El mecenazgo como tabla de salvación para el buen periodismo
27 de Marzo de 2018

El mecenazgo como tabla de salvación para el buen periodismo

El periodismo vive un Renacimiento en la Era Digital, pero necesita sólidas fuentes de financiamiento para sobrevivir.
Las grandes obras de Miguel Ángel, como la bóveda de la Capilla Sixtina, no habrían sido posibles sin el apoyo de mecenas.
Hernán Restrepo

La propuesta se la escuché por primera vez hace ya casi una década a Jorge Volpi. El escritor mexicano fue uno de los invitados en 2009 al que entonces se llamaba Premio Cemex-FNPI de periodismo y se entregaba en la ciudad de Monterrey.

Durante uno de los conversatorios, Volpi lanzó esta frase: “De la misma forma que durante el Renacimiento las grandes obras de arte fueron posibles gracias al sustento que los mecenas proporcionaban a los artistas, el periodismo de hoy en día tal vez necesite de mecenas para poder realizar grandes reportajes”.

Por estos días está cumpliendo 10 años Mediapart, un portal francés de noticias creado por Edwy Plenel que sobrevive sin contar con ingresos por publicidad, sino solamente con las suscripciones que pagan sus 140.000 anónimos mecenas, que representan ingresos por más de 17 millones de dólares al año.  

El caso de Mediapart, proyecto sobre el cual el maestro Javier Darío Restrepo constantemente expresa su admiración, bien puede servirnos de inspiración para buscar métodos alternativos de financiamiento que nos permitan hacer periodismo de calidad.

El modelo tradicional de los medios, financiado a través de publicidad, ha demostrado ya repetidamente cuatro problemas: lleva a los medios a depender de los intereses de los anunciantes; obliga a los medios digitales a recurrir al clickbait para poder servir toda la publicidad que ha vendido en forma de banners o anuncios de video; al mismo tiempo conduce a hacer periodismo con un alto volumen de contenidos, pero de pobre calidad;  y finalmente va erosionando lentamente la confianza de los lectores en los medios debido a la falta de claridad entre cuál es el contenido editorial y cuál es el contenido patrocinado.

Ya hemos señalado en la Red Ética que las suscripciones salvarán al periodismo. Pero no son la única forma de mecenazgo a la que podemos acudir para buscar recursos de fuentes distintas a la publicidad. Me gustaría destacar casos exitosos en los tres principales modelos que existen actualmente:

1. Un único mecenas: es el caso de Jeff Bezos con The Washington Post. Un multimillonario decide comprar un medio de comunicación con la promesa de contribuir así a la democracia. Como todo hombre de negocios, Bezos también busca obtener réditos de su inversión. Aunque ha sido criticado por la forma en que su compañía Amazon podría beneficiarse por la cobertura del Post, lo cierto es que el diario ha innovado de maneras insospechadas gracias a la generosa inyección de capital de Bezos, como nos lo explicó ampliamente Martin Baron cuando nos visitó en Medellín.

2. Mecenazgo institucional: sucede cuando una empresa privada o una organización civil decide fundar o apoyar económicamente un proyecto periodístico que resuena con sus intereses sociales. Tal vez el caso más destacado sea el de la Fundación Civio, una ONG española que trabaja para acabar con la opacidad de la información pública. Ellos fueron los creadores de Medicamentalia, un proyecto de periodismo de datos que durante cuatro meses investigó la brecha global en el acceso a 14 medicamentos esenciales en 61 países, la mayoría en vías de desarrollo. Fueron merecedores del Premio Gabo en 2016.

3. Mecenas asociados: mencionaba el caso de Mediapart, el cual ha sido exitoso en Francia, pero en su versión para España no ha logrado cuajar del todo. Esto nos deja una lección: que un proyecto haya funcionado en un país, no garantiza que sea un éxito en otro. Las culturas, hábitos de lectura y formas de entender el valor del periodismo varían radicalmente entre distintas naciones. Por eso me gustaría destacar el caso de Eldiario.es, un portal que logró adaptar a España el modelo de Mediapart, convirtiendo a sus suscriptores en algo más, en socios. Con el pago de su anualidad, los socios de Eldiario.es obtienen cuatro beneficios que les permiten sentirse parte de una comunidad: ven los contenidos sin publicidad, obtienen entradas para eventos culturales, sus comentarios aparecen de manera destacada, y son invitados especiales a eventos del diario donde pueden debatir.

Puede que contar con alguno de estos tipos de mecenas no garantice una total independencia periodística. Como los Médici, todo mecenas tiene intereses tras sus patrocinios, así sea simplemente el interés de la inmortalidad. Pero sí creo contar con un mecenas permite un mayor margen de maniobra, comparado con el modelo de dependencia absoluta de los ingresos por publicidad. Lo más importante tal vez sea que el mejor periodismo del mundo se está haciendo, no en los grandes medios masivos que viven del modelo tradicional de ingresos publicitarios, sino cada vez más en aquellos medios que apuestan por modelos alternativos que les permitan experimentar con la libertad de equivocarse, fracasar, iterar, triunfar, e innovar.

***
Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.

 

Comentarios