A la hora de invertir: Drone o capacitación
4 de Marzo de 2015

A la hora de invertir: Drone o capacitación

Una redacción ‘moderna’ quiere un drone y pasa por encima de ‘otros gastos’.
Fotografía: Lima Pix en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons
Esther Vargas

Los que me conocen bien saben que me resultaría imposible resistirme a un drone, pero esas mismas personas saben también que mi pasión geek tiene ciertos límites que muchas veces en las salas de redacción los que toman decisiones no tienen.

Una redacción ‘moderna’ quiere un drone y pasa por encima de ‘otros gastos’. Lo peor de todo es que el rubro de ‘otros gastos’ muchas veces incluye la capacitación de periodistas en temas importantes como política internacional, un asunto que poco importa y del cual se escribe y se reporta al mínimo porque los reporteros no están muy listos para ello, salvo ciertas excepciones.

Si miramos los noticieros de nuestros países vemos que aparte de la bien entonada lectura de cables, los reporteros no aportan nada nuevo (y eso termina siendo bueno, ya que es mejor el silencio a que lo arruinen todo) porque no saben qué decir.

Me contaban que en una redacción de América Latina se tuvo que decidir entre los drones y la capacitación de los reporteros en temas de género. Ya saben lo que pasó. Ganaron los drones. No tengo nada contra los drones. Confieso que quiero uno, pero los que manejan medios tienen que entender de una vez que la tecnología no sirve si va sola. Se necesita de periodistas bien entrenados, correctamente formados, listos para grandes coberturas, preparados para informar correctamente y sin prejuicios, dispuestos a aportar en la construcción de una sociedad más igualitaria.

Y finalmente me preguntaba hace un tiempo si acaso no era necesario capacitar a los periodistas en el uso del bendito drone para decir ante cámaras cosas razonables y no bobadas. En el reciente proceso electoral en Perú, los canales de TV se afanaron en usar drones y salvo uno que otro caso rescatable, lo que decía el reportero o conductor era desde ‘saluda al drone’ a ‘el drone está pasando’.

Es un gran momento para amar la tecnología y abrazarla, pero también es un buen momento para rescatar lo mejor del oficio. No olvidemos que el rigor empieza por saber verificar la información y no por apretar un botón.

– –

Más entradas en el blog de Esther Vargas

Síguela en Twitter —–>>> @EstherVargasC

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.