“No matarás al reportero”
18 de Diciembre de 2018

“No matarás al reportero”

A raíz de un caso de la vida real, Ginna Morelo, ganadora del Premio Gabo 2018 en la categoría Cobertura, propone 10 mandamientos del periodista.
Fotografía: Falco en Pixabay. Usada bajo licencia Creative Commons.
Ginna Morelo

Un mandamiento deberíamos comenzar a promover con mayor fuerza en los medios grandes, chiquitos, tradicionales, emergentes, comunitarios, alternativos y todos los que se asuman que hacen periodismo y solo periodismo: “No matarás al reportero”.

La siguiente historia sucedió hace un par de años. A una reportera le propusieron ascender a un cargo en construcción. Había que arrancarlo de cero y las funciones se movían en los mares turbulentos en los que se mezclan creatividad y métricas de consumo. Ella preguntó si en aras de la creatividad se podía conservar la práctica eventual de lo que es oxígeno necesario para cualquier alma periodística: la reportería. La respuesta corporativa: “No”. El argumento: “Tienes que evolucionar”.

¿Se debe entender por evolución sacrificar al buen reportero por el editor, al periodista de investigación por el gerente, al caminante por el coordinador de la sala, al sabueso por el editor de audiencias?

La periodista tuvo la respuesta, se ancló en el pasado del oficio que anda, investiga y cuenta y se quedó quieta en primera base haciendo lo que sabe: reportear.  En adelante, cada vez que pedía apoyo para no naufragar en las aguas profundas de la investigación de conflictos sociales y el desarrollo de los proyectos periodísticos de largo aliento, le daban una palmadita en la espalda. Y cada vez que aspiraba a mejorar su salario, le recordaban que el boleto directo para lograrlo ya lo había comprado otro. “No has querido matar a la reportera”, le insistían.

Conocida la historia, me propuse pensar creativamente y enunciar los que creo son los 10 mandamientos del periodista, más como un delicioso ejercicio de recordación de lo que no deberíamos perder de vista nunca:

1.     Amarás la verdad por sobre todas las cosas

2.     No jurarás su santo nombre en vano

3.     Santificarás los géneros

4.     Honrarás la ética

5.     No matarás al reportero

6.     No cometerás actos en contra del periodismo

7.     No robarás las ideas de tus colegas

8.     No dirás falsos testimonios ni mentirás

9.     No consentirás los pensamientos impuros de las fuentes

10.  No codiciarás las filtraciones como investigación

Cada uno promueve en esencia lo mismo, volver al origen. Gay Talese, Ryzard Kapuscinski y Oriana Fallacci evolucionaron, lo hicieron para profundizar sus historias perfeccionando la reportería y andando con los otros tanto o más de lo necesario. Muestra de ellos son sus libros El silencio del héroe, Ébano y Entrevista con la historia, solo por mencionar algunos grandes.

La fidelidad de las audiencias a un medio de comunicación hoy en día se alcanza por el contenido periodístico y de servicio que sea capaz de producir. Mientras el afán por probar más y nuevas tecnologías superen la reportería, estaremos condenando al medio a ser recordado por los fuegos artificiales que produzca, pero no por la verdad contada para la historia.

La sofisticación de la técnica no puede estar por encima de la reportería, a mi juicio. Por supuesto que el mundo de los medios exige profesionales para las distintas áreas, pero piensa en esto querido reportero: cada vez que los cantos de sirenas te digan que la única forma de subir salarialmente es acercándote a la gerencia dejando de lado la reportería, la investigación, te recomiendo que recuerdes por qué te hiciste en este oficio contra todo pronóstico y malos augurios. La sociedad sí consume periodismo, pero requiere de muchos más reporteros avezados, insistentes, dispuestos a escuchar, con capacidad de asombro inacabada, con la destreza para hacer buenas preguntas, juntar los hechos, hallar patrones y elaborar historias de calidad.

En este punto algunos me dirán que la gente cada día consume menos historias periodísticas. Seguro lo harán los colegas expertos en métrica, esa que lleva el reporte de lo que logran los algoritmos predeterminados que inyectan dopamina para alienar a las masas, esa que suma los clics que incluso resultan de pagar publicidad en las redes sociales para promover las notas. Yo sigo creyendo en la reportería como elemento diferenciador, potenciada por el pensamiento crítico de un periodista y no de una máquina. Seguiré apostándole a volver al origen, al reportaje como la ruta de la verdad. Promoviendo los mandamientos periodísticos así el mundo de los medios se empecine en tener en las salas de redacción más generadores de clics que reporteros.

Amigos lectores, juramento a favor de “No matarás al reportero” ¿Por cuáles mandamientos te la jugarías?

 ***

Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.