Bromas que matan: confirman que enfermera engañada por radio australiana se ahorcó
1 de Mayo de 2012

Bromas que matan: confirman que enfermera engañada por radio australiana se ahorcó

De acuerdo a las normas vigentes en Australia, la víctima de una broma telefónica debe dar su consentimiento antes de su difusión en un medio de comunicación.
Red Ética

La enfermera encontrada muerta tres días después de haber sido engañada por dos locutores de una emisora australiana que se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos para obtener información sobre los motivos de hospitalización de Catalina, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, se ahorcó de acuerdo al primer informe policial divulgado hoy en Londres.

Jacintha Saldanha fue la enfermera que contestó el martes de la semana pasada en el hospital King Edward VII la llamada de los dos locutores de la radio australiana 2Day FM pidiendo información sobre el estado de salud de Catalina, internada por una complicación relacionada con su reciente embarazo, y se la transfirió a una compañera que atendía a la paciente y les dio un parte detallado.

La mujer de origen indio de 46 años de edad, casada y con dos hijos, fue hallada colgada en su habitación por una compañera y un guardia de seguridad el pasado 7 de diciembre.

 

La policía encontró dos cartas escritas en la habitación y otra más entre sus pertenencias, aunque hasta el momento no se ha hecho público su contenido.

 

Los detectives también están examinando sus últimas llamadas telefónicas y sus correos electrónicos en busca de pistas sobre su muerte.

Al parecer, Saldanha no le dijo a su familia que se había dejado engañar por la falsa llamada de la reina, caso que fue noticia y motivo de burla a través de redes sociales durante varios días.

Sanciones

La utoridad Australiana de las Comunicaciones y Medios de Comunicación (ACMA por sus siglas en inglés) inició esta semana una investigación sobre la broma telefónica de 2Day FM, propiedad del grupo Southern Cross Austereo, que podría acarrearle una multa o incluso la pérdida de la licencia.

Los locutores Mel Greig y Michael Christian han sido el centro de la ola de indignación mundial provocada por la muerte de la enfermera.

De acuerdo a las normas vigentes en Australia, la víctima de una broma telefónica debe dar su consentimiento antes de su difusión en un medio de comunicación.

Max Moore-Wilton, el director del grupo radial australiano dijo que la emisora había tratado de comunicarse cinco veces con el hospital para contarles sobre la grabación antes de emitirla. Pero la dirección centro médico afirma que no mantuvo ningún contacto con la emisora entre la llamada falsa y su difusión.

La radio australiana 2Day FM anunció el martes que iba a ofrecer sus ingresos publicitarios entre ahora y fin de año, estimados en alrededor de medio millón de dólares estadounidenses a la familia de Saldanha.

Tras conocerse la muerte de la enfermera, el hospital afirmó que no la sancionó, mientras que portavoces de la familia real británica señalaron que no habían presentado ninguna queja al centro médico.

Los dos locutores, por su parte, se declararon esta semana “destrozados” por este “dramático giro de los acontecimientos que nadie podía prever”, y pidieron públicamente perdón a la familia en una emotiva entrevista.

 

“Desgraciadamente recuerdo muy bien ese momento, ya que no dejo de pensar en ello desde que ocurrió”, dijo Mel Greig en la televisión añadiendo “y recuerdo que mi primera pregunta fue: ¿es madre de familia?”.

Christian también dijo estar muy mal. “Hecho polvo, acongojado y obviamente con profunda compasión por su familia y amigos”, dijo agregando que se había intentado realizar “tan solo una simple, inofensiva y divertida llamada”.

“Se hacen llamadas en broma todos los días (…). Nadie podía imaginar que iba a pasar algo así”, sostuvo.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.