Relatoría del taller ‘Contextos inteligentes: periodismo y tecnología en América Latina’, con Luis Quevedo
30 de Marzo de 2021

Relatoría del taller ‘Contextos inteligentes: periodismo y tecnología en América Latina’, con Luis Quevedo

La actividad, desarrollada del 27 de enero al 4 de febrero de 2021, brindó recursos y herramientas prácticas para el ejercicio del periodismo tecnológico.
Expertos invitados al taller ‘Contextos inteligentes: periodismo y tecnología en América Latina’.
Tania Valbuena

Con el objetivo de compartir y proporcionar recursos y herramientas prácticas para el ejercicio del periodismo en tecnología en América Latina, la Fundación Gabo y DiDi convocaron al taller ‘Contextos inteligentes: periodismo y tecnología en América Latina’, que se desarrolló de manera virtual entre el 27 de enero y el 4 de febrero de 2021.

Para esta actividad fueron seleccionados 20 periodistas de Colombia, México, Panamá, Costa Rica, Chile y Perú, quienes durante cuatro días estuvieron bajo la orientación del periodista español Luis Quevedo, productor, presentador y emprendedor, acompañado de los invitados Ángel Jiménez de Luis, periodista español especializado en tecnología del diario El Mundo; Andrés Velázquez especialista en Ciberseguridad; Juliana Gutiérrez, cofundadora de Low Carbon City, y Wilson Vega, periodista tecnológico colombiano con 20 años de experiencia en medios de comunicación.

El papel de la tecnología en la sociedad contemporánea es una labor que requiere de reflexión y análisis por parte de los periodistas. Conocer las funciones que cumple la tecnología y los aspectos de vida en las que impactan permite a quienes relatan estos temas conectar con la realidad y las necesidades de las personas. Para abordar estas realidades, el taller brindó un acercamiento a las diversas narrativas que se hacen hoy en los medios acerca de la relación sociedad–tecnología, el concepto de ciudades inteligentes, el vínculo entre tecnología, movilidad, seguridad y economía, las plataformas y formatos de consumo de información, la relación entre reporteros y fuentes, entre otras.

Asimismo, el taller ofreció un espacio de diálogo sobre el rol profesional, la importancia del periodista de tecnología y su trabajo, así como de las habilidades a fortalecer para el futuro y el uso de herramientas útiles. Como resultado, los participantes se llevaron recomendaciones para poder conectar con sus audiencias al informar sobre las nuevas tecnologías en medio de un panorama latinoamericano. 

¿Cómo escribir una historia sobre tecnología?

Comprender la tecnología y utilizar nociones de referencia para el público interés

Conocer las funciones que cumple la tecnología y los aspectos de vida en las que impactan permite a quienes relatan estos temas conectar con la realidad y las necesidades de las personas. Asimismo, “el periodista tecnológico debe ser amigo de lo nuevo y saber discernir sobre qué vale la pena popularizar”, mencionó Ángel Jiménez de Luis. 

La audiencia debe percibir que las empresas tecnológicas están cada vez más presentes en nuestra vida, y para ello, señaló Jiménez, el periodista debe explicar de dónde vienen (quién las funda, qué han hecho antes, quién las financia); cuáles son sus motivaciones (qué buscan, cuál es su modelo de negocio); la visión del mundo que tienen (cómo encajan en la sociedad), revisar su visión y si esta es realista o no, cuando sale una nueva startup, si está haciendo algo diferente, nuevo o posee avances concretos. 

La información que aparece en los medios de comunicación sobre tecnología y su vínculo con otros temas transversales como movilidad, seguridad, economía, entre otros, exige que el periodista se especialice en el área. En experiencia de Jiménez, el periodista no tiene que ser un programador o un ingeniero, pero especializarse o estudiar estas materias ayuda a tener una idea de lo que es la tecnología. 

Para acercar la tecnología al público, Luis Quevedo recomendó adaptar el lenguaje al tipo de audiencias. De igual modo, Wilson Vega concordó en la importancia de entender temas complejos y desglosarlos para explicarlos de manera simple y clara. Se trata de explicar los términos nuevos con ejemplos que estén en el imaginario colectivo y que sirvan de referencia. “Es importante tener la sensibilidad de las personas y audiencias, mirar cuál es el lenguaje y tipo de mercado local, identificar qué les podría importar más” resaltó.

