Día Mundial de la Libertad de Prensa: cifras para no olvidar

Día Mundial de la Libertad de Prensa: cifras para no olvidar

A propósito de esta celebración, destacamos hoy algunas de las cifras más preocupantes respecto a las agresiones contra periodistas y medios de comunicación, que están coartando las libertades de información y expresión en el mundo entero.
Ilustración: Carlos Latuff / Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética

Hoy hace 26 años la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura establecía el Día Mundial de la Libertad de Prensa, coincidiendo con la fecha de creación de la Declaración de Windhoek, en la cual los representantes de medios de comunicación africanos que participaban en un seminario organizado por la UNESCO en la capital de Namibia, elaboraron un documento donde se recogían los principios de la libertad de prensa. A propósito de esta celebración, destacamos hoy algunas de las cifras más preocupantes respecto a las agresiones contra periodistas y medios de comunicación, que están coartando las libertades de información y expresión en el mundo entero.

1. Nueve años de cárcel es la sentencia que actualmente está pagando la periodista azerbaiyana Khadija Ismayilova, ganadora del Premio Guillermo Cano a la Libertad de Prensa, que todos los años entrega la UNESCO en esta fecha. Khadija, periodista freelance y colaboradora del servicio azerbaiyano de Radio Free Europe, está detenida desde diciembre de 2014. En septiembre de 2015 fue sentenciada a siete años y medio de cárcel por cargos de abuso de poder y evasión de impuestos. Defensores de derechos humanos y activistas de todo el mundo han demostrado que el trabajo que motivó la captura de Ismayilova tenía que ver con una investigación que estaba realizando en contra del presidente de ese país, Ilham Aliyev.

2. 110 periodistas fueron asesinados en 2015, de acuerdo al reporte anual elaborado por Reporteros Sin Fronteras. De ellos, 77 fueron asesinadas por el mero hecho de ser periodistas, 49 fueron clasificados como blancos deliberados y 18 estaban trabajando -cubriendo una noticia- en el preciso momento de su muerte.

3. 10 periodistas han sido asesinados en lo corrido del 2016, de acuerdo a las cifras del Comité Internacional para la Protección de Periodistas, que califica a Yemen como el país más peligroso en lo corrido de este año, pues allí han muerto 4 reporteros.

4. Sexto lugar ocupa el país latinoamericano con mejor desempeño en el Índice de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Se trata de Costa Rica, nación centroamericana que ganó 10 puestos respecto al año anterior, lo cual demuestra que el ejercicio de la profesión periodística se encuentra respaldado por un colegio profesional sólido y por una clara conciencia social sobre la necesidad de la información libre en democracia.

5. 171 es el lugar que ocupa Cuba en el mismo ranking, el país iberoamericano con peor calificación en el listado de RSF, perdiendo dos puestos respecto a su posición en 2014, y quedando rodeado de naciones como Corea del Norte, Laos, Siria, China, y Eritrea, que ocupa el último lugar. El informe señala que los arrestos arbitrarios, las amenazas, la confiscación de equipos y el cierre de sitios web sib las formas más comunes de acoso a la prensa en la isla.

6. 681 asesinatos de periodistas permanecen en total impunidad, desde que en 1992 el Comité Internacional para la Protección de Periodistas comenzó a llevar un conteo. De estos, Colombia es el país iberoamericano con más casos en los cuales la justicia no ha hecho comparecer a los responsables, con 37 casos en total.

7. 153 periodistas fueron encarcelados en prisiones de todo el mundo y otros 54 fueron secuestrados durante el año 2015, siendo China (23) y Egipto (22) los países donde más periodistas fueron privados de su libertad.

8. Con ocho periodistas asesinados en 2015 –en cinco de estos casos aún se desconoce la razón por la que los mataron– México sigue siendo el país más mortífero de América Latina para el gremio periodístico, según el Balance Anual de RSF. Los estados de Veracruz y Oaxaca, en el sur del país, son los más peligrosos para los reporteros, quienes se convierten en blanco de las mafias y de los políticos locales cuando denuncian hechos de corrupción. Antes, algunos podían huir de esos estados para ponerse a salvo en regiones más «tranquilas», pero el asesinato de Rubén Espinosa en la capital, el 31 de julio de 2015, demostró que hoy en México ya no existe ningún refugio para los periodistas amenazados.

9. Doce personas, entre ellos 8 periodistas fueron masacrados en la jornada más sangrienta para el periodismo en 2015, durante los ataques terroristas contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo, el cual fue reivindicado por la rama de Al Qaeda de la Península Arábiga, aduciendo que se trataba de una «venganza» por el honor de Mahoma, debido a las caricaturas del profeta del Islam que el semanario satírico había publicado.

10. Precisamente los ataques contra Charlie Hebdo hace un año hicieron surgir numerosas preguntas sobre los límites de las libertades de prensa y expresión. Hemos recopilado 10 respuestas del maestro Javier Darío Restrepo en el Consultorio Ético de la FNPI que usted puede conocer aquí.

A pesar de este panorama algo desolador respecto a las agresiones contra periodistas y la impunidad que suele suceder tras estos casos, vivimos en una época incomparable para ejercer nuestra profesión, donde se multiplican los canales para dar a conocer las historias que queremos contar, saltando así las barreras de la censura y la opresión de quienes quieren coartar el derecho a la información.

“La experiencia demuestra que nadie da la libertad y que nadie puede llamarse un periodista libre. La libertad es un hacerse. Se construye día a día y dejar de construirla es retroceder. Todo periodista tiene, por tanto, una libertad en construcción”, afirma el maestro Javier Darío Restrepo en respuesta a las inquietudes de un periodista venezolano.

Celebremos hoy entonces nuestro Día de la Libertad de Prensa, sigamos trabajando por defenderla y construir así países más democráticos con sociedades mejor informadas.

 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.