la exposición pública y ayudar a detectar los errores en la historia. Después de leer la historia y ver la evidencia de sus intenciones, puedan decidir a compartir más de su historia con usted.
  • Comparte toda la historia. A veces los medios identifican incidentes específicos y se centran en los aspectos trágicos. Los periodistas deben entender que el abuso podría ser parte de un problema social de hace mucho tiempo, parte del conflicto armado, o parte de la historia de una comunidad. Puede ser muy útil descubrir cómo es que los individuos y las comunidades se han enfrentado con el trauma de la violencia sexual a largo plazo.
  • Si sea apropiado, dirija el entrevistado/a, los lectores y/o los espectadores a los recursos y la información pertinentes acerca de la violencia sexual. Se pueden encontrar enlaces a estos en el sitio web del Centro Dart.

Vuelva a comprobar si corre el riesgo de poner en peligro el anonimato de sus fuentes de información. En la edición final, ¿ha usted dejado pistas que inadvertidamente podrían identificar a la persona? Detalles como carrera, edad y lugar sirven como piezas del rompecabezas, y puedan permitir la identificación de la víctima. Esconda  la cara y la ropa de la víctima en las fotografías y en la filmación.

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.