5 recomendaciones para gestionar una redacción desde la virtualidad
18 de Marzo de 2021

5 recomendaciones para gestionar una redacción desde la virtualidad

Gumersindo Lafuente, director adjunto de elDiario.es, cerró el ciclo “Contar y conectar en entornos digitales” con una clase en la que abordó cómo el medio digital español se organizó para que todo el equipo siguiera funcionando a distancia durante la pandemia, sin bajar la productividad y la calidad.
Captura del seminario-taller con Gumersindo Lafuente.
Agustina Heb

En las redacciones ya nada es como antes. Parece una obviedad pero la forma en la que se organizan los equipos periodísticos actualmente sigue siendo un desafío y, al mismo tiempo, una oportunidad para administrar las salas de redacción en un futuro, una vez se supere la pandemia y la obligación de mantener un distanciamiento social. 

A Gumersindo Lafuente le tocó liderar la coordinación del trabajo remoto de elDiario.es, de España, donde él es el director adjunto. En la sexta y última sesión del ciclo “Contar y conectar en entornos digitales”, organizado por la Fundación Gabo y el Proyecto de Periodismo de Facebook, el periodista español compartió el esquema que adoptaron cuando en marzo de 2020 todo el equipo tuvo que empezar a trabajar desde sus casas. 

A continuación, listamos los aprendizajes que están llevando al medio español a repensar cómo será el regreso a la “normalidad” superada la crisis sanitaria. 

1. Organización para ser más eficientes y preservar al equipo

La aparición del coronavirus y la declaración de la pandemia hizo que en gran parte del mundo se implementaran confinamientos estrictos. La industria de los medios también se vio perjudicada y en muchas redacciones se tomó la decisión de trabajar desde casa.

La de elDiario.es fue una de ellas. “La pandemia nos echó, de alguna forma, de las salas de redacción. El 2020 fue un año que nos ha servido para entender que lo importante no era el espacio físico, sino la manera en la que nos relacionábamos como periodistas, con nuestros jefes y con nuestros redactores”, señaló Lafuente. 

Desde hace un año, cada integrante del equipo del diario digital español trabaja en su casa. “He descubierto la redacción como un conjunto de personas que tiene una relación profesional, pero también una relación emocional. Ésta es una relación que se basa en la camaradería, en el respeto al trabajo del otro, en la escucha permanente de lo que opina toda la redacción”, analizó Lafuente. 

Sin haberlo planificado, durante 2020 tuvieron que organizarse de otra manera. “El no estar juntos nos obliga a estar mejor organizados, ser más concretos en las instrucciones que damos y en los enfoques que pactamos. No podemos dejar nada a la improvisación”, puntualizó. 

Luego, enseñó el esquema de trabajo de elDiario.es: tienen una reunión a las nueve y media de la mañana a través de Meet con debates, y luego otra a las cuatro y media de la tarde para decidir los enfoques de los temas y las aperturas. 

En esas reuniones siempre hay una parte más relajada: “Necesitamos también intercambiar sensaciones e ideas, tener algo de relación personal”, explicó Lafuente. 

Además de las dos reuniones fijas, entre las siete de la mañana y las doce de la noche hay una mesa de trabajo integrada por personas encargadas de la portada, de la última hora informativa, de la edición, de la coordinación, de las redes sociales, de datos, de video y de diseño. “Esa mesa está funcionando todo el rato. Trabajan en turnos y se van dando testigo. Están en contacto con todos los jefes de la redacción y con los periodistas que están trabajando en las calles. Esto es lo que da vida a elDiario.es”, resaltó Lafuente. 

Por otro lado, defender la integridad del equipo también fue fundamental para atravesar estos cambios. Lafuente contó que tuvieron respeto por las condiciones personales de cada periodista, como los que tienen hijos pequeños en casa. “No hemos generado presiones mayores y nos ayudamos para acomodarnos”, aseguró. 

Además, todos los redactores tuvieron la oportunidad de regresar a la sala de redacción de elDiario.es para llevarse a su casa lo que les hiciese falta: una silla, un teclado, un ordenador, una mesa, un archivador. 

