Cómo un proyecto de periodismo hiperlocal en Cajamarca, Tolima, ganó la Beca de Periodismo de Soluciones

14 de Julio de 2020

Cómo un proyecto de periodismo hiperlocal en Cajamarca, Tolima, ganó la Beca de Periodismo de Soluciones

Cielo Báez, su hija de 16 años y dos vecinas más lanzaron en diciembre La Colmena, una medio en Facebook en el que narran sucesos de su municipio con perspectiva de género. Para la beca desarrollaron un proyecto sobre huertas comunitarias. 

Los vecinos de Cajamarca se organizaron para proveerse entre ellos mismos los alimentos en temporada de pandemia. Ilustración: Rowena Neme.
Andrea Jiménez Jiménez

En octubre pasado, la Fundación para la Libertad de Prensa -FLIP- llegó a Cajamarca, municipio de Tolima, conocido como “la despensa agrícola de Colombia”. Allí, los esperaba sin saber Ana María Trujillo Báez, una chica de 16 años que sueña hacerse periodista. Y ellos llegaron, justamente, con su Laboratorio de Periodismo, una iniciativa que instalan durante algún tiempo en municipios que consideran desiertos de información, diseñada para líderes sociales, estudiantes y ciudadanía activa, con el fin de darles herramientas para que ellos mismos construyan sus propios contenidos y llenen el vacío de discursos oficialistas y centralistas, los que usualmente suelen llegar.

En el diplomado que ofrecían se inscribió Ana María y su mamá, Cielo Báez, una mujer que ha trabajado, desde que recuerda, por la reivindicación de los derechos de los campesinos y de la tierra, lo que la ha rodeado toda su vida.

El proyecto final del diplomado, ya para diciembre, les proponía crear un canal para aplicar el conocimiento aprendido sobre periodismo hiperlocal. Y entonces nació La Colmena, una página de Facebook que usa la comunicación audiovisual “para comunicar a la sociedad Cajamarcuna el diario vivir de las mujeres del municipio, haciendo énfasis en los aportes que desde su rol desempeñan en la sociedad”, como se lee en su descripción.

“A mí me ha gustado trabajar siempre por la equidad de género, las personas más vulnerables, y realmente me incliné por el lado de las mujeres en Cajamarca, porque la idea es empoderarlas. Presenté la idea a 3 compañeras más que querían formar parte del proceso y ahí iniciamos”, cuenta Cielo sobre esta iniciativa con enfoque de género. Junto a su hija Ana María y sus vecinas Érika Lorena Ruiz y Nohora Yolanda Rojas empezaron a producir contenidos.

Para darle la importancia a las mujeres de su municipio, Cielo contó con la ayuda de otra mujer: Carolina Arteta, la coordinadora del diplomado de la FLIP, y con la que periódicamente continuó haciendo, en la distancia impuesta por la pandemia, consejos de redacción para darle continuidad a los temas de La Colmena. “Ahí le conté de la convocatoria de la Beca de Periodismo de Soluciones”, anota Carolina, el hada madrina de Cielo y Ana María, y quien finalmente inscribió la idea del abordaje del covid-19 desde la perspectiva de soluciones en la Fundación Gabo.

En el paneo de temas con este probable enfoque surgió el de las huertas caseras, propuesto por Cielo: “Nos dimos a la tarea de mirar otras experiencias de huertas a ver si valía la pena y sirvió, porque llamando a algunos líderes de la cuenca del río Anaime y Cajamarca nos dimos cuenta de que había como 10 huertas y algunas habían arrancado por el covid, y otras ya estaban pero habían servido en este tiempo de pandemia”.

Ana María Trujillo y Cielo Báez, madre e hija, fundadoras de La Colmena. Foto: cortesía

¿Cómo lo lograron?

Por estar en el terreno, las entrevistas a los campesinos de las huertas debía hacerlas Cielo y las demás integrantes del colectivo La Colmena. “Hicimos un cuestionario basado en las diferentes reuniones que tuvimos con el tutor que nos asignó la Fundación Gabo”, recuerda Carolina, quien se encargó de los datos duros que soportan la investigación, y las entrevistas de entidades que soportaban dicha información. “Le dije a Cielo que debía cogerle confianza a la grabadora, porque en los primeros audios se notaba que estaba nerviosa”. Los audios 'limpios' eran esenciales: el producto final sería un podcast. 

Pero repetir el ejercicio una y otra vez le dio a las mujeres de La Colmena lo que necesitaban. “Al principio sí tenía mucho susto porque no tenía experiencia manejando la grabadora, un poquito como embolatados, pero al ver las caritas de las personas que entrevistamos, al ver la importancia que se les dio, que sentían ellos, fue muy bonito”.

El resultado

Luego de ir a las huertas una y otra vez, y con el material ya listo para trabajar, comenzó el proceso de postproducción del podcast. Carolina se encargó del guion, y gracias a los recursos de la beca, el equipo de Cartagena Federal se encargó de la edición de los audios. También le encargaron a una ilustradora, Rowena Neme, encargarse de las imágenes que acompañan el texto.

Pacifista! fue el medio que les abrió las puertas para publicar el contenido -y lograr mayor alcance-, y aquí puedes ver el resutado final. Por supuesto, también está disponible en la página de Facebook de La Colmena.

“El proceso de periodismo es chévere. Vamos con el grupo de personas, las cuatro que estamos en La Colmena, y realmente me parece que hemos hecho un buen equipo. Dentro de este grupo está mi hija Ana María. Ella es la narradora; cada una hace lo que más le gusta y así funcionamos más fácilmente. Es una experiencia súper bonita porque es más todo lo que aprende de la gente”.

Sobre el proyecto de periodismo de soluciones en América Latina

La Fundación Gabo y la Red de Periodismo de Soluciones (SJN, por sus siglas en inglés) trabajan en alianza en un proyecto que busca formar e incentivar a los periodistas de América Latina a la aplicación del periodismo de soluciones, enfoque que busca investigar y narrar historias que aborden las respuestas que dan o podrían dar los ciudadanos e instituciones a problemas sociales en la región. 

El proyecto, apoyado por la Fundación Tinker, contempla la difusión y apropiación de herramientas y guías, así como la realización de actividades de formación como talleres, seminarios virtuales y el desarrollo de espacios aprendizaje en las redacciones de algunos medios de comunicación de la región interesados experimentar con esta modalidad.

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.