Tras el informe Leveson, la ética periodística toma un carácter crucial
1 de Abril de 2013

Tras el informe Leveson, la ética periodística toma un carácter crucial

Phil Hardind cree que sus hallazgos sacan a la luz profundas preguntas sobre cómo la ética periodística es enseñada y las implicaciones que deben enfrentarse en las grandes organizaciones de medios.
Red Ética

Traducimos aquí un capítulo del libro “After Leveson?, the future for british journalism”. El extracto fue escrito por Phil Harding, ex director de política editorial en la BBC, publicado en el blog de Roy Greenslade en el portal del diario londinense The Guardian. Antes de la publicación del Informe Leveson, Harding condujo una investigación por encargo del Concejo Nacional Para el Entrenamiento de Periodistas (NCTJ, por sus siglas en inglés).

Él cree que sus hallazgos, vistos en el contexto del mismo reporte, sacan a la luz profundas preguntas sobre cómo la ética periodística es enseñada y las implicaciones que deben enfrentarse en las grandes organizaciones de medios.

Portada del libro "After Leveson?"

Portada del libro “After Leveson?”

Casi todas las personas que he entrevistado para mi encuesta, la cual incluyó editores senior y ejecutivos de casi todos los principales medios impresos y de radiodifusión británicos, se sintieron avergonzados por los acontecimientos recientes.

Ellos pensaban que las revelaciones habían tocado su propia integridad y la de su profesión. La mayoría estuvo de acuerdo en cuanto a que se necesitaban cambios y que los dilemas éticos en el periodismo merecían una mayor prioridad.

Unos pocos temían que un debate sobre la ética condujera a una supresión del buen periodismo y que las historias importantes terminaran archivadas.

Principalmente, había un acuerdo respecto a que la ética importa, e importa un montón. Había también gran comprensión sobre la relación entre el lector y el periodista, y una afilada perspectiva sobre las consecuencias comerciales que tendría el quebrantamiento de esa relación confianza.

Es necesaria formación para periodistas senior

En cuanto a la oferta actual de formación ética en el periodismo, hay dos etapas. La primera es la formación para aquellos que ingresan al periodismo. El comienzo de la carrera de cualquier persona es un momento importante para moldear su forma de pensar.

La segunda es la que puede serle de utilidad a periodistas que se encuentran en la mitad y la cima de sus carreras. Se trata de personas que juegan un rol crucial en el liderazgo editorial, donde se presenta un gran vacío.

En los periódicos, son personas que les dan tareas a los reporteros; en los medios de radiodifusión, son los responsables de lo que sale al aire. Sin embargo, por lo general no han recibido casi ninguna capacitación desde que se unieron a la organización donde trabajan. Se espera que ellos ya hayan adquirido por ósmosis el liderazgo, las habilidades editoriales y de administración que necesitan para ejercer sus cambiantes roles.

Aunque actualmente se enseña mucho sobre regulación en los medios, se enseña menos sobre ética. Las palabras ética y regulación frecuentemente se usan de forma alterna, pero es importante comprender la diferencia. La ética es mucho más amplia y profunda que la regulación.

La regulación es lo que se puede y no se puede hacer; la ética es lo que se debe hacer. Puede haber toda una serie de historias sobre circunstancias periodísticas donde las consideraciones éticas no son cubiertas por la regulación. Los buenos periodistas no solo necesitan saber qué está bien y qué está mal, sino comprender por qué. Es posible saberse de memoria los códigos regulatorios, sin entender bien las razones tras ellos.

Hay un mundo de diferencias entre enseñar el código de buenas prácticas del defensor del lector – como el que actualmente administra la Comisión de Quejas a la Prensa (PCC) – y analizar cuál es su espíritu.

Enseñar regulación es diferente a enseñar ética

Es importante que tanto el código de los editores (o cualquier otra cosa que lo reemplace) y el código de Ofcom (el órgano regulador de la prensa británica) sean vistos como parte integral de la formación periodística. Los novatos en la profesión deben conocerlos.

Pero enseñar regulación sin enseñar ética es como predicar los 10 mandamientos sin entender nada sobre religión.

Qué tanta importancia se le da a la formación ética, más allá de los códigos regulatorios, es un asunto que debe ser tomado con seriedad. La mayoría de programas universitarios no dan la impresión de darle a la ética un lugar crucial como parte de la educación de nuevos periodistas.

Hay una sección de ética periodística en la mayoría de programas de estudio. El tiempo es claramente un gran factor para muchos proveedores de educación. Todos estamos de acuerdo con la importancia de la ética, pero a muchos les preocupa cómo van a buscarle un espacio en sus ya congestionados horarios.

Todos estuvieron también de acuerdos con que la enseñanza de ética periodística necesita ser aterrizada a la vida real, empleando casos prácticos de estudio. Un ejemplo de cómo puede ser hecho esto se puede encontrar en los actuales módulos de periodismo y sociedad, y la relación entre ambos.

