Taller de Emprendimientos Periodísticos Digitales con Jean François Fogel y Guillermo Culell
16 de Octubre de 2016

Taller de Emprendimientos Periodísticos Digitales con Jean François Fogel y Guillermo Culell

La posibilidad de hacer buen periodismo en Internet y encontrar modelos de negocios que puedan sostener emprendimientos digitales es una preocupación que fue abordada dentro del “Taller de emprendimientos periodísticos digitales” a cargo de los maestros Jean-François Fogel y Guillermo Culell.

TALLER DE EMPRENDIMIENTOS PERIODÍSTICOS DIGITALES

Con Jean-François Fogel y Guillermo Cullel

 

Periodismo emprendedor

Caracas, Venezuela.

Del 31 de enero al 3 de febrero de 2012.

 

Convocan: Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y CAF

Con el Apoyo de: Cadena Capriles y Universidad Monteávila

Relatora: Emilia Díaz-Struck

 

Maestros

 

Jean-François Fogel (Francia)

Es periodista y ensayista, trabajó para la Agencia France-Presse, el diario Libération y el semanal Le Point. Paralelo a su carrera de periodista fue también asesor de empresas de prensa. Fue el asesor del director del diario Le Monde, desde 1994 a 2002, se dedicó a renovar por completo los seis sitios de los diarios del grupo francés Sud Ouest. Ahora, crea una nueva plataforma de información digital para el grupo France Televisions. Asesora a varios medios en Europa y América Latina tanto en la concepción de sitios como en la organización de la producción digital. Hace parte del equipo pedagógico de la escuela de periodismo del Instituto de Estudios políticos de Paris (‘Sciences po”) para definir el enfoque de la enseñanza en el campo digital. Publicó varios libros sobre literatura francesa y América Latina.

 

Guillermo Culell (Argentina)

Actualmente es el Director General de Medios en Gestión de Medios Regionales del Grupo El Mercurio. Entre 2007 y 2009 fue Gerente de Medios Digitales del Grupo El Comercio de Perú. Durante 20 años se desempeñó como Gerente de Contenidos y Comercial de Clarín Global S.A, cargo desde el cual lideró el lanzamiento de Clarín.com. Es uno de los expertos de mayor reconocimiento en América Latina sobre temas de periodismo digital y convergencia de salas de redacción. En 2009 condujo junto a Olga Lucía Lozano el Taller de Experimentos Periodísticos en Internet y recientemente fue uno de los maestros invitados al Laboratorio de emprendimientos periodísticos digitales de FNPI y AECID.

 

Periodismo emprendedor

 

Introducción

La posibilidad de hacer buen periodismo en Internet y encontrar modelos de negocios que puedan sostener emprendimientos digitales es una preocupación que fue abordada dentro del “Taller de emprendimientos periodísticos digitales” a cargo de los maestros Jean-François Fogel y Guillermo Culell.

A través de la revisión de casos reales y de las posibilidades que ofrece la plataforma digital, se consideraron durante cuatro días aspectos relacionados con las redes sociales, la organización de los medios, los modelos de negocios, la planificación de proyectos y los cambios dentro de Internet para ofrecer recomendaciones a los 15 participantes de la actividad, que tienen en la actualidad sus propios medios de comunicación en Internet o trabajan en los espacios digitales de medios que tradicionalmente se han desarrollado en otras plataformas.

Bajo la premisa de que “Internet y las nuevas herramientas digitales ofrecen la posibilidad de hacer el mejor periodismo de la historia”, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano buscó brindar herramientas a los periodistas para fortalecer nuevas iniciativas periodísticas digitales en América Latina.

Palabras claves: Internet, emprendimientos digitales, medios de comunicación, redes sociales, modelo de negocios, Jean-François Fogel, Guillermo Culell

 

Innovación

“Tenemos la tendencia y el deseo de cambiar el mundo, pero queremos hacerlo como lo hacíamos antes”. Esta frase de Guillermo Culell, resume la transformación que los maestros buscaron impulsar en el taller. Para realizar emprendimientos digitales es importante “no llorar”, sino reconocer los cambios que se dan en Internet y pensar de manera innovadora.