Si bien el medio mantiene coberturas presenciales todo el tiempo en medio de la pandemia, si un periodista no quiere exponerse no se le obliga y no lo toman negativamente. “Hemos procurado que nuestra gente esté protegida. Esto nos ha afectado a todos por igual”, planteó Lafuente.

En estos tiempos, la redacción de elDiario.es supo utilizar y aprovechar las herramientas digitales para realizar entrevistas y encuentros virtuales.

2. Reencontrarse con lo fundamental del oficio: el servicio público

Otra de las lecciones que hasta ahora le dejó la pandemia a la redacción de elDiario.es está relacionada con la esencia misma del periodismo. “Esta circunstancia tan tremenda nos ha ayudado a reencontrarnos con lo fundamental de nuestro oficio: el periodismo es una herramienta de servicio público, de defensa del ciudadano frente al poder”, enfatizó Lafuente.

El periodista español hizo hincapié en que durante los últimos cuatro años los medios estaban un poco perdidos, sin un modelo de negocio ni un modelo de producto definido, abrumados por las redes sociales y las noticias falsas. Hasta que de pronto llegó el COVID-19 y las organizaciones recordaron los fundamentos y lo más clásico del periodismo. 

“La pandemia nos ha marcado el rumbo más importante e indispensable que debe tener nuestro oficio. Nos ha ayudado a identificar la manera en que nuestro oficio es útil y puede sobrevivir”, argumentó Lafuente. 

3. Afianzar la relación con la comunidad del medio

Todo este proceso nos ha obligado a acercarnos mucho más y a generar mucha más confianza hacia nuestras comunidades”, valoró Lafuente. 

En el caso de elDiario.es, cuentan con una comunidad de lectores extremadamente fiel. Puede verse en un suceso clave que ocurrió en uno de los momentos más críticos de la pandemia en España. En marzo, cuando empezó el estado de alarma por el coronavirus, tenían 35 mil socios adheridos al programa de membresías. Al diario le empezó a preocupar la estabilidad financiera del proyecto, por lo que decidieron lanzar una llamada de alerta a su comunidad. 

“Recibimos un apoyo masivo: hemos pasado de 35 mil socios a 65.500 socios, que tenemos en este momento”, contó Lafuente. 

Ese acompañamiento los llevó a ser aún más fieles a los principios del periodismo: “Somos un sitio de servicio público, tenemos que estar al lado de la gente que nos respalda”, dijo Lafuente. Y aclaró que eso no quiere decir que deban contarles a los miembros las versiones de las historias que a ellos les gustaría escuchar. Por el contrario, significa que están generando una “permanente conversación con ellos”.

“Nosotros necesitamos conocer sus inquietudes, sus necesidades, lo que piensan. A veces nosotros les contamos historias que no confirman sus suposiciones o lo que ellos piensan de un asunto. Incluso a veces les incomoda. Pero también tenemos que ser fieles a nuestro deber periodístico de objetividad y de independencia”, subrayó Lafuente. 

Que no estén completamente de acuerdo con lo que cuentan también ayuda a fortalecer y enriquecer la conversación, porque, según Lafuente, se genera un intercambio de información con los lectores “extremadamente valiosa”. 

Para Lafuente, relacionarse con la comunidad de un medio hoy es más que indispensable: “La pandemia está cambiando la vida de mucha gente, no solo en los temas relacionados a la salud, sino también con respecto a sus circunstancias económicas, a sus relaciones personales, al trabajo. Necesitamos más que nunca estar cerca de nuestra gente para defender mejor sus intereses y para que confíen en nosotros”. 

4. Aprovechar la tecnología a favor de la cobertura rápida e intuitiva 

Durante el seminario, Lafuente reconoció las posibilidades que da la tecnología para trabajar a distancia. Por ejemplo, destacó el uso de plataformas como Meet, Zoom o las que ofrece Facebook para mantener conectado al equipo, realizar entrevistas y desarrollar actividades para la comunidad de lectores. 