Investigar a profundidad sobre el tema 

Cada vez más personas tienen relación con la tecnología y en una frecuencia que también aumenta. Debido a ello, es importante ayudar a la audiencia a entender las posibilidades y peligros de los dispositivos y plataformas que utilizan. “Pensar en todo lo que se usa a diario, entender por qué es bueno usarlo y cuáles son los problemas de usarlos mal”, advirtió Jiménez. 

Posteriormente, Jiménez planteó que a veces es difícil formular explicaciones sobre las novedades. Por ejemplo, en los inicios del IPhone, el ejercicio explicativo fue más allá de contar los detalles del dispositivo para enfocarse en por qué era importante para la nueva generación de móviles y cómo cambiaría las cosas. “Encontrar la filosofía detrás y el para qué está pensada esta nueva tecnología eran los puntos periodísticos principales”, resaltó. 

Quevedo, por su parte, reflexionó sobre la importancia de encontrar qué es y qué no es relevante, un dilema al que se enfrentan los periodistas a la hora de definir y priorizar ángulos, así como al ajustar agendas editoriales para ser capaces de tener una agenda propia de tecnología. Como recomendación ante este desafío a la hora de investigar a profundidad sobre temas tecnológicos, Vega dijo que se debe entender que el componente fundamental para lograrlo es tener la sensibilidad con la que las personas se adaptan al mercado, entender lo que buscan para conectar de manera genuina al brindarles la información más completa y útil. 

Por ello, para informar adecuadamente, el periodista debe indagar varias fuentes y entender el proceso técnico para poder transformarlo a una narrativa amena para el público. En todo momento “mantener siempre la curiosidad por cómo usan la tecnología otras personas: personas mayores, niños, diferentes profesionales en su día a día, ya que incluso un mismo producto (un celular, un computador) puede ser utilizado de formas muy diferentes según la persona que lo tiene”, indicó Vega. En otras palabras, ponerse en la situación del lector y contar lo que creemos que es importante para el tipo de audiencia que tenemos. 

Hablar de temas tecnológicos desde ángulos no abordados

“Aprender qué tipos de tecnologías, aplicadas a qué procesos, pueden generar historias de impacto y relevancia futura”, dijo Juliana Gutiérrez, cofundadora de la empresa Low Carbon City. “No se trata de contar historias asombrosas sobre las nuevas tecnologías, se debe también analizar si los informes, listas de clasificación, datos brutos que muestran algo más y entender ese dato en el contexto para ir más allá de la situación actual, y así poder ver las implicaciones a futuro”, resaltó la especialista colombiana. 

Un ejemplo puntual que Gutiérrez mencionó es cuando se habla de tecnologías y sostenibilidad. En este tipo de cubrimientos, debemos pensar sobre si el impacto real de dicha tecnología es positivo o negativo a futuro. El periodista debe entender el nivel de sostenibilidad ambiental de las empresas innovadoras, abordando con claridad “la forma en que algunas empresas tecnológicas devuelven al planeta y permiten un verdadero desarrollo, asegurando las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”.

Respecto a este tema, Quevedo señaló que el periodista debe entender que se puede realizar un análisis de líneas de base y umbrales de cómo la tecnología se va transformando o transforma a los lugares a nivel ecológico. Por ello, es necesario abordar historias con seguimiento de líneas de tiempo y diversidad de fuentes de distintas generaciones, y lograr identificar los desafíos y oportunidades del tema. Es importante ser capaz de entender la situación y los sentimientos de las personas quienes están viviendo las transformaciones tecnológicas y los impactos que traen las mismas. Una recomendación que resalta el periodista español es realizar más periodismo de soluciones y contar esas historias locales con los matices ambientales que las afectan, “una oportunidad ya que aún hay ausencia de cobertura de estos temas en los medios”, concluyó. 