Elevar el perfil de la formación ética fue una de las recomendaciones del reporte que le entregué a la NCTJ. En noviembre de 2012, la organización anunció que un nuevo módulo de ética iba a ser incluido en su programa de periodismo.

El nuevo módulo, llamado “ética periodística práctica”, tendrá un examen escrito de una hora en el que los estudiantes serán calificados por qué tan bien identifican los problemas y no por lo bien o mal escritas que estén sus respuestas. Al mismo tiempo, el módulo de legislación de los medios será revisado para incluir un mayor énfasis en la regulación.

Editores necesitan una “reeducación” para cambiar cultura de las redacciones

Cuando le pregunté a ejecutivos senior sobre la capacitación a periodistas veteranos, sus respuestas fueron muy dicientes:

“El vacío (en ética) está realmente en los editores en jefe”… “Si va a haber un cambio en la cultura del periodismo en este país, entonces se debe empezar por reeducar a los editores”… “El periodismo debe ser una de las únicas profesiones donde se espera que la única capacitación que hagas sea al principio de tu carrera. Luego de eso, solo se espera que aprendas sobre la marcha”.

Estas respuestas muestran por qué ahora creo que la capacitación de periodistas experimentados es crucial. Estos son periodistas que frecuentemente deben tomar las decisiones éticas más sensibles. Ellos realizan consejos editoriales; vigilan y aprueban los borradores finales; y son las personas consultadas por colegas jóvenes cuando tienen dilemas.

Pero la mayoría han recibido poca o escasa capacitación desde que empezaron a ejercer el periodismo. La mayoría nunca han recibido entrenamiento para el trabajo administrativo que ahora desempeñan.

En años recientes, la PCC ha asumido un rol cada vez más importante en cuanto a la formación ética de periodistas, aunque no fue el papel para el que fue originalmente diseñada, o fundada.

La PCC ha enviado voceros a distintas universidades para introducir a los estudiantes en lo esencial del código de los editores.

A nivel de altos mandos, la PCC ha llevado a cabo seminarios para actualizar a organizaciones de noticias en cuanto a sus más recientes casos. Estas charlas a menudo han tenido lugar en salas de redacción, donde cualquier integrante del personal puede participar por espacio de hora y media.

Cuando la PCC estuvo en su máximo desarrollo, llegaron a alcanzar a 100 periódicos cada año, a pesar de que esta actividad ha decaído debido a la incertidumbre respecto al futuro de la regulación.

Si llega a haber algún programa de capacitación en el futuro para editores en jefe y ejecutivos, el ente sucesor de la PCC debería jugar un papel crucial aquí.

Casi todas las profesiones ahora requieren que sus egresados lleven a cabo cursos de actualización laboral, para asegurar que estén al día con los nuevos desarrollos. Los abogados lo hacen, también los médicos. Incluso los plomeros deben ser reentrenados para aprender cómo funcionan los últimos modelos de calderas y tuberías.

Aparte de los seminarios de la PCC, ha habido poca oferta de capacitación para periodistas senior en la mayoría de salas de redacción. Todos argumentan estar demasiado ocupados como para comprometerse en un debate sobre los dilemas éticos.

Por qué los periodistas deben entrenar a los periodistas

Estamos hablando de un gran vacío. La mayoría de personas que entrevisté pensaban que debía hacerse algo al respecto. Las opiniones varían sobre qué y cómo hacerlo.

Hay al menos dos excepciones a la falta de formación en editores. Cuando empezaron los escándalos por interceptaciones telefónicas, dos grupos de medios lanzaron sus propias iniciativas. Uno de ellos comenzó seminarios el año pasado para sus editores; el otro está por lanzar una serie de talleres para sus periodistas más experimentados.

Estos cursos están siendo dictados por periodistas veteranos o ex periodistas. Varios de los asistentes han resaltado la credibilidad que le da  a un mensaje así el que sea expresado por periodistas activos.

Parece existir una necesidad substancial para que haya un programa de formación continua para periodistas. Esta no es una responsabilidad que pueda quedar en manos del departamento jurídico o de recursos humanos de la empresa.

La formación ética efectiva, creíble y buena debe contar con un perfil periodístico. Es importante que la ética sea vista como algo que le pertenece y preocupa a los periodistas.

La ética podría ser parte de un paquete de formación más grande para periodistas que se encuentran en la mitad de su carrera, y que podría incluir módulos de actualización legislativa, tecnológica, así como sobre liderazgo, administración y regulación.

No será fácil. Será un nuevo territorio para el periodismo. Muchas personas recalcaron que la iniciativa debería venir desde arriba. Si los directivos de las organizaciones de medios y los editores en jefe no toman en serio estos problemas, nadie más lo hará.

Si el periodismo quiere mantener su credibilidad y la confianza del público, es esencial que se tome la ética seriamente.

* El libro After Leveson? El futuro para el periodismo británico, editado por John Mair, es publicado por la editorial Abramis. Está disponible por un precio especial de 15 libras escribiendo a richard@arismapublishing.co.uk

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.