Videos virales contra noticias
10 de Enero de 2017

Videos virales contra noticias

¿Cuál es el interés público de la información en cuestión?
A los quince años de Rubi asistieron unas 10.000 personas gracias al video de invitación que se viralizó
Francisco Sandoval

¿Un video que se convierte en viral con un hombre que grita “wuuuuuuu” o una familia que lanza una invitación masiva para los quince años de su hija son información que debe ser tratada como noticia?

Lo pregunto porque durante el pasado mes de diciembre una gran parte de los medios mexicanos, tanto electrónicos, digitales e impresos, dedicaron espacios importantes en sus agendas para difundir y dar seguimiento a esos dos videos.

En ambos casos los hechos fueron alternados con noticias del día como si se tratara de información general, lo que me lleva a otras dos preguntas: ¿fue correcto el tratamiento editorial que hicieron estos medios?  y ¿qué hacer cómo editor o periodista ante videos virales?

El periodista Javier Darío Restrepo en el Consultorio Ético de la FNPI tiene una respuesta que encaja muy bien a la primera pregunta: un video viral no significa que sea noticia.

Lo anterior aun cuando para muchos medios o periodistas pudiera resultar atractivo presentar este tipo de hechos como noticias, más cuando se trata de obtener clicks o nuevas visitas.

Ante esto Restrepo recomienda tener claras las posibles afectaciones que pudieran tener este tipo de videos al bien público, “para bien o para mal”, por lo que una vez identificadas incluirlas en la agenda editorial del medio.

Una posible solución para saber si un video viral pudiera resultar noticioso es preguntarnos en todo momento: ¿Cuál es el interés público de la información en cuestión?

De existir una o más respuestas no quedará duda en retomar el hecho, contextualizarlo y difundirlo; de lo contrario hay que ser transparente con el lector y no presentarlo -de preferencia- en la misma sección de las noticias generales.

Una alternativa y una posible respuesta a las preguntas dos y tres, podría ser publicar el hecho viral en una sección o espacio diferente a las noticias generales y etiquetarlo en redes sociales como una nota divertida.

Otra opción es dejar pasar los hechos y no publicar nada.

Cualquier decisión que se tome deberá pasar por un filtro editorial donde se tenga claro el bien común de la información o en su defecto su carácter de divertida.

– –

Más entradas en el blog de Francisco Sandoval

– –

Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.