“En Internet, si uno no se mete en ciertos aspectos, puede quedar atrasado”, enfatizó Jean-François Fogel.

Por lo tanto, cuatro dimensiones son las que se plantean inicialmente al momento de pensar en emprendimientos: la social, la económica, la innovadora y la tecnológica. Hay que considerar que la gente quiere contar sus historias, que el objetivo sea innovar para diferenciar, conocer las inversiones que se requieren, las fuentes de financiamiento, tener en cuenta la interacción con otros medios como posibilidad para generar lectores, la marca, la producción de contenidos propios y hacer de un problema una oportunidad, entre otros factores.

A partir del caso de Hernán Casciari, la invitación de Culell fue a buscar entusiasmo al momento de desarrollar cada proyecto considerando las distintas dimensiones y saltar los obstáculos. Para él, hay que “ejercitar para innovar”, siendo la innovación un tema difícil de atrapar.

Teniendo en cuenta estas premisas, el norte será realizar un periodismo emprendedor en una plataforma digital.

 

Algo cambió

Ya no es únicamente la novedad de Internet. Las transformaciones dentro de esta plataforma han sido evidentes y han ofrecido nuevas posibilidades para el periodismo. “En cinco años es increíble en qué medida ha cambiado Internet”, resaltó Jean-François Fogel: se encuentran el desafío de la imagen hacia el texto, el conocimiento del tiempo real, las redes sociales y las aplicaciones. “Se trata de construir un proyecto en un entorno que cambió por completo, pues Internet nació como un medio de comunicación y ahora es un intercambio social”.

Al hablar de periodismo, Fogel plantea que cambió el oficio. Así, considera que en el caso de la noticia la transformación se da de la siguiente manera:

  1. Cuatro párrafos, ya es mucho
  2. Un enlace es una información
  3. Una imagen es una información
  4. Dar lo que se sabe de la noticia ahora, vale más que dar la noticia completa después
  5. La relación con la audiencia no es una oferta de contenidos, es una conversación

En esta dinámica de cambios, el tiempo puede ser el factor clave y, por lo tanto, hay que tener siempre en cuenta aquello que busca la audiencia considerando el ahora, con lo más importante y lo más recomendado.

“Cuando cae la noticia, lo primero no es producir”. Jean-François Fogel refiere que en el proceso de informar se incorporan: la vigilancia por parte de los periodistas, el enlace a las informaciones, el enriquecimiento de la noticia que se generó inicialmente y, por último, la agregación. Así, para él los medios de comunicación social deben editar también la producción de su audiencia, pues ésta también está activa y genera contenidos.

Si antes se hablaba de las 5Wh´s (Who, What, Where, When, Why y How – Quién, Qué, Dónde, Cuándo, Por qué y Cómo), ahora Fogel propone considerar al momento de pensar la noticia a las 3C:

  1. Contenido
  2. Contexto
  3. Código

Y, finalmente, publicar la noticia se convierte en exportar contenidos y enlaces, pues en todas las plataformas de las redes sociales en Internet como Blogger, Twitter, Facebook, YouTube, Flickr y Cover it Live, se consigue una audiencia tremenda.

De este modo, la audiencia se convierte en un tema central del taller y el llamado para desarrollar emprendimientos es a tener en cuenta que es el entorno de la audiencia el que se va a analizar para cualquier proyecto que se desee desarrollar. Si la prensa no hace nada, en las redes las personas sí están activas; es importante observar qué hay dentro de la enorme cantidad de producción de informaciones en Internet que se puede aprovechar para el sitio que se impulsa y que no se puede pensar en un proyecto aislado en un rincón de la red.  “Hay que ubicarse dentro de los flujos”, resaltó Fogel.

