El flash abierto, ejemplo de un uso consciente
16 de Mayo de 2013

El flash abierto, ejemplo de un uso consciente

Es mil veces más fácil aprender del flash hoy en día con la fotografía digital, que cuando yo hice todas estas repeticiones con diapositiva, a punta de cuaderno para acordarme de los pasos.
Jeff Jacobson, My Fellow Americans (U. of New Mexico Press, 1991)
Stephen Ferry

De pronto estoy equivocado, pero me parece que dentro de la fotografía no ficción latinoamericana no se discute suficientemente el uso del flash.

En mi caso, he pasado desde un interés en el flash al no usarlo. En los primero años de mi carrera me puse a estudiar el flash de forma empírica. Me gustó, me pareció un recurso interesante y plástico. En ese entonces, como yo trabajaba básicamente para revistas, me tocaba usar emulsiones de 100 ISO (ASA), y el flash era obligatorio para la noche y los espacios interiores. Luego entré en la tendencia del open flash ( flash abierto), que se veía en los Estados Unidos en los finales de los 80 e inicios de los 90. Me interesaba, pero no fui un exponente importante de esta tendencia. Luego, decidí abandonar el uso del flash casi por completo.

General Manuel Noriega, Panamá, 1987. Stephen Ferry

 

El flash abierto combina el disparo del flash con una velocidad de la cortina lenta, permitiendo que el flash congele la escena pero que a la vez la luz ambiente también deje su huella en la película. Cuando el efecto es ligero – como en el caso de la imagen de Noriega arriba – se pueden crear unos bordes alrededor de la gente. Cuando es más fuerte, puede dar un efecto como si fueran dos fotos en una. Para mí, la sensación es como si hubiera dos niveles en la foto: uno que se puede leer como el del consciente y otro del inconsciente.

Si no la conocen y les interesa, fácilmente pueden aprender la técnica: tomen una serie de fotos en el interior de la casa, con algunas luces prendidas. Usen el flash, y tomen una foto a 1/125 de velocidad, seguida por 1/60, 1/30, 1/15, 1/8 y 1/4. Miren la forma en que la luz de ambiente entra en la imagen mientras más se baja la velocidad. Experimenten, muevan la cámara durante la toma. Es mil veces más fácil aprender del flash hoy en día con la fotografía digital, que muestra los resultados inmediatamente, que cuando yo hice todas estas repeticiones con diapositiva, a punta de cuaderno para acordarme de los pasos.

El padre del flash abierto en los Estados Unidos fue Jeff Jacobson. Su influyente libro “My Fellow Americans” (New Mexico Press, 1991) dio una mirada astuta y satírica del país, mientras establecía un fascinante y innovador forma de usar flash.

Jacobson,  por hacer que el flash se manifieste explícitamente, incluso exageradamente, enfatiza que la fotografía es también un artefacto de las decisiones de su autor, no simplemente algo “natural”. Ese gesto de su parte no es trivial, sino que forma parte de toda una filosofía de la fotografía y de la vida. Se puede apreciar su importante obra en www.jeffjacobsonphotography.com

Jeff Jacobson, My Fellow Americans (U. of New Mexico Press, 1991)

 

Jeff Jacobson, My Fellow Americans (U. of New Mexico Press, 1991)

 

En aquellos años, otros fotógrafos perfeccionaron la técnica del flash abierto para incorporarlo en su práctica, como es el caso de Mark Peterson, cuyo libro sobre los ricos en Nueva York, “Acts of Charity” (Power House Books, 2004) está repleto de un agudo sentido de humor basado en el color saturado y el flash abierto. Peterson usa el flash con un cable fuera de la cámara para dar volumen a la escena y así enfatizar ciertas partes más que otras, creando un esquema interpretativo hecho en luz. Pueden consultar su trabajo en: www.markpetersonpixs.com/

Mark Peterson, Acts of Charity (Power House Books, 2004)

 

Mark Peterson, portafolio,  www.markpetersonpixs.com

 

No quiero sugerir aquí que los fotógrafos lectores de este blog usen el flash abierto, sino que si van a usar flash (o no) que lo hagan de forma consciente y que trabajen para desarrollar un estilo propio en su uso. El punto es que es una opción que ciertos fotógrafos tomaron muy conscientemente, haciendo que  el flash formara parte de su estilo fotográfico. Hay muchas formas de modificar el flash – se le puede pegar papel para suavizarlo, se le puede rebotar al techo y se le puede minimizar hasta que casi no se note-. Para empezar, es imprescindible que el flash esté en un cable y no solo siempre en la zapata encima de la cámara. Me gustaría conocer algunos ejemplos donde los fotógrafos no ficción latinoamericanos estén desarrollando una práctica consciente en el uso del flash.

++

Otras entradas de Stephen Ferry

Un nuevo premio marca un hito
En memoria de (otra) película
El color “real” de la luz

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.