Relatoría del taller ‘Cuidar de mí: primero persona, luego periodista’, con Mar Cabra y Aldara Martitegui
13 de Septiembre de 2021

Relatoría del taller ‘Cuidar de mí: primero persona, luego periodista’, con Mar Cabra y Aldara Martitegui

Reflexiones y lecciones de las periodistas Mar Cabra y Aldara Martitegui sobre el cuidado de la salud mental de los periodistas en tiempos adversos.
Jesús Fragozo Caro

“Cuando estoy estresado soy peor periodista”. Con esta frase que resultó de un conversatorio que las periodistas realizaron meses atrás, Mar Cabra y Aldara Martitegui dirigieron un taller virtual que en tres horas sirvió para que periodistas de Colombia hicieran una pausa en la búsqueda de la noticia, y pensaran qué situaciones propias de este oficio y de la vida personal estarían causando estrés, especialmente desde que inició la pandemia. 

Durante el taller ‘Cuidar de mí: primero persona, luego periodista’, los asistentes fueron guiados mediante ejemplos y ejercicios, para que identificaran sus estresores y aprendieran a activar su sistema de calma. También recibieron una serie de recomendaciones para recargar energías, como desconectarse de las redes sociales por un momento del día o practicar algún deporte; y consejos para poner límites a las tareas diarias y no padecer los síntomas del ‘síndrome del trabajador quemado’. 

Cabra y Martitegui recalcaron que el estrés no solo altera la salud física, sino también la parte mental. “Y el solo hecho de comprender esto, de reconocerlo, es un gran paso”. El taller convocado por la Fundación Gabo se realizó en alianza con Promigas y la Fundación Promigas.

Dos sistemas: alarma y calma

La censura, los salarios bajos, la inmediatez, las medidas adoptadas por la pandemia, y conciliar la vida personal y laboral, son algunas situaciones que causan estrés a quienes se dedican al periodismo. Y esto no solo altera la salud física, sino también la parte mental.

Los estresores activan un primer sistema: el de alarma, que es cuando el cuerpo recluta energías y manda una serie de hormonas, principalmente a las piernas, hombros y brazos. “El resto queda desatendido y necesita sobrevivir”, dijo Martitegui, quien compara al estrés con “leoncitos” que representan “amenazas”, porque acumulan tensión y causan, sin apenas notarlo, que aumente la respiración y que el “cerebro no funcione bien”. 

“Tener miedo a no lograr la entrega, a que nos despidan, a equivocarnos, son otros estresores. No solo se trata de lo que está ocurriendo, también de lo que nos pueda pasar”. Martitegui explicó que es importante reflexionar sobre cuánto de real o de mentira hay en esas situaciones que causan estrés, para saber manejar esas “amenazas”. 

Contrario al de alarma, se encuentra el segundo sistema: el de calma, que trata de un ejercicio que consiste en respirar de forma lenta y profunda. Inhalar y exhalar desactiva la tensión originada por los “leoncitos”. Apaga las ‘alarmas’. 

“Gestionar el estrés no es hacer desaparecer los estresores, es aprender a relacionarnos con ellos y generar espacio para recuperarnos y no llegar al desgaste”, dijo Cabra.

Modo piloto automático 

Aldara Martitegui cree que un gran número de periodistas, por no decir la mayoría, va por la vida en modo piloto automático, y “esto quiere decir que el cuerpo va por un lado y el cerebro por otro”.

Después de escuchar parte de los estresores de los participantes que asisten al taller, las periodistas recordaron una frase que surgió meses atrás en otro conversatorio: “Cuando estoy estresado soy peor periodista”. Y es que andar investigando una historia y pensar al mismo tiempo en otra cantidad de cosas, que nada tienen que ver con el oficio del periodismo (por ejemplo, preocupaciones relacionadas a temas de la vida personal), genera tanto estrés, que “algunas personas podrían actuar de forma agresiva, ser sedentarias y/o aislarse”.  

“Cuando se está estresado es bueno parar y analizar. No podemos controlar lo que pensamos, pero sí tratar de conectar la mente y el cuerpo, vivir en el ahora. Comprender esto alivia”, dijo Cabra. 

Síndrome del trabajador quemado

Pasar la mayor parte del tiempo cansado, considerar que no se está haciendo lo suficiente, estar desconectado y no rendir igual, son algunas señales del síndrome del trabajador quemado. Mar Cabra se refirió a este tema luego de contar que se sentía muy agotada físicamente después de trabajar en el equipo de periodistas que realizó la investigación de los papeles de Panamá, y de andar hiperconectada. Ella, que asegura que tuvo todos los síntomas tras ganar en 2017 el Premio Pulitzer, dice que “el síndrome es como estar con la batería roja, a punto de apagarse”.

Los estresores, de acuerdo con las periodistas, pueden causar este síndrome. Pero ellas recuerdan que activar el sistema de calma es una gran forma intencional de recuperar la tranquilidad. 

Preguntas para identificar estresores y gestionarlos

  • ¿Qué situaciones concretas te estresan en tu trabajo como periodista?

  • ¿Cuánto de “reales” y/o de “mentiras” tienen esos estresores?

  • ¿Cómo te das cuenta de que estás estresado?

  • ¿Qué sueles hacer para calmarte?

Recomendaciones que ayudan a poner límites

  • “No tenemos que ver el correo a cada rato. Programa tiempos para hacerlo”. 

  • “En tus momentos de descanso, quita las notificaciones de las redes sociales”. 

  • “Evita reuniones muy seguidas”. 

  • “Programa tiempos de trabajo”. 

  • “Haz pausas activas. Levántate de la silla. Pasea por tu casa o sitio de trabajo”. 

  • “Agenda espacios sin tecnología”.

Cuatro fuentes de recarga de energías

  1. Físico: “Practica algún deporte, haz ejercicios”.

  2. Mente: “Desconéctate de las redes sociales”.

  3. Socio emocional: “Programa actividades con familiares y amigos”. 

  4. Espiritual: “Participa en clases de meditación guiada”. 

Sobre Mar Cabra 

Mar Cabra es periodista y creadora de soluciones de bienestar digital. Ganadora del premio Pulitzer, así como de 40 premios internacionales. Mar lleva trabajando en la intersección de tecnología y humanismo más de una década. Es cofundadora de The Self-Investigation, una iniciativa enfocada en cuidar de la salud de los periodistas, y OdiselA, un think-do tank sobre inteligencia artificial responsable. 

Sobre Aldara Martitegui

Aldara Martitegui es periodista, coach, instructora acreditada de reducción de estrés basado en mindfulness (MBSR) y experta en inteligencia emocional. En la actualidad dirige la sección de Coaching en el diario digital NIUS (grupo Mediaset España). En 2016 fundó The Coaching Post, un proyecto que nació con el propósito de generar espacios de conciencia en el ámbito del periodismo y la comunicación. Es co-fundadora del proyecto The Self-Investigation, una iniciativa enfocada en cuidar de la salud de los periodistas creado en el contexto de pandemia. 

Sobre el taller ‘Cuidar de mí: primero persona, luego periodista’

Esta actividad, convocada por la Fundación Gabo en alianza con Promigas y la Fundación Promigas, hace parte de un ciclo de talleres dirigidos por las periodistas Mar Cabra y Aldara Martitegui, y en el que participan periodistas de distintas ciudades de Colombia y Perú. 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.