Bufandismo, polémica y rumor: análisis de portadas deportivas durante el Mundial de Rusia 2018
23 de Julio de 2018

Bufandismo, polémica y rumor: análisis de portadas deportivas durante el Mundial de Rusia 2018

​El profesor de la Universitat Pompeu Fabra, Xavier Ramon, comenta las portadas de los medios deportivos latinoamericanos y europeos durante la cita mundialista.
Neymar se queja tras recibir una falta al enfrentar a México en Rusia 2018. Fotografía: copa2014.gov.br en Wikimedia Commons
Xavier Ramon

La Copa del Mundo de Fútbol es uno de los grandes mega-eventos deportivos a nivel global. Dada su repercusión, impacto y capacidad de influencia sobre los ciudadanos, esta competición debe cubrirse de forma responsable, teniendo en mente los máximos estándares de ética y calidad informativa. Este artículo ahonda en el papel de la prensa deportiva durante la fase final del Mundial de Rusia de 2018. Para ello se han analizado 370 portadas de periódicos deportivos de 9 países diferentes de ámbito latinoamericano (Argentina, Brasil, México, Perú, Venezuela) y europeo (España, Francia, Portugal e Italia), publicadas entre el 29 de junio (día antes de los octavos de final) y el 16 de julio de 2018 (día después de la final). Se ha seleccionado la portada como elemento de estudio dada su relevancia como “espacio mediático preferente dónde se representan con la máxima claridad los estándares profesionales y los criterios de selección y jerarquización” (López-Rabadán y Casero Ripollés, 2014). El análisis arroja ejemplos relevantes sobre tres disfunciones clave del periodismo deportivo: el bufandismo, la búsqueda de la confrontación y la prominencia del rumor.

Bufandismo

Pese a que la separación entre información y opinión está claramente explicitada en los códigos deontológicos, el lenguaje deportivo está impregnado por elementos que conforman el denominado ‘periodismo de camiseta’. Éstos incluyen adjetivos y adverbios evaluativos, el uso de pronombres personales y expresiones que demuestran la parcialidad del medio. La falta de distancia crítica se observa particularmente ante la derrota de los equipos nacionales. En el caso de la prensa española, se pasó del entusiasmo con titulares como “Creemos en vosotros” antes de los octavos de final ante Rusia (Marca) al tremendismo de “El fin de una generación” (As), “De Pena Máxima” (Mundo Deportivo) o “Andando a Casa” (Marca). El periódico valenciano Súper Deporte fue más allá, culpabilizando al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, de la derrota mundialista. El rotativo L’Esportiu tituló “En Liquidación”, recalcando el “futbol vulgar de la roja”. El día siguiente, el periódico catalán puso aún más el dedo en la llaga, aludiendo entre líneas a España con el titular “Los hay que no fallan” al relatar la victoria de Brasil ante México.

El caso argentino, con el periódico Olé, es aún más notorio. Antes de los octavos de final, su portada destacó a Messi como “El General del Gol”, rezando “¡Vamos Guerreros!” y apelando a “el famoso plus de nuestro ADN”. Después de la derrota ante Francia, el medio emprendió un camino excesivamente crítico contra Jorge Sampaoli, al que se responsabilizó de un final “lleno de disparates en la conducción dirigencial y deportiva”. En los días posteriores, la obsesión con Sampaoli llevó al medio a dedicar portadas con titulares como “Más solo que loco malo …”, “Lo atamo’ con alambre” o “Ya fuiste”. Este tratamiento contrasta con el punto 4 de las recomendaciones para una cobertura responsable promulgadas por el sitio Accountable Journalism, que señala que los profesionales del periodismo “deben ser imparciales, no actuar como fans o seguidores”. 

Búsqueda de la polémica y la confrontación

Recomendaciones clave como la Resolución 1.003 del Consejo de Europa (Artículo 30) enfatizan que los periodistas deben evitar confundir lo espectacular con lo relevante. No obstante, el periodismo deportivo ha sido tradicionalmente un campo donde la información se ha supeditado al entretenimiento y a la explotación de la polémica. El ejemplo más relevante hallado en las portadas de Rusia 2018 se refiere al tratamiento otorgado a Neymar, que tras la victoria de Brasil ante México fue tildado de “teatrero” por periódicos como Récord. Antes de los cuartos de final, el mismo medio publicó una sorprendente portada con Neymar a página completa, con una nariz de payaso y el titular “Ponte serio”. La portada rezaba: “El efecto Neymar está fuera de control, las réplicas teatrales del ‘10’ brasileño no cesan; es momento que demuestre más que payasadas”. Tras la derrota ante Bélgica, el 7 de julio Récord publicó otra portada donde se ve a Neymar embalado con las letras “frágil”, como si se tratase de un paquete. De forma irónica, el medio tituló “Viaje con cuidado” y resaltó que “Neymar sí dejó huella en Rusia: por su fragilidad, evidenciada con el teatro que montó”.

Más allá de este caso, en Rusia 2018 también se utilizaron ciertas expresiones de carácter belicista, como “Duelos a morir” o “Será la guerra”, (Esto), “Batalla de Colosos” (El Bocón), “Duros de matar” (Líder) o “Vecinos y enemigos” (Meridiano). Olé también destacó por utilizar en su portada del 8 de julio el calificativo despectivo “piratas” para referirse a Inglaterra, que jugaría la semifinal contra Croacia. Estos ejemplos contradicen las recomendaciones 7 y 8 de las recomendaciones para una cobertura responsable, que recalcan la necesidad de “minimizar las narrativas de confrontación y el imaginario belicista”, aunque sea en clave metafórica.

Prominencia del rumor y la especulación

Los principales códigos deontológicos explicitan la necesidad de evitar las conjeturas y rumores. Sin embargo, la especulación es un componente central en el periodismo deportivo. Fuentes sin atribución, expresiones imprecisas y tiempos verbales condicionales impregnan la cobertura restando fiabilidad y rigor a los contenidos. Los ejemplos más ilustrativos sobre esta tendencia se localizan en la rumorología sobre los fichajes, que también se cultivó durante el Mundial.

El supuesto interés del F.C. Barcelona por William, Rabiot y Hazard, o los rumores sobre cambios de dirección en los combinados de México y Perú ocuparon espacios prominentes en las portadas analizadas. Sin embargo, los rumores sobre el fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus fueron los más extendidos. Después de la eliminación de Portugal, periódicos como TuttoSport incrementaron su atención sobre el posible traspaso. Este interés rápidamente reverberó en otros medios como A Bola, Marca, As o Corriere dello Sport. El traspaso se acabó concretando, pero durante más de 10 días los medios europeos maximizaron el espacio de este rumor en portada, restando oportunidades para tratar otras cuestiones relevantes sobre Rusia 2018, dentro y fuera del terreno de juego.

***

Las opiniones expresadas en nuestra sección de blogs reflejan el punto de vista de los autores invitados, y no representan la posición de la FNPI y los patrocinadores de este proyecto respecto a los temas aquí abordados.

 

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.