Otro abordaje a tener en cuenta es el cuidar a los usuarios cuando se informa de las nuevas soluciones tecnológicas que presenta el mercado. Pensando en ello, se debe informar sobre las implicancias, los riesgos y los retos del uso o implementación de las nuevas tecnologías y actualizaciones. El periodista especializado podrá además de informar, educar sobre el uso responsable de la tecnología. “Lo que interesa es que la gente comprenda que es fácil identificar vulneración, error, o hackeo de sus datos” destacó Andrés Velázquez.

La relación entre sociedad y tecnología

El papel de la tecnología en la sociedad contemporánea es un tema que requiere reflexión y análisis por parte de los periodistas. Como cada vez está más presente en nuestra vida, la tecnología tiene implicaciones cada vez más cruciales en la sociedad en temas como la censura, privacidad, economía, derechos de trabajo y la política. “Cada uno de nuestros temas tiene un impacto social”, explicó Jiménez. 

El concepto de tecnología presenta nuevas interacciones cada día y es transversal a diversos temas. “Conforme la tecnología avanza, esta se va expandiendo a diferentes áreas de la vida cotidiana, por esta razón la cobertura que hay que hacer se vuelve más transversal a la economía, la política, la salud, el estilo de vida”, dijo el periodista del diario El Mundo. Esta evolución de la tecnología hace que se deba trabajar estos temas en equipo: por ejemplo, en un medio la sección de economía puede hablar sobre negocios tecnológicos y además tiene otra sección de tecnología que se basa en la parte técnica. 

Respondiendo a esta interrelación, Gutiérrez recomendó hacer un análisis del iceberg completo de la situación o tema”. En otras palabras, mirar siempre debajo de la punta del iceberg. Es necesario situarnos frente a cómo se involucra a la ciudadanía en cualquier crónica y, de manera propositiva, identificar problemas y soluciones. Luego, mantener una conversación vigente: no se trata solo de rebotar lo que dicen las empresas sino consultar y explorar la información subyacente. Y por último ir más allá de lo que se ve en este tema.

Por otra parte, Vega señaló que es necesario tener en cuenta cómo impacta la tecnología en la sociedad, en la cultura, en la democracia y en la privacidad de las personas. El dilema en el periodismo está en cómo revolucionamos, reinventamos la narrativa y mostramos responsabilidad y ética en el abordaje de los temas. 

Igualmente, Quevedo señaló que el periodista tiene la responsabilidad de informar, pero antes, cumplir un deber social. Por esta razón, se debe contrastar la información e ir más allá de realizar revisiones sin verificación del contexto. “Hay que hablar con la gente y ver el punto en que se conectan las soluciones tecnológicas con la sociedad”, reafirmó.

¿A qué retos se enfrentan los periodistas de tecnología?

Seguridad digital 

Para mantenerse en el mundo digital se debe velar por la seguridad de la información bajo tres criterios: integridad, disponibilidad y confidencialidad, dijo Velázquez. El especialista en ciberseguridad profundizó en los riesgos que los periodistas y sus fuentes pueden tener a la hora de compartir información. Según su experiencia, el manejo de datos requiere mantener una protección. Por ejemplo, para verificar que no cambien la información de una opinión en Twitter se puede guardar y verificar a través de herramientas como Tweet Stamp. Asimismo, si se desea mantener la confidencialidad de los datos el experto recomienda usar el encriptado o cifrado de la información a través del uso de softwares o plataformas de correo como Protonmail. Y recordar que, si queremos que nuestros datos estén siempre disponibles, algunas plataformas de nube libres ponen un grado de riesgo de vulneración. 

Otro desafío de gran relevancia es la generación de claves muy similares y usuales en las cuentas de correo y redes sociales. Durante el taller, se citaron algunos ejemplos en los cuales el periodista puede ser más cuidadoso con la generación de contraseñas usando generadores de contraseñas. También, para realizar llamadas o envío de información con algunas fuentes que requieren protección, Velásquez, recomendó usar medios como Telegram o Signal que mantengan el cifrado de los mensajes, o Threema, que no requiere para su comunicación de un número de teléfono y ni ninguna otra información de identificación personal.  

Encontrar buenas fuentes de información y a los verdaderos expertos 

Lo fundamental para hacer buen periodismo en tecnología, además de confrontar una variada lista de fuentes, es buscar en las fuentes correctas para cada tipo de tema y ángulo periodístico, entender la información técnica y dar contexto a esa información para poder explicarla a la audiencia de manera clara, sencilla y oportuna. En un escenario tan cambiante de las nuevas tecnologías es importante tener cuidado con dar voz a los gurús y ‘expertos en todo’. Por esta razón, “se debe intentar oír una voz experta buscada entre grandes listas de fuentes para lograr un equilibrio de fuentes a través de expertos independientes y académicos”, refirió Jiménez. Asimismo, el periodista español señaló que una forma de encontrar fuentes útiles es mantener una relación cordial con los responsables de las empresas, ya que puede ser clave a la hora de conseguir acceso a ejecutivos, ingenieros o programadores de las compañías. No obstante, esta relación cordial debe mantenerse consciente de los intereses y lealtades de nuestra fuente.

De la misma forma, Quevedo destacó que cuando el periodista termina siendo invitado como voz experta, este debe conservar la responsabilidad académica y ética al expresarse sobre los temas tecnológicos, y para ello siempre recomienda explicar la información tecnocientífica y citar las fuentes. 

Por su parte, Vega mencionó que el periodista debe siempre tener una actitud de aprendizaje y curiosidad. “El que todo lo sabe, no ve relevancia del tema y no le da el valor que merece”, advirtió. Y recomendó no ser “un fan de la tecnología al que todo lo deja con la boca abierta, ni un cínico al que no lo impresiona nada”, para así poder cubrir a profundidad los temas de la agenda seleccionando adecuadamente a los especialistas, hacer un análisis riguroso de la tecnología y contrastar la información, y de este modo ser capaz de explicar, en términos simples, temas complejos para que las personas comprendan y apliquen en sus decisiones de consumo. 

Nuevas plataformas, cambios y formatos a los que se enfrenta la profesión 

El periodismo de tecnología vive la paradoja de lo digital, mencionó Vega. “A medida que avanza, la tecnología vuelve normales cosas que en su momento sonaban asombrosas”. El periodista colombiano sostuvo que por esta razón los temas digitales están llamados, por defecto, a dejar de ser digitales. La banca digital será tarde o temprano simplemente banca. Hacer una lista de las mejores apps para evitar ir al banco ya no suena a un tema de redacción de tecnología, y está pasando a ser tema de la redacción económica. Lo mismo pasaría en sectores como el de salud, bienestar, educación, turismo, entre otros.

Asimismo, Vega señaló que nunca antes una generación de periodistas tuvo a la mano tantas herramientas para entender y comunicar el avance de la tecnología. Pero, a la vez, nunca antes fue tan difícil destacarse en un mar de prosumidores, muchos de ellos narradores talentosos, expertos formados en el campo y en la academia y autoridades que disponen de sus propios canales para llegar al público. 

Aun así, el sector de la tecnología, según explicó Jiménez, debe entender que siempre requerirá de profesionales con una mirada completa en diversos ámbitos para analizar cómo las tecnologías afectan los ámbitos sociales, económicos, culturales. Dicho de otra forma, para Jiménez el buen periodismo es la clave, especialmente ahora que la información en redes carece de profundidad. Por ello, el trabajo periodístico sigue siendo fundamental. 

Ser un periodista emprendedor

El paisaje de los medios ha cambiado y se crea así la posibilidad de que el periodismo especializado que buscan las audiencias interesadas en la tecnología no necesariamente viva en redacciones de medios de interés general. Es una oportunidad, como lo mencionó Vega, no desprovista de retos. Sin embargo, hay ejemplos de que es posible y, de hecho, necesario. 

En cuanto a la relación con el público y la vida digital del periodista, “aprender es un deber” resaltó el colombiano. La tecnología cambia a diario y nadie espera que un periodista “se las sepa todas”, precisó.

Para concluir, Luis Quevedo sugirió tener una vida digital en el mundo del periodismo, ya que con ello uno se mantiene vigente y activo para su audiencia. Finalmente, su llamado es hacer que el periodismo tecnológico pueda abordar diferentes realidades mostrando cómo las soluciones tecnológicas contribuyen a la sociedad. Solo cumpliendo estos preceptos podrá mantenerse en el sector de manera orgánica. 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.