No obstante, dijo que hay que tener cuidado con ella. “La tecnología es muy importante, pero no nos puede dominar a nosotros. Tenemos que dominarla nosotros a ella”, sostuvo. Según él, no por el simple hecho de usar herramientas sofisticadas va a mejorar el trabajo periodístico. 

“A veces, con una herramienta extremadamente sencilla, como un teléfono móvil, teniendo mirada, intuición y un poco de rapidez se pueden obtener excelentes resultados. Aprovechemos la tecnología más sencilla que podamos controlar para poder hacer nuestro trabajo lo más rápido y lo más eficiente posible”, aconsejó Lafuente. 

5. Identificar los roles que más necesitamos y reorganizar la redacción a largo plazo 

Luego de trabajar todo un año de manera remota, desde la redacción de elDiario.es llegaron a una conclusión: “Nos hemos dado cuenta de que se puede ser mucho más productivo y más útil sin tener que estar muchas horas o ninguna hora en la redacción”, dijo Lafuente. 

En la misma línea, el periodista español consideró que “la presencialidad era un mal endémico de las salas de redacción”. “Seguramente muchos estábamos prisioneros de la necesidad de que nos viesen nuestros jefes allí”, retrató. 

Por otra parte, la nueva modalidad de trabajo ayudó a identificar qué roles sobraban y cuáles hacían falta para garantizar una cobertura rigurosa, de calidad y centrada en la audiencia, dando respuesta a las urgencias e incertidumbres que surgían a medida que avanzaba la pandemia. 

En el caso puntual de elDiario.es, se concentraron en reforzar tres áreas clave del equipo. Una fue la sección de datos. “Aunque era una sección que funcionaba muy bien, enseguida nos dimos cuenta de que durante la pandemia los datos iban a ser fundamentales”, señaló Lafuente. 

Asimismo, sumaron un reportero para encargarse de los temas que demandan notas de largo aliento o coberturas con más despliegue, dado que en el medio consideran que este tipo de enfoque es “fundamental”. 

Algunos periodistas, en tanto, fueron reubicados a la sección de sociedad. “De pronto todos esos temas eran fundamentales y requeríamos de gente con mucho nivel. Solo contábamos asuntos relacionados con el virus: el virus y la salud; el virus y la economía; el virus y el paro; el virus y la pobreza; el virus y la familia; el virus y los niños; el virus y la movilidad. Todo giraba en torno a la pandemia”, recordó Lafuente. 

El otro refuerzo que hicieron recayó en el departamento de atención a los socios. La decisión la tomaron por el incremento de miembros que hubo a raíz del llamado de apoyo que habían lanzado. “A los socios hay que atenderles muy bien”, remarcó. 

Cuando el equipo regrese a la redacción, en elDiario.es tomaron la decisión de que no se volverá en las mismas condiciones. “La prueba es que estamos haciendo una reforma en la redacción. Tendremos menos puestos fijos pero ahora somos más trabajadores, porque hemos contratado a cinco personas. La idea es que el 30% de la plantilla siga trabajando desde su casa”, adelantó el director adjunto del medio español.

Y concluyó: “Hemos conseguido una complicidad extremadamente útil y que nos va a servir para el futuro”. 

Sobre el ciclo ‘Contar y conectar en entornos digitales’

La Fundación Gabo en alianza con el Proyecto de Periodismo de Facebook abrió nuevos espacios de intercambio de conocimiento dirigidos a periodistas de Iberoamérica que buscan adaptar su quehacer a entornos digitales y responder al contexto planteado por la pandemia. En conjunto organizaron el ciclo de seminarios-taller virtuales “Contar y conectar en entornos digitales”, que estuvo abierto para todos los interesados.

La sexta y última sesión estuvo a cargo de Gumersindo Lafuente, director adjunto de elDiario.es, de España. 

Durante su seminario-taller ‘Manejo de la sala de redacción’, el periodista español dio detalles sobre el modelo de organización que le permitió al equipo del medio digital coordinarse y ser productivos sin estar juntos en su redacción, ya que todos sus integrantes tuvieron que comenzar a trabajar desde sus casas cuando se declaró la pandemia. 

Revive el seminario-taller aquí

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.