En la BBC hay demasiados jefes y pocos periodistas, dicen críticos
25 de Febrero de 2013

En la BBC hay demasiados jefes y pocos periodistas, dicen críticos

El escándalo tuvo como consecuencia un remezón en la cúpula de la BBC, que en 2012 renovó gran parte de su junta directiva.
Red Ética

En un informe de 3.000 páginas publicado el viernes donde se revelan miles de correos electrónicos y entrevistas, queda claro que hay serias críticas respecto al tamaño de la burocracia de la British Broadcasting Corporation (BBC).

Los documentos revelados hacen parte de la investigación comenzada a raíz del escándalo sexual protagonizado por el fallecido presentador de la BBC Jimmy Savile, a quien se le acusa de haber abusado sexualmente de centenares de personas, entre ellos menores de edad.

El escándalo tuvo como consecuencia un remezón en la cúpula de la BBC, que en 2012 renovó gran parte de su junta directiva.

“Estos documentos hacen parte de un panorama muy triste”, declaró al Huffington Post Chris Patten, director del Fondo de la BBC, uno de los más fuertes críticos de la organización financiada con impuestos a los televidentes y radioescuchas.

Patten, quien trabajó como el último gobernador británico en Hong Kong, añadió que mientras la BBC estuvo dirigida por Mark Thompson, tuvo “más directores ejecutivos que la agencia estatal de noticias de la China”, aclarando que fueron más de 24 burócratas que “nunca se reunieron entre ellos”.

El presentador Jeremy Paxman, conocido por criticar constantemente a la clase política británica, también hizo declaraciones al respecto. Dijo que recientemente la BBC ha contratado a muchas personas que “son claramente poco creativas”, y expresó su descontento por la forma en que la BBC ignoró durante mucho tiempo la investigación sobre los abusos sexuales de Savile.

Los recientes escándalos en la prensa británica han tenido como consecuencia la publicación del Informe Leveson, un documento con recomendaciones para que los medios de comunicación del país tengan un comportamiento más ético.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.