Los 4 principios periodísticos de Malcom Gladwell para evitar el conflicto de intereses
1 de Octubre de 2013

Los 4 principios periodísticos de Malcom Gladwell para evitar el conflicto de intereses

La doble militancia como periodista y orador le ha planteado a Gladwell varios dilemas éticos, que él mismo ha tratado de desentramar en un artículo publicado en su página web.
Malcom Gladwell // Fotografía extraída de Genratec
Red Ética FNPI

Además de ser un reconocido periodista de la revista The New Yorker, el escritor canadiense Malcom Gladwell es un solicitado conferencista internacional que cobra miles de dólares por cada una de sus charlas en universidades y grandes corporaciones sobre cómo ser una persona exitosa.

Esta doble militancia como periodista y orador le ha planteado a Gladwell varios dilemas éticos, que él mismo ha tratado de desentramar en un artículo publicado en su página web donde expone los cuatro principios que le han servido para resolver aquellos momentos en que sus dos carreras chocan.

“Es por mi trabajo en el New Yorker que fui contratado para escribir mis libros. Es por mis libros que me han invitado a dar charlas, y es en parte por mis conferencias y libros que algunas personas me han buscado en las páginas del New Yorker. Pero reconozco que existe la posibilidad de que estos dos roles entren en conflicto”, dice Gladwell.

Resumimos sus cuatro principios a continuación:

1.       Una conferencia debe ser solo una conferencia: La posibilidad de que haya problemas es mucho mayor cuando un escritor se sale de su papel de simplemente dar un discurso, para pasar a ser un consultor o consejero, lo cual genera un vínculo financiero con una empresa u organización específica. En una ocasión, Gladwell aceptó ser consultor de marketing para una firma, pero renunció poco tiempo después al darse cuenta de las implicaciones de ese compromiso.

2.       Pluralidad y eclecticismo: “Cualquier conferencia que doy debe ser ecléctica”, dice Gladwell poniendo como ejemplo a los doctores que hacen investigación sobre nuevos medicamentos y suelen tener lazos financieros con los laboratorios farmacéuticos. Es por eso que sus conferencias no van dirigidas siempre a una audiencia específica, pues terminaría siendo más susceptible a ser manipulado por los intereses de un grupo de profesionales con los que ha creado una relación.

3.       Transparencia con mis editores: “Mis jefes deben estar totalmente enterados del enfoque que le estoy dando a mis conferencias, y ser alertados en casos donde haya coincidencias entre los temas que abordo y los grupos a los que me dirijo”, afirma. Aunque Gladwell tiene total libertad para elegir los temas sobre los que quiere escribir en The New Yorker, procura tener una comunicación fluida con sus editores para evitar suspicacias.

4.       Transparencia con mis lectores: “Lo más importante es que quienes leen mis libros o artículos sepan que tengo una obligación con ellos. El periodismo no es como el mundo de los negocios, donde la mecánica de las decisiones y procedimientos ocurre a puerta cerrada”. El periodismo, afirma Gladwell, se parece más a la ciencia, donde los frutos y desarrollos de toda investigación son puestos a la vista de todos, para que puedan ser analizados, criticados y escrutados por toda la comunidad académica. “De la misma manera, en el periodismo, si un lector detecta que mis artículos carecen de objetividad o están escritos para favorecer algún interés particular, tienen la libertad y responsabilidad de llamarme a rendir cuentas”, concluye.

Gladwell es autor de best sellers como “The Tipping Point” (La clave del éxito), “Blink” (Inteligencia intuitiva: ¿por qué sabemos la verdad en dos segundos?), y “Outliers” (Fueras de serie: Por qué unas personas tienen éxito y otras no). Trabajó también en la década de los 80 en The Washington Post como redactor de las secciones de negocios y ciencia. Se vinculó a The New Yorker desde 1996 y fue elegido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo para el año 2005. Su más reciente libro publicado este año se titula “David and Goliath. Underdogs, Misfits, and the Art of Battling Giants”.

 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.