El legado de Gabo late en cuatro puntos cardinales de Cartagena
2 de Diciembre de 2022

El legado de Gabo late en cuatro puntos cardinales de Cartagena

Así avanzan en Cartagena, Colombia, cuatro programas de nuestra área de Educación y Ciudadanía, que incentivan el legado de Gabo, la construcción de paz y la participación ciudadana, a través del periodismo y la comunicación.
Jóvenes de los colectivos Cocosabara y GecoUrbana participan de un taller de oratoria impartido por la Fundación Gabo en alianza con la Fundación Santo Domingo.
Cristian Agámez Pájaro

Mientras en Nelson Mandela pequeños cronistas investigan con pericia los aconteceres del barrio, en Ciudad Bicentenario y en la Isla de Barú, los jóvenes retratan realidades urbanas y étnicas a través de dos colectivos de comunicación y, en el Centro Histórico, el eco de las letras de Gabo suena en varias voces y es analizado cada viernes, en un club de lectura. 

Se trata de las cuatro apuestas, del área de Educación y Ciudadanía de la Fundación Gabo, para incentivar y promover la obra del Nobel colombiano, pero también para aportar al desarrollo e inclusión social, la construcción de paz y la participación ciudadana, a través de programas en periodismo, educación y cultura.
La Fundación Gabo desarrolla proyectos en favor del periodismo en toda Latinoamérica y, por supuesto, en su ciudad sede: Cartagena. En sus espacios, la Fundación ha propiciado conversaciones ciudadanas sobre el valor y función social del periodismo en democracia y sobre la ética comunicativa.

Por ello, avanzan en simultáneo cuatro programas, con énfasis y sedes en cuatro zonas de La Heroica: Cronicando, con niños de Nelson Mandela; el colectivo de comunicaciones Cocosabara, con jóvenes de la Isla de Barú; el colectivo de comunicaciones Gecourbana, con jóvenes de Ciudad del Bicentenario; y el club de lectura Los Peregrinos, en la biblioteca Bartolomé Calvo del Centro Histórico.  

Desde estos espacios, los más pequeños, los jóvenes y los adultos, aprenden periodismo crítico, creativo, ético, además de seguir de cerca las historias de Gabo. 

Cronicando: una quinta generación de cronistas 

Este es el proyecto bandera de Educación y Ciudadanía: Cronicando, realizado en alianza con la Fundación Tenaris TuboCaribe. En Nelson Mandela, un grupo de 30 niños y niñas aprenden sus primeras nociones de periodismo, desde el cual conocen las herramientas a su alcance para narrarse a sí mismos, para indagar de manera crítica, preguntarse sobre lo que sucede en el barrio, entrevistar a vecinos, recolectar historias, fotografiar su mundo, a los suyos. Lo hacen cada semana de la mano del periodista y profesor David Lara Ramos, coordinador periodístico de Cronicando. Este año, han recolectado los ‘mandelemas’, un diccionario de expresiones y palabras propias de Mandela con las que han crecido, que plasmarán con ilustraciones en un mural gigante para la clausura del programa en 2022.        

Gecourbana se mueve en Ciudad del Bicentenario

Aman la cultura, la música, la danza, pero también, cuando escucharon que un colectivo empezaba a conformarse, los unió el gusto que tienen por comunicar desde diferentes ámbitos. Son los jóvenes de Ciudad del Bicentenario. Cerca de 30, uno a uno fueron llegando y se unieron a esta iniciativa: Gecourbana, con el apoyo de la Fundación Gabo y en alianza con la Fundación Santo Domingo, aprenden reportería, fotografía, video, con enfoque de género y comunitario; crean sus propios perfiles y los comparten en plataformas digitales, en su canal de YouTube, en Instagram y en Facebook. Se convierten en expertos en observar y narrar su barrio.  “Siempre están muy prestos a colaborar uno a otro y a que cada quien aporte para construir ideas entre todos. Están muy unidos”, afirma Roxana Osorio, líder del proceso formativo del colectivo. La unión entre ellos es algo que reconocen los integrantes de Gecourbana y que los motiva a continuar inspirándose y creando. Recientemente realizaron el cubrimiento y reportería de Ángeles Somos y las celebraciones de las Fiestas de la Independencia en su comunidad. Entre ellos, hay quienes se inclinan por la escritura, también por la presentación, por la fotografía y por la composición musical, incluso ya tienen una canción propia, que sonará en exclusiva durante el cierre del programa.  

Cocosabara narra a su isla

Una generación de jóvenes, con interés mutuo por la comunicación, el periodismo y sus comunidades han conformado Cocosabara, un colectivo de comunicaciones con sede en la Isla de Barú que ha empezado a plasmar lo que se vive en su territorio en fotos, videos, escritos y publicaciones en las redes sociales, una labor que venían adelantando desde 2020 pero que la pandemia interrumpió. Ahora, de la mano de la Fundación Gabo, en alianza con la Fundación Santo Domingo, se reúnen en sesiones de aprendizaje, en charlas y talleres sobre habilidades de comunicación oral y escrita, sobre técnicas audiovisuales, sobre los nuevos retos para los jóvenes en el periodismo. Hay en Instagram y Facebook entrevistas de personajes de los corregimientos de Ararca, de Santa Ana y de Barú, que ellos mismos han realizado. Particularmente, a los participantes de este programa los une el gusto por la fotografía, por congelar instantes de la isla, que exploran y muestran.   

Club de Lectura Los Peregrinos

Ya en el Centro Histórico, en la ciudad amurallada, los Doce cuentos peregrinos de Gabo son el eje de este club de lectura que cobró vida el pasado septiembre para repasar los relatos cortos que conforman esta compilación. Es un proyecto que arrancó en alianza con el Banco de la República, seccional Cartagena, y que cada tarde de viernes reúne a un grupo de aficionados y lectores en torno a este libro; no solo leen sus apartes, además analizan el contenido y el contexto en que fue escrita cada historia, en sesiones conducidas por Orlando Oliveros Acosta, escritor y experto en la obra de Gabriel García Márquez. Este 2 de diciembre llegará a su cierre con su duodécima sesión: el turno será para El rastro de tu sangre en la nieve. 
 

©Fundación Gabo 2023 - Todos los derechos reservados.