5 viajes que inspiraron a Michael Jacobs para sus crónicas
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
12 de Diciembre de 2018

5 viajes que inspiraron a Michael Jacobs para sus crónicas

El británico, en cuyo honor se otorga la Beca Michaels Jacobs de crónica viajera, fue un incansable escritor de las más elegantes y vívidas obras de este género. Conoce algunos de los viajes detrás de sus escritos y postula tu proyecto de libro o artículo de crónica viajera, hasta el 20 de diciembre, para participar por 7.500 dólares.

Para Michael Jacobs, considerado uno de los grandes escritores de no ficción del último siglo, la crónica viajera es capaz de enriquecer la comprensión del mundo de forma única.

Esta fue la gran pasión del cronista británico nacido en Italia, quien destacó que este género, al tener el potencial para abarcar tantas formas diferentes de escritura —que pueden ir del periodismo a la historia, y de la autobiografía a la ficción—, “permite a los autores explorar ideas y disciplinas con una libertad que no sería posible dentro de un contexto más académico”.

En 2014, tras el fallecimiento de Michael Jacobs, la FNPI- Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano y el Hay Festival Cartagena de Indias organizaron, como homenaje al célebre escritor e hispanista inglés, la Beca Michael Jacobs de crónica viajera. La edición 2019 ya tiene sus inscripciones abiertas y reconocerá al autor del mejor proyecto de libro o artículo de crónica viajera con 7.500 dólares para financiar la investigación escritura de la obra. Postula tu trabajo hasta el 20 de diciembre.

Para elegir al ganador, los jurados tendrán en cuenta la calidad narrativa y la profundidad periodística de los proyectos, y buscarán trabajos capaces de despertar los cinco sentidos y que le abran la mente a cualquier lector. Así fue como Michael Jacobs concibió la crónica de viajes: un escrito que iba más allá de la simple experiencia anecdótica.

Los libros de Jacobs usualmente aparecen en las estanterías de la sección ‘escritura de viajes’, pero esto, según el historiador británico Simon Schama, “es verdad pero ciertamente no es toda la verdad”.

“A dondequiera que fue, los viajes que este escritor emprendió eran esencialmente viajes a través de él mismo, y los reportajes que hizo obtuvieron su fuerza desde la geografía de su memoria. Fue su imaginación la que hizo un recorrido similar al de un bote o una mula”, escribió Schama en una reseña de una de las obras póstumas de Jacobs en 2015.

Ejemplo de esto es el libro El ladrón de recuerdos, en el que además hablar de su travesía por el Río Magdalena, analiza su relación con sus padres y la manera en la que esta se vio afectada por el alzhéimer que sufrió su padre y la demencia de la madre.

Conoce a continuación cinco de los viajes que Michael Jacobs realizó a lo largo de su prolífica carrera que sirvieron como inspiración para sus inteligentes, vívidas y, en ocasiones, jocosas crónicas:

El río Magdalena en Colombia
El ladrón de recuerdos (2012)

Un encuentro fortuito con Gabriel García Márquez cuando el escritor ya andaba perdido en las regiones oscuras de su memoria, aviva el deseo de atravesar Colombia navegando el río Magdalena, desde su desembocadura en Barranquilla a su nacimiento en los Andes. ‘El río de la vida’ lo llamó Gabo, una arteria fluvial que conocía bien y al que alude en sus memorias: “Me acuerdo de todo lo relacionado con el río, absolutamente de todo: los caimanes, los manatíes…”, le confesó con los ojos brillantes a Michael Jacobs.

Con la misma pasión, el autor remonta sus aguas sumergiéndose en la magia macondiana de sus aldeas ribereñas, en sus personajes insólitos pero, también, en un paisaje moral arrasado por las FARC, en cuyas garras cae el autor, y las milicias paramilitares.  El río como arteria de vida, como alma de Colombia donde fluye la memoria del pasado y los recuerdos, pero también la destrucción o la esperanza. Jacobs observa y participa, registra ese fluir con un estilo tamizado de ternura, humor y empatía con quien sufre. Sus embarradas aguas también son el reflejo de la memoria personal y un viaje íntimo a la extrañeza del olvido.

(Tomado de: La Línea del Horizonte)

“Lo recordé recordando el Magdalena: ‘me acuerdo de todo lo relacionado con el río, absolutamente de todo’. Y al pensar en estas palabras, recordé sus ojos, como estuvieron más tarde aquella noche, convertidos en los de un caimán, abriéndose de vez en cuando para mirarme, haciéndome imaginar que nada escapaba a su atención, que podían ver a través de mí y leer mis pensamientos, y que ofrecían su bendición a un viaje que ya había comenzado esa noche en mi mente, río arriba por una corriente que era también metáfora de la memoria, hacia un mundo exuberante, de maravillas y peligros, hacia zonas del pasado, brillantes y oscuras, hacia el alto y distante nacimiento del Magdalena, en el páramo andino, a orillas del olvido”.

