En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, periodista propone cortar internet para acabar con las protestas sociales en Colombia
3 de Mayo de 2021

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, periodista propone cortar internet para acabar con las protestas sociales en Colombia

Lo hizo Paola Ochoa, panelista del programa de noticias Mañanas Blu, de Blu Radio. 
Fotografía: saeedkebriya en Pixabay. Usada bajo licencia Creative Commons.
Hernán Restrepo

En el Índice de Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras, Colombia ocupa para 2021 el lugar 138 entre los 180 países analizados. En la región, solamente supera a México, Venezuela y Honduras. Sorprende entonces que haya sido una periodista quien propusiera cortar internet para detener las protestas sociales que han convulsionado al país, y que lo hiciera justo en el Día Mundial de la Liberta de Prensa. 

Colombia vive intensas jornadas de protesta desde hace dos semanas, debido al descontento que generó la propuesta de reforma tributaria que presentó ante el Congreso y luego retiró el Gobierno Nacional. A esto se sumaron las tradicionales marchas del Día del Trabajo el 1º de mayo, y luego bloqueos en las principales vías por parte de los transportadores inconformes con la falta de regulación de las plataformas tecnológicas como Uber. 

Los enfrentamientos entre los manifestantes y las autoridades han dejado un número de al menos 19 de civiles muertos y 800 heridos, además de un policía fallecido. Otra consecuencia de este torbellino social fue la renuncia del Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, tras el naufragio del proyecto con el que pretendía recaudar el equivalente a $6,302 millones de dólares, y que incluía gravar con un impuesto del 19% a los servicios públicos, entre otras cuestionadas medidas.

En estas circunstancias se conmemoró en el país el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que como cada 3 de mayo desde 1993 recuerda que en la capital de Namibia se adoptó la histórica Declaración de Windhoek para el Desarrollo de una Prensa Libre, Independiente y Pluralista, durante una conferencia de la Unesco celebrada el 3 de mayo de 1991. 

En este contexto, el nombre de la periodista Paola Ochoa se convirtió en tendencia nacional en Twitter por una opinión que dio a través del programa Mañanas Blu de la estación Blu Radio, donde trabaja como panelista. Citando un artículo publicado por el diario español El País hace un año, en el cual se alertaba por el incremento de casos de países que acudían a la estrategia de cortar internet para enfriar manifestaciones sociales, Ochoa se preguntó si sería válido hacer lo mismo en Colombia. 

“Esto todo se viene inflamando a través de redes sociales. Las convocatorias a hacer vandalismo, a romper vidrios… Pensando en eventuales propuestas, estoy mirando un artículo del diario El País titulado ‘Apagar internet para frenar las protestas: un fenómeno cada vez más frecuente’”, dijo Ochoa añadiendo que “es una de las cosas que el Gobierno tiene que entrar a analizar. Yo lo que sé es que no podemos seguir con estos niveles de vandalismo”.  

Ante el desconcierto que la propuesta de Ochoa causó entre sus compañeros de la mesa de trabajo, el director del programa Nestor Morales, la invitó a mirar que aquellos países como Rusia, Túnez y Egipto que han cortado internet para frenar las manifestaciones sociales tienen algo en común: no son democracias. 

El artículo que cita Ochoa fue efectivamente publicado por el diario español El País a comienzos del año 2020, pero está lejos de señalar que la censura es un mecanismo válido para detener las manifestaciones civiles en sociedades democráticas. Por el contrario, señala con preocupación que para ese entonces, un informe de la organización Access Now concluía que los Gobiernos bloquearon la red casi 200 veces en 2018, frente a las 75 de dos años antes.

Reacciones

No es la primera vez que Ochoa es tendencia en redes sociales este año. Ya había sucedido a comienzos de 2021, cuando se hablaba de la llegada de las primeras vacunas contra el coronavirus a Colombia. En su columna de opinión en el diario El Tiempo, el de mayor circulación en el país, propuso vacunar primero a la población más joven, dejando para después a los más viejos, que son los más vulnerables al virus. 

La propuesta de Ochoa de cortar internet para reducir los hechos de violencia que han acompañado las manifestaciones sociales provocó reacciones entre sus colegas. “Uno puede ser de derecha, de izquierda, católico, ateo, musulmán, provida, proderechos, lo que sea, pero un periodista que proponga censura no es periodista”, dijo Alejandro Pino Calad, director de Publimetro Colombia. 

Por su parte, el periodista Pascual Gaviria recordó uno de los más emblemáticos casos de censura en la historia de Colombia, cuando mientras la guerrilla del M-19 se tomaba el Palacio de Justicia en 1985, la entonces Ministra de Comunicaciones Noemí Sanín ordenó transmitir por televisión nacional un partido de fútbol. “Si Paola Ochoa hubiera sido ministra de comunicaciones durante la toma del Palacio de Justicia, ni siquiera habría transmitido Millonarios Vs Unión Magdalena”. 

El malestar que causan propuestas como la de Ochoa se suma al causado por Noticias RCN, que durante el fin de semana informó falsamente que en la ciudad de Cali se habían producido celebraciones entre los manifestantes al conocerse que el presidente del país, Iván Duque, planeaba retirar el proyecto de reforma tributaria. Esta noticia fue desmentida por Colombiacheck, el principal medio digital dedicado a la verificación de datos en el país. 

En medio de esta situación, han sido varias las preguntas que a nuestra cuenta de Twitter han llegado, relativas a los dilemas éticos que representa el informar en tiempos de conflicto social. Nuestra respuesta ha sido recordar la respuesta conjunta que ofrecieron Javier Darío Restrepo, Mónica González y Gumersindo Lafuente a través de nuestro Consultorio Ético. En ella explican cómo evitar el sesgo al informar cuando se cubren conflictos sociales sabiendo que las demandas tienen sustento y son justas, pero las formas de protestar, bloqueo de vías y otras formas, son consideradas delitos. 

“La receta es la de siempre. Informar con rigor de todo lo que suceda. De las condiciones laborales, de las demandas de los trabajadores y también de los incidentes que se produzcan durante las protestas. En conflictos complejos, como las condiciones de trabajo en el sector minero, lo mejor es investigar con tiempo para poder informar en detalle sin estar sometido a la presión de los incidentes”, recomendó Lafuente en ese entonces. 

A su turno, Javier Darío Restrepo enfatizó que en cualquier caso el periodista no está de un lado o de otro cuando se trata de diferencias políticas, religiosas, económicas o deportivas; siempre está del lado de ese receptor que necesita entender y acercarse al hecho real. “Cuando el periodista se abstiene de sustituir al receptor, cuando evalúa una situación o personaje y solo da la información suficiente para que el receptor, por su cuenta y riesgo juzgue y califique, da una muestra de respeto a lectores, oyentes o televidentes”, aconsejaba el maestro.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.