Utilizando como ejemplo el video “We all want to be Young” (Todos queremos ser jóvenes), que es el resultado de un estudio realizado por Box 1824 de Brasil, el maestro reafirma el valor de la audiencia y plantea que en el contexto actual la conciencia colectiva digitalizada es algo que hay que tener en mente, pues:

- Lo más importante no viene de una persona, sino de una conciencia colectiva.

- La conciencia colectiva conectada se ve en las redacciones de Internet en las que lo primero que se pregunta es qué es lo que hace la audiencia.

- En Internet hay un comportamiento no lineal, que permite que uno pueda encontrar lo que no busca y ser feliz.

- Los que van a crear la audiencia para sus productos son los jóvenes.

 

Un mundo de redes (sociales)

En un minuto, el Contador Social de personalizedmedia.com registró que 699.073 artículos fueron compartidos en Facebook, 48 horas de video fueron cargadas en Youtube, 99.538 tuits (tweets) fueron escritos en Twitter y 1.393.519 búsquedas fueron realizadas en Google. Con este instrumento, Jean-François Fogel resalta el valor de las redes sociales para dar a conocer un sitio y una información.

Sin embargo, para el maestro, los periodistas generalmente piensan en la homepage (página principal), aunque ésta no es el camino frecuente para encontrar un sitio en Internet. “La circulación de los enlaces, hacen que hoy en día parte de las entradas al espacio vengan a través de las redes sociales”. Hay una proporción y el sitio termina descubriéndose por entradas directas, a través de redes sociales y por medio de los motores de búsqueda como Google.

Facebook es el portavoz para hablar a una población ya reclutada y Twitter un encendedor que permite hacer fuego en zonas distintas, generar chispa”, explica Fogel.

Para trabajar en Internet, hay que estar en las redes sociales; pues para los maestros este espacio es un mundo que no es el de la cultura de la prensa, sino el de la cultura digital. Una cultura en la que la relación con la audiencia tiene que ser de respeto por parte del medio y en la que la premisa debe ser “nunca hacer en las redes sociales lo que no se haría en su propio medio”.

A continuación, algunas recomendaciones presentadas por Jean-François Fogel y Guillermo Culell para el uso de las redes sociales por parte de los medios de comunicación, aunque advierten que no hay una receta única para todos los casos:

Facebook

Esta red permite tener fans, que se convierten en amigos que pueden difundir enlaces y generar tráfico. También sirve para dar a conocer la marca, captar información y generar compromiso. Se recomienda:

  • Abrir una página como medio y no una página de amigos. Con una página en Facebook es posible tener acceso a datos sobre los fans.
  • No crear una página para fracasar. La idea es hacer crecer el número de fans. Llevar a la gente a través de publicidad en Facebook para hacer crecer el número de fans y del uso de Twitter.
  • Tener objetivos.
  • No automatizar la publicación. Esto puede ser una catástrofe.
  • Tener ciertos límites en el número de enlaces que se publican (7 u 8 por día, buscando la calidad)
  • Tener en el medio una o varias personas que entiendan lo que pasa en Facebook y que cuidan la página en la red social, consiguiendo poco a poco más actividad.
  • Contar con un programador.
  • Tener una población activa en Facebook.
  • Buscar Facebook Social Plugins.
  • Permitir el funcionamiento de comentarios.

Twitter

  • No replicar las noticias del mismo medio.
  • Filtrar por noticias, temas y hashtags. En el Twitter el río es el hashtag y ése lo define la audiencia.
  • Retuitear lo que hay en otros espacios. No tiene sentido decir dos veces la misma cosa.
  • El periodista tiene que tuitear dentro de unas reglas.
  • Empujar desde este espacio lo primero que se genera, el breaking news.

Twitter y Facebook

  • Utilizar APIs.
  • No repetirse. Al colocar aplicaciones de Facebook y Twitter en la página web, darle voz a otros que participan en las redes sociales y no repetir lo que ya el medio publicó en sus espacios en la red social.
  • Revisar el propósito relacionado con la audiencia.
  • Interactuar con todas las fuentes. Usar Twitter y Facebook para dialogar con la gente.