(Tomado de: El Malpensante vía FNPI)

La cordillera de los Andes
Andes (2011)

Con casi 9.000 kilómetros de longitud, los volcanes activos más altos del mundo, la salina más grande, el lago más alto y picos solo superados por los del Himalaya, los Andes impresionan solo por sus estadísticas. Pero más allá de su grandiosa inmensidad, también es notable su concentración de paisajes y climas radicalmente contrastantes. En este libro, el escritor de viajes Michael Jacobs recorre siete países distintos, desde las cálidas islas del Caribe hasta las inhóspitas islas de la Tierra del Fuego, a través de las reliquias de civilizaciones antiguas, para seguir los pasos de los viajeros anteriores. Su ruta comienza en Venezuela, siguiendo la senda del gran revolucionario del siglo XIX, Simón Bolívar. En su camino, Jacobs intenta descubrir las historias de aquellos que han compartido su fascinación y revelar los secretos de una región llena de historia, ciencia y mitos.

(Tomado de: Google Books. Traducción: FNPI)

“La literatura seria sobre viajes, que conocemos hoy en día, está en gran parte dedicada al mundo islámico, mientras Suramérica ha sido extrañamente marginalizada, apodada incluso ‘el continente olvidado’. Pude percibir la triste realidad de todo esto al final de mi largo viaje por los Andes en medio del invierno, en la comunidad más meridional del mundo, la población chilena de Puerto Williams. Había llegado aquí en una época de grandes cambios políticos y ambientales y había terminado reflexionando sobre la descripción que García Márquez hace de Sur América como "el laboratorio de ilusiones frustradas".  Mi espíritu se había mantenido en alto por una interminable sucesión de maravillas naturales y por repetidos ejemplos de bondad humana y solidaridad, en respuesta a adversidades extremas. Las complejidades de este continente en un período tan crucial de su historia parecían ofrecer al escritor viajero un reto inmenso y muy necesario”.

(Tomado de: El Tiempo vía FNPI)

Frailes en Andalucía, España
La fábrica de la luz (2003)

En 1999, el escritor Michael Jacobs descubrió Frailes, en la Sierra Sur de Jaén, y decidió convertirlo en su lugar de residencia durante la mayor parte del año. Este libro, que derrocha humor, magia y ternura, narra sus primeros cinco años entre sus gentes, viviendo encima de la discoteca, interesándose por la larga tradición de los santeros y por la figura del Santo Custodio, luchando por traer a Sara Montiel para reabrir un viejo cine y, sobre todo, captando la sabiduría de un personaje extraordinario, Manuel Ruiz López el Sereno.

(Tomado de: Google Books)

“A veces creo que he estado viajando hacia aquí desde que era un niño. Ya en la escuela me obsesioné con España, y en mi primera a escapada a esta quedé convencido de haberme embarcado en una búsqueda épica. (...)

En una Andalucía donde el ‘turismo rural’ se estaba extendiendo hasta los más remotos rincones, la completa falta de información sobre Frailes y sus alrededores me resultó egoístamente esperanzadora. Aislado de las carreteras principales como lo había estado de las corrientes de la historia, el lugar ofrecía la promesa de una España rural que todavía no había sido convertida en denominación de origen ni embellecida. Es más, me di cuenta mientras me adentraba en las montañas del sur de Jaén de que me atrevía a permitirme la suprema y menos plausible fantasía del viajero: fantaseaba con llegar a un mundo perdido”.

(Tomado de: La fábrica de la luz: Vida y milagros en un pueblo andaluz (Edición 2015). Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial España. Vía Google Books.)

El sur de España y el norte de África
De la Alhambra a Tombuctú (2009)

En este libro Jacobs le sigue la pista a los moros de España tras el exilio prolongado desde su mitificado último reino de Granada. Tras una fiesta nocturna en la ciudad de la Alhambra, empieza su rastreo por buena parte del sur de España, Marruecos y la ruta hacia Tombuctú, donde se rumorea que algunas familias guardan las llaves de sus casas y el relato de su exilio desde hace quinientos años.

Con una potente ironía, Jacobs nos sirve una parodia de la tradición romántica mezclando en su viaje la realidad, la ficción y un erudito comentario sobre la discusión en torno a la España Islámica. De fondo, una reflexión crítica sobre la forma en que lo políticamente correcto ha ayudado a perpetuar las actitudes un tanto sentimentaloides de los escritores del siglo XIX, y en la que es fundamental su lúcida, y a veces iconoclasta, aproximación a la Alhambra, a la que dedica parte de su labor investigadora. En su intento de desnudar el monumento de todo un cúmulo de mitos y concepciones erróneas desde siglos atrás, Jacobs realiza una formidable crítica a la cultura del sucedáneo.

(Tomado de: Grupo Almuzara)

“Desde un principio, mi interés por los monumentos islámicos había venido emparejado con la fascinación por la manera como España estaba sucumbiendo cada vez más a la manía por lo musulmán, y me absorbí en las paradojas inherentes a una España en la que lo neo-árabe estaba floreciendo en un momento en el que muchísimos aspectos del auténtico pasado musulmán del país estaban en decadencia. Incluso el estilo en que acabé escribiendo el libro pretendía ser un comentario irónico, tanto sobre el mundo del pastiche musulmán, como sobre las fantasías románticas de tantos de mis compañeros viajeros por la España islámica.

