Qué es y qué no es una crónica de viajes
18 de Octubre de 2016

Qué es y qué no es una crónica de viajes

Te recomendamos estas definiciones de algunos maestros, quienes trazan los límites de este género.
 Qué es y qué no es una crónica de viajes

Foto: Federico Bianchini

Como parte de la convocatoria a la beca Michael Jacobs de crónica viajera 2017, que organizó la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI- y el Hay Festival Cartagena, recopilamos estas definiciones de algunos maestros, quienes trazan los límites de este género.  

Qué es la crónica de viajes

-“Viajar para contar es, sobre todo, ver lo que está, pero que nadie ve”: Leila Guerriero en el artículo ¿Qué es una crónica de viajes?, publicado en la revista Altair.

-“No hay un decálogo del buen cronista, pero, si lo hubiera, diría que es alguien que entra en iglesias y mezquitas, en bares y en cementerios, en clubes y en las casas, que habla poco, que escucha mucho, que lo mira todo —carteles y colegios, la gente por la calle, los perros, el clima y las comidas— y que, después de mirar, hace que eso signifique: que descubre, en aquello que miraron tantos, una cosa nueva; que cuenta Nueva York —París o Tokio— como si fueran terra incógnita”: Leila Guerriero.

-“En una crónica viajera el autor cuenta en forma interesante y ojalá sorprendente sus andanzas por tierras ajenas a la suya, el resultado de esas andanzas y las impresiones que ellas le suscitan”: Daniel Samper Pizano en su selección de 12 crónicas viajeras para la FNPI.

-“Se trata de la mirada del periodista y de la búsqueda de mundos que no son cotidianos”: Daniel Samper Pizano.

-"La literatura sobre viajes puede enriquecer nuestra comprensión del mundo en una forma única. Al tener el potencial para abarcar tantas formas diferentes de escritura, de la autobiografía a la ficción, del periodismo a la historia, permite a los autores explorar ideas y disciplinas con una libertad que no sería posible dentro de un contexto más académico": Michael Jacobs en el artículo Diarios de viajes, publicado en El Tiempo.

-“Somos como las moscas encima del río, estamos apenas en la superficie. Hay mucho de nuestro propio mundo que hace falta que volvamos a mirar y físicamente incursionar”: Jon Lee Anderson.

-“Hoy el valor de la crónica de viajes está en la perspectiva personal de quien escribe y viaja. La información objetiva está en Wikipedia. Lo fundamental de la crónica de viajes es la capacidad de observación de cada cronista”: Hebe Uhart en el festival Filba.

-“No se puede perder la capacidad de asombro. Se debe ejercitar una mirada que desnaturalice lo cotidiano: observar los carteles, los graffitis, las formas de usar el espacio”: Hebe Uhart.

 

Qué NO es la crónica de viajes

-“Una crónica de viajes no es un folleto turístico, pero más largo; ni una publicidad de hotel, pero mejor escrita; ni un puñado de adjetivos previsibles —encantador, mágico, asombroso— apiñados en torno a las montañas, la puesta de sol, el mar, el puente, el río”: Leila Guerriero

-“Un crónica de viajes no se hace en los ratos libres entre el almuerzo y la siesta, ni se resuelve con una caminata por el centro histórico, ni se consigue desde una piscina cinco estrellas”: Leila Guerriero.

-“No es una guía turística, una serie de recomendaciones o un análisis socioeconómico sobre un lugar específico. Tampoco es una descripción física de los lugares que se visitan o un censo del número de personas. Ni  siquiera se trata de lo que hay afuera, en un mapa”: Daniel Samper Pizano en el Hay Festival 2015.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.