Para hacer seguimiento a la actividad de los medios en Internet y medir su presencia en las redes sociales, Fogel y Culell, sugieren algunos espacios como socialbakers.com, iberoamerica.net y Google Analytics, que ayudarán con las tareas de: relacionarse con la audiencia, aumentar el tráfico que se genera en la página, reclutar personas, generar compromiso y dar a conocer la marca del medio.

 

Pensar en varias dimensiones

Dentro de las cuatro dimensiones planteadas para pensar en emprendimientos digitales –social, económica, innovadora y tecnológica-, existen varias categorías que entran dentro de cada una y que para los maestros es importante tener en cuenta al momento de definir criterios para el desarrollo de un proyecto en Internet.

  • Plataforma / Interfase: a través de este aspecto se evalúan características como profundidad, anchura, ergonomía, multimedia y contribución con la generación de la marca. En el caso de la profundidad, se mide si el espacio permite encontrar más cosas relacionadas con un contenido y la capacidad que tiene de producir contenidos propios. Y a nivel ergonómico, se revisa en qué medida es fácil o no utilizar las herramientas del sitio. Culell menciona que en el tema del diseño y la ergonomía una de las claves es trabajar con prototipos.

En el caso del multimedia, recomienda saber aprovechar la oferta disponible –que es mucha-, pues aunque es muy común tener la fiebre del video, se trata de un esfuerzo grande -más si se trata de un video de calidad-, y es posible encontrar opciones que sean de utilidad en línea.

  • Audiencia / Interacción: se tienen en cuenta la participación y la interactividad. Es decir, la posibilidad que tiene la audiencia de modificar por su acción lo que se ve en el sitio. Las redes sociales son un canal, que permite abrir espacios de participación y debate.
  • Modelo de negocios: se evalúan distintas variables como ingresos, el índice ARPU (Average review per user) y los costos vinculados al tráfico y a la estructura.

En el caso de los ingresos, es importante revisar la estructura y considerar a los contenidos digitales con la posibilidad de generar nichos para la venta de contenidos y no con los criterios clásicos. En el caso de Internet, la primera competencia de un medio de comunicación es su audiencia.
El índice ARPU (Average review per user) –Ingreso promedio por usuarios- permite saber cuánto se cobra por visitantes únicos. Igual Fogel recuerda que en el caso de los costos vinculados al tráfico y a la estructura, la facturación es tan pequeña que no se puede comparar con la de los medios de la época industrial.

  • Contenido: se mide, por una parte, el porcentaje de contenido propio; por otra el llamado UGC (User generation content), que es el contenido proporcionado por los usuarios; y la importación de contenidos, de una manera más amplia, que se puede lograr a través de convenios e intercambios. Como estrategia, se presenta a los blogueros como una manera eficiente de generar contenidos.
  • Innovación: para Jean-François Fogel ésta es la parte más dolorosa de la prensa, pues es donde tuvo su gran fracaso. No es posible citar un widget creado por los medios de comunicación. En este nivel, gran parte del éxito viene dado por la capacidad de utilizar a tope la tecnología disponible, pues la mayoría no tiene la capacidad de armar un laboratorio para crear una tecnología de la nada. Culell también recomienda acudir a las comunidades de software libre, además de tener una red que ayude a pensar en estos canales y a tener tecnología en función de los proyectos.
  • Marca: muchas marcas de medios vienen del mundo pre-internet. Esta es una fuerza que puede ayudar al medio a establecerse en el mundo digital, pero también es un límite. En la actualidad los jóvenes adoptaron marcas que no son de la prensa y también van a buscar información.

Frente a estas propuestas, los maestros resaltan que el periodismo digital es un periodismo abierto hacia el resto de la red y que si no lo hacen los periodistas, la audiencia lo hace. Esto implica que cualquier contenido interesante para la audiencia, merece una nota.

Para Guillermo Culell, en el caso de América Latina, el problema no es la calidad ni el talento de la gente para desarrollarse en el espacio digital, sino la cultura de la organización.

 

Disposición interna de los medios

Jean-François Fogel recuerda a los periodistas que para pensar en la organización del medio hay que tener en cuenta que ahora:

- La audiencia no busca primicias en las redes, quiere sus noticias en el momento de la conexión. (La primicia tiene una vida sumamente corta en el momento de la vida digital),

- La audiencia no visita secciones, se desplaza entre los tags,
- La audiencia no busca textos, sino textos, videos, imágenes y enlaces hacia afuera, y
- La audiencia no se interesa en el sumario de la redacción, define su agenda según sus propios deseos”.

Para él, es importante considerar al momento de pensar en la organización del medio, a las tecnologías del mundo digital donde hay caudales de información, etiquetas, herramientas compartidas, grupos y redes, una agenda manejada por la audiencia y un multisoporte; así como a las innovaciones y las tareas que cumplen los periodistas, teniendo siempre en cuenta a la audiencia. En la actualidad hay que considerar cumplir con los papeles del editor de breaking news, el editor de redes sociales, el editor de la primera página, el editor de imágenes, el productor de video, el reportero y el editor.

Por eso, para Fogel dentro del periodismo digital, donde se está obligado a atender los pedidos de la audiencia, el modelo “top-down” es cosa del pasado. Existen distintos modelos en la actualidad, que buscan dar respuesta a los cambios a partir de su organización interna.

Uno de ellos, es el modelo por “process”, que es el anglosajón y respeta los oficios como el de periodista, iconógrafo y editor. También existen los modelos: “multiplataforma”, que tiene una plataforma para cada medio; “cross-media”, con varias redacciones de periodistas que se dedican a un solo medio; “por secciones”, que es el modelo alemán donde hay escritorios que lo hacen todo y secciones; y el modelo integrado “integrated newsroom” en el que cada sección trabaja para todos los soportes y hay un escritorio central.

Estos modelos conviven con un momento de transformación de una cultura profesional, que es muy violento. Para Fogel, la prensa generalmente ha hecho sus cambios a nivel de organización desde el punto de vista de los periodistas y es tiempo de que sea desde el de la audiencia, que es el que garantiza el éxito. La idea es pasar de un modelo transicional en el que la relación entre la audiencia y los periódicos es bidireccional, a un modelo social-digital, en el que la relación con los periódicos se dé en una estructura de red. Una red que se desplaza con la audiencia y atiende a su demanda.

En esta dinámica, los periodistas son arquitectos de los flujos, importados y exportados y cada redactor es también un editor, que se define por su cobertura de una parte de la Web.

Es un ritmo donde Fogel resalta que lo importante es el paso del tiempo y en el que se manejan varios momentos:

  • Tiempo uno (0-45´): se producen la noticia en dos párrafos y las primeras imágenes
  • Tiempo dos (45´-120´): se presentan la noticia enriquecida y la interactividad
  • Anticipación: se trata de proyectos más allá de la noticia, que aborda contenidos arevistados y fríos.
  • Fuera de tiempo: son los newsletters y contenidos flash, entre otros.

Al considerar el tema de la organización de los medios, Guillemo Culell considera que más que una cuestión física, el problema es de comunicación: “El problema en las grandes redacciones es que la gente no se habla”. Por lo tanto, cree valioso que se dé una combinación entre la zona de inmediatez, la zona de la profundidad y la zona de la conversación, en la que se puedan conjugar formas sociales comunes y se genere una red social que funcione dentro de la redacción.

Para él se trata de conjugar las siguientes claves:

“1.- El imperativo de la inmediatez. El paso del ciclo de 24 horas al flujo continuo
2.- Producir calidad en velocidad: asumir que la noticia está en construcción permanente
3.- Desarrollar la habilidad más importante: Relacionar
4.- Escuchar a la audiencia”.

Pensar en organizar el medio, es poner a las personas donde hay algo que va a colocar una experiencia positiva a la audiencia y tener cuotas de producción según los contenidos, pues hay ciertos contenidos que se necesitan a ciertas horas. Sin embargo, los maestros advierten que hay un agotamiento de todas las fórmulas y que esto hace necesario reinventarse de manera continua, lo que implica pensar que todos los días se está creando. Hay que adaptarse y realizar los cambios.

 

Modelos de negocios

Gratuito o de pago, he ahí el dilema. Las contradicciones están latentes en las decisiones tomadas por los medios de comunicación social en los últimos diez años al momento de elegir si cobrar o no por sus contenidos. Jean-François Fogel las presenta como una larga década de indecisión. Frente a esto advierte que hay éxitos y fracasos, pero no hay modelos de negocios definitivos.

Para él la primera migración al mundo digital fue un fracaso, pues los resultados de la suscripción en línea fueron más que modestos. Esto obligó a la prensa a buscar un modelo de negocios.

En un segundo intento, se quiso pasar del modelo gratuito al pago, buscando el estatuto económico y jurídico del medio papel. Esto se convirtió en una lucha contra los piratas que robaban contenidos y a un reparto que obedeciese a cierta justicia. Pero este intento también fracasó.

“Sacar una pistola y pedir dinero a la audiencia no tiene sentido”, resalta Fogel. El maestro explica que al momento de decidir el modelo a aplicar, es importante conocer cuál es la relación con la gente que de manera potencial podría pagar. Hay que tener en cuenta que igual la experiencia de un sitio gratuito no garantiza el reclutamiento de las personas que quieren pagar y que en el mundo digital las tendencias nunca se comportan de la misma manera que en el mundo clásico analógico.

Ese vínculo con la gente lo describe en distintos niveles en los que la relación con la audiencia pasa de una posición de visitante hasta llegar a la de cliente.

En un primer nivel, el acceso es libre y el trato es el de un visitante, que busca la actualidad en el momento de conexión. Acá todos los que desean entrar, tienen  acceso.

Luego, cuando hay un registro (usuario y contraseña), la persona se transforma en un miembro y se personaliza el espacio a través de una oferta automatizada. En este nivel, de 100% que entra, entre 80% y 90% acepta entrar en el juego del registro. Se ofrece un tratamiento personalizado, pero no hay que pagar.

Dar el salto a la siguiente etapa, donde se cobra es un proceso y no siempre se da.

Cuando la persona paga, es un suscriptor y el tratamiento es como el de un club privado. Pero de 100% de los que acceden, 4% termina entrando dentro de este grupo. Esta relación aún puede ser más sofisticada y corresponde a una oferta de contenido única en la que se paga por algo o no se tiene, y cambia el vínculo. Se trata de un cliente, porque puede tener una oferta única sin alternativa. Para esto –cuando se va a cobrar- hay que saber el cuál es el estatuto de la persona que va a pagar.

“Sabemos que la tasa de transformación es muy difícil y limitada y que la transformación de venir de los viejos modelos no funciona. Hay que establecer la relación entre el que cobra y el que paga. Este es el terreno donde se plantea el tema del modelo económico”, refiere Fogel.

Al considerar el aspecto económico de los emprendimientos, los maestros recomiendan tener un modelo abierto sin burocracia. A mayor visibilidad y mayor número de contactos, mayor posibilidad hay de monetizar. Monetizar implica obtener ingresos –más allá de la decisión de cobrar o no a la audiencia- a través de distintas fuentes, entre las que también están la publicidad y las donaciones.

Guillermo Culell, resalta que en la actualidad no hay una crisis de audiencia, pues en todos los casos los diarios aumentaron la suya. “Hay que tener una estructura de costos que corresponda a este mundo y pensar que todos los gastos que implicaban costos antes, no necesariamente implican costos ahora”. Además, para él lo importante es tener una visión y fijarse proyectos para no perderse dentro de las dinámicas digitales.

Al pensar en un emprendimiento, los maestros resaltan que no hay que intentar reconstruir el pasado. La idea de un proyecto y la consideración de la audiencia son elementos clave en este proceso. Tiene que tratarse de algo que entre dentro de un mundo de conexión, dentro de los flujos, pues no hay que olvidar que el espacio que se genera estará en Internet.

 

 

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.