Es más, debo señalar que mi imagen, aparentemente fantástica, de un mundo del que se está apoderando rápidamente la cultura del sucedáneo, hoy parece ser aún más verdadera que cuando escribía este libro. Ni siquiera en los momentos en que he sido más impresionable podría haber predicho que para finales del milenio un magnate árabe iba a comenzar a trabajar en una réplica exacta de la Alhambra de Granada de tamaño natural, o que iba a inaugurarse en Marbella, entre una mezquita y el palacio del rey de Arabia Saudita, una discoteca inspirada por este famoso monumento”.

(Tomado de: Grupo Almuzara)

Un viaje dentro de una pintura
Everything Is Happening: Journey into a Painting (2015)

A Michael Jacobs le obsesionó la enigmática obra maestra de Diego Velázquez, Las Meninas, desde su primer encuentro con ella en el Prado cuando era un adolescente. En este libro, Jacobs busca descubrir el significado definitivo del cuadro siguiendo los pasos de cada personaje retratado en la imagen, así como sus propios recuerdos y su relación con esta pintura. Desde el primer viaje de Jacobs a España, hasta la compleja política de Madrid en el Siglo de Oro, a su reunión con el hombre que salvó Las Meninas durante la guerra civil española, Jacobs difumina las barreras entre el pasado y el presente, lo real y lo ilusorio mediante sus experiencias en el opaco mundo académico de la historia del arte.

Trágicamente inconcluso por la muerte de Jacobs en 2014, y completado con una introducción y un epílogo de gran sensibilidad y perspicacia de su amigo y también amante del arte, el periodista Ed Vulliamy, este libro visionario, meditativo, y a menudo muy divertido, es un manifiesto apasionado y personal a favor de una liberación de las formas como tradicionalmente observamos una pintura.

(Tomado de: Google Books. Traducción: FNPI)

“Lo que nunca perdí fue mi fascinación por Las Meninas, en parte porque estaba muy asociada a mi relación en ciernes con España y el mundo hispano. Cuando empecé a regresar a España con una frecuencia cada vez mayor, y mi pasión por la vida subsumía una pasión por el arte, casi llegué a pensar en la pintura como una presencia de fondo, vigilante, acompañándome a medida que me iba atrapando este país en tránsito de una dictadura represiva a una democracia vibrante, a un lugar desencantado al borde del colapso. Incluso en el corazón de la campiña española, donde he vivido durante la mayor parte de la última década, lejos del mundo de la alta cultura, se me ha recordado la pintura de las formas más inesperadas: por una reproducción de la misma en la camiseta sucia de un obrero; por un solitario catálogo de la exposición en la casa de mi vecino pastor; por un cachorro que me dieron y que ha crecido para ser idéntico al mastín en el primer plano de la obra. (...)

El misterio, si había uno, era el de la vida misma. La pintura, tan extraña y sin embargo tan fascinantemente realista, a veces parecía menos un objeto que una entidad viviente dotada del secreto de la vida eterna. Sabía de algunas otras obras de arte abiertas a tantas interpretaciones, que habían reflejado hasta cierto punto las preocupaciones cambiantes de cada era sucesiva, o que habían inspirado a muchos de sus espectadores a afirmar que toda su vida ha girado en torno a ella. Y mientras pensaba en esto, pensé en Picasso, de 76 años de edad, dedicándose de forma maníaca a hacer una serie de 57 variaciones de una pintura que no había visto desde que era un niño, y que había llegado a encarnar todos sus anhelos por una España a la que ya no podía volver. Y en esta imagen de Picasso reinterpretando sin descanso cada pequeño detalle de Las Meninas, vi una metáfora de todas las personas que han encontrado en esta pintura un puente hacia el pasado, un espejo de sus vidas, un potencial oráculo, una fuente ilimitada de recuerdos. Y, con mi mente vagando ahora en todas direcciones, me di cuenta de cómo en medio de todo este caos de pensamientos volvía a un recuerdo solitario, un recuerdo que siempre surgía cada vez que Las Meninas aparecía en mi conciencia, un recuerdo de mí mismo con 16 años, buscando un asiento reservado en un tren en la Estación de Victoria, bajando la ventanilla para despedirme de mis ansiosos padres”.

(Tomado de: Everything is Happening: Journey into a Painting. Granta Books. Vía: Google Books. Traducción: FNPI.)

 

Sobre la Beca Michael Jacobs de crónica viajera 2019

En 2014, tras el fallecimiento de Michael Jacobs, la FNPI- Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano y el Hay Festival Cartagena de Indias, como parte de una alianza de más de una década, tomaron la iniciativa de organizar, como homenaje al escritor inglés, la Beca Michael Jacobs de crónica viajera, reconocimiento que este año cuenta con el apoyo de The Michael Jacobs Foundation for Travel Writing. 

La Beca, que llega a su quinta edición con el propósito de incentivar la crónica viajera, premiará con 7.500 dólares un proyecto de libro o artículo de viajes sobre Hispanoamérica o España, a publicarse en español o inglés.

 

Comentarios