Una acción ciudadana
17 de Febrero de 2017

Una acción ciudadana

La máxima autoridad de un país puede recurrir a la justicia, pero la querella lleva sus nombres y apellidos, y su cargo también, por lo cual no es “cualquier ciudadana” ni lo será nunca.
Fotografía: quepasa.cl
Lyuba Yez

Hace exactos dos años, la revista chilena Qué Pasa publicó un reportaje titulado “Un negocio Caval“, que se refería a un millonario negocio que involucraba a la nuera de la presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, y a su marido -antes socio de la empresa-, Sebastián Dávalos Bachelet, quien entonces ocupaba un cargo en el Gobierno y que, a días de dada a conocer esta información, debió renunciar.

La historia a partir de ahí es larga y ruidosa ante la posibilidad que hubiera conflicto de interés y sobre todo, que la Presidenta Bachelet hubiera estado enterada de la compra de terrenos por parte de Caval y hubiera intervenido en un millonario crédito que un banco le otorgó a Compagnon a una velocidad nunca antes vista en el mundo empresarial.

Si bien nada se ha resuelto hoy respecto del caso y la investigación sigue, la popularidad de la mandataria chilena cayó a lo más profundo, sin poder todavía recuperarse del golpe de esta información.

Lo anterior fue, para muchos, la razón que motivó a la presidenta Michelle Bachelet a querellarse por injurias graves con publicidad contra el mismo medio en junio de 2016, debido a una publicación en el sitio web de la revista que la vinculaba directamente con la entrega del crédito bancario y con un supuesto beneficio que ella recibiría del negocio cuando se concretara.

Ese mismo día, la Qué Pasa pidió disculpas a través de su sitio web por una publicación que, según explicaron, no cumplía con los estándares editoriales, aunque -y esto motivó la querella- al día siguiente la versión impresa de la revista publicó lo mismo que había sacado de la web.

La Presidenta Bachelet aseguró que se querellaba como ciudadana y no como presidenta, aunque lo cierto es que es difícil en este caso separar a la persona de la investidura que ostenta. Por lo mismo, su acción despertó las alertas respecto de la libertad de expresión, de prensa y también el temor a caer en censuras y limitaciones futuras como hemos visto en países vecinos.

El temor se debió principalmente a que la historia chilena reciente – pese a las críticas y publicaciones que no acomodan a la autoridad- ningún presidente había interpuesto una acción judicial contra un medio de comunicación en democracia.

La sanción

Hay que ser justos con el resto de la historia y decir que, dada una resolución del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación en Chile contra revista Qué Pasa, Michelle Bachelet desistió de la acción penal.

¿Qué fue lo que hizo este organismo de autorregulación? Amonestó a la revista al considerar que no había actuado éticamente bien. No hubo multa, sólo una resolución, y la presidenta quedó tranquila. Para muchos, una reacción blanda de la mandataria que le significó incluso pagar los costes a los abogados de los periodistas cuestionados.

Es inevitable que exista una tensión entre los medios de comunicación y el gobierno, es más, el día a día obliga a relacionarse con distancia y respeto por el bien de ambas partes, sin embargo, acciones como ésta pueden entramparnos.

La máxima autoridad de un país puede recurrir a la justicia, pero la querella lleva sus nombres y apellidos, y su cargo también, por lo cual no es “cualquier ciudadana” ni lo será nunca.

Su acción penal tiene una repercusión mayor que la de otro y por supuesto, genera incertidumbre en el escenario periodístico local. Es una alerta para los medios y también para la libertad de prensa, y también un llamado de atención a la forma en que hacemos nuestro trabajo.

Lo que hizo la Presidenta Bachelet es un precedente y es cierto, la máxima autoridad del país puede reaccionar a una publicación imprecisa o que daña su honra si así lo estima, pero nunca está de más recalcar que si hacemos bien nuestro trabajo nunca debemos tener miedo de fiscalizar a la autoridad.

— —

* Lyuba Yez es periodista de la Universidad Católica de Chile y se ha especializado en el estudio de la ética aplicada a las comunicaciones y en la investigación de cobertura de tragedias. Actualmente es docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica y de la Escuelas de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado.

